Probamos la Mondraker F-Podium Carbon DC RR, algo más que una máquina de XC

Estamos acostumbrados a ver a la Mondraker F-Podium DC RR en la Copa del Mundo de XCO, pero con su concepto DownCountry (120/115 mm), geometría Forward y suspensión trasera Zero, es mucho más.

Probamos la Mondraker F-Podium Carbon DC RR, algo más que una máquina de XC
autor mtbpro
J. Daniel Hernández
autor de las fotos
David Agüero

fecha20/09/2022


lo mejor
Es una bici muy polivalente y divertida. Manejable y con una buena respuesta en casi todos los terrenos.
lo peor
Peso algo elevado para una XCO pura con un montaje “top”. Ruedas más trail con neumáticos más XCO, hay que resolver la disyuntiva.

Cuando escribo estas líneas, Rebecca McConnell ha sido una de las grandes agitadoras de la Copa del Mundo de XCO, con tres victorias en las tres primeras pruebas y resultados entre el Top-10 y Top-20 en las siguientes. No es algo nuevo, desde 2019 la australiana ha estado cosechando éxitos para la marca de Alicante, y los últimos han sido sobre una Mondraker F-Podium con un montaje muy similar al que pruebo en esta ocasión.

Parte del éxito se ha cimentado en la apuesta que hizo Mondraker por lo que ahora se ha denominado down country cuando lanzó en 2019 la F-Podium, con todas las innovaciones marca de la casa como la Forward Geometry, el sistema de suspensión trasera Zero o los cuadros Stealth Carbon. Una de las mejoras o evoluciones recibidas estos años es el aumento del recorrido de suspensiones; De hecho, el DC del nombre del modelo viene de down country, y además de equipar una horquilla de 120 mm se ha apostado por ampliar el recorrido de la suspensión trasero a 115 mm, todo ello en línea con la evolución del XCO actual hacia unos descensos y tramos más técnicos.

Pero no sólo de descensos vive el XCO, más bien al contrario, los tramos de subida y pedaleo siguen siendo determinantes, por lo que una bicicleta digna de la máxima competición debe ser ágil, ligera y rígida, una bicicleta que te permita obtener el máximo rendimiento de tus piernas y trasladarlo al terreno sin perder vatios por el camino. Y eso es algo que se cumple en la F-Podium. Pero vayamos por partes y analicemos detenidamente esta bicicleta.

Probamos la Mondraker F-Podium Carbon DC RR, algo más que una máquina de XC

Estilo de la casa

Como decía, Mondraker ha cimentado el desarrollo de la F-Podium en sus conceptos “santo y seña” de la casa, como es el caso de la Forward Geometry y su apuesta por tubos superiores largos compensados por el uso de potencias muy cortas. Algo que cada vez es más común en el resto de las marcas, incluso en las bicis de XCO, Mondraker lo hizo hace ya mucho tiempo.

Probamos la Mondraker F-Podium Carbon DC RR, algo más que una máquina de XC

La F-Podium, en ese sentido, no es una excepción, y cuenta con una geometría muy marcada por este concepto y en la que destacan datos como un ángulo de sillín efectivo de 75,1º o uno de la dirección de 66,8º (una cifra que, hace no mucho, estaba reservada para bicis de all-mountain y que se queda en 67,3º en las versiones F-Podium de 110/100 mm). Que la bici es larga nos lo dicen datos, como una distancia entre ejes de 1.167 mm (talla M) y un reach de 450 mm. Las vainas son de 432 mm y la pipa de la dirección, en talla M, es de 90 mm, una pipa relativamente pequeña para adoptar una posición agresiva en los tramos de pedaleo.

Probamos la Mondraker F-Podium Carbon DC RR, algo más que una máquina de XC

El resultado, al final, es una MTB muy equilibrada y que, si bien ha probado sobradamente su rendimiento en pruebas de XCO, he de decir que mi impresión personal es que va un paso más allá, con un gran rendimiento en terrenos más lúdicos en los que los 120 mm de recorrido de la horquilla (115 detrás) parecen multiplicarse. La F-Podium DC también es una excelente bici de trail de corto recorrido (o down country si lo preferimos así) con un gran rendimiento en las zonas de pedaleo, muy cómoda subiendo con ella, y un desempeño excelente en los tramos de bajada, donde nos divertiremos mucho y seremos nosotros, los bikers, los que pongamos el límite antes que la bici. Eso sí, ojo, quiero señalar que estas apreciaciones las hago encuadradas en un segmento XC o DC, no vayamos a pensar ahora que la F-Podium es una bici de enduro, porque no lo es ni lo necesita.

Probamos la Mondraker F-Podium Carbon DC RR, algo más que una máquina de XC

El sistema de suspensión Zero, adaptado al XC, es en parte culpable de este buen rendimiento y otra de las señas de identidad de esta bicicleta frente a algunas de sus competidoras. Se trata de un sistema de pivote virtual con doble bieleta y amortiguador flotante que comprime al amortiguador desde los dos extremos (en lugar de tener uno fijo y otro que “empuja”). Con este sistema logramos una gran sensibilidad en la primera parte del recorrido, siendo capaz de aislar pequeños baches e irregularidades.

No obstante, gracias al tarado del amortiguador y la progresividad que ofrecen los tirantes (fíjate en el diseño de la unión entre vaina, tirante y el eje de la rueda, que no es en absoluto simétrico) el sistema es muy absorbente en la parte final del recorrido del amortiguador para los grandes impactos.

Probamos la Mondraker F-Podium Carbon DC RR, algo más que una máquina de XC

Este sistema apenas tiene interacción entre las fuerzas del pedaleo y la frenada con la suspensión. De hecho, posiblemente saquemos más partido a la bicicleta si pedaleamos con la suspensión liberada que bloqueada, utilizando sólo el bloqueo en las partes más firmes o para cuando nos pongamos de pie. De esta forma ganaremos confort y la rueda trasera dibujará, de forma imperceptible para nuestro pedaleo, cada bache que se encuentre por el camino.

Probamos la Mondraker F-Podium Carbon DC RR, algo más que una máquina de XC

Mucho carbono en la F-Podium

Como es lógico en una bici de este nivel, el carbono de alta gama, con fibras de alto módulo, es el ingrediente principal del cuadro. Mondraker lo denomina Stealth Air que, además de ligereza y rigidez, permite un diseño aero de los tubos del cuadro. El triángulo trasero también es de fibra de carbono, pero lo más destacado es la bieleta superior Monobloc de carbono, una pieza con un diseño espectacular que ancla el amortiguador con anclaje trunnion. El resultado es un cuadro que ronda los 2 kg y un peso total del conjunto de 11,2 kg para la unidad que he probado en talla M.

Probamos la Mondraker F-Podium Carbon DC RR, algo más que una máquina de XC

La versión DC RR que he probado es el tope de gama de la familia F-Podium, con un equipamiento de auténtico lujo. En él destaca la transmisión SRAM XX1 Eagle AXS con plato de 34 dientes y casete 10-50. Una selección claramente enfocada al XC. Además, cuenta con una tija telescópica RockShox Reverb AXS de 125 mm (en talla M, en talla S monta una de 100 mm y en L y XL de 150 mm). Los frenos son unos SRAM Level TLM con discos de 180 y 160 mm.

La horquilla es una RockShox SID Ultimate RL de 120 mm y el amortiguador un SID Luxe Ultimate RLR Debonair. Ambos cuentan con un mando TwistLock de bloqueo remoto en el manillar con puño giratorio y botón para liberarlo. La horquilla, por cierto, cuenta con barras de 35 mm, una medida algo robusta y poco común para una bici de XC pero que, sin embargo, le ayuda a potenciar su lado bajador y ofrecer una mayor rigidez, lo que se traduce en un mejor apoyo en las curvas peraltadas.

Probamos la Mondraker F-Podium Carbon DC RR, algo más que una máquina de XC

Estos componentes, junto al cockpit firmado por OnOff (con una potencia de 50 mm y +/-5º y un manillar plano de 760 mm con las puntas ligeramente retrasadas 9º) coincide con el montaje utilizado en Copa del Mundo por Rebecca McConnell y el resto de los integrantes del PMG. Un buen detalle es la dirección Acros AXZ-239 con bloqueo que evita golpeos entre los componentes del manillar y el cuadro.

Las ruedas son unas Mavic Crossmax Carbon XL con radios de acero y una llanta de fibra de carbono y 30 mm de ancho interno para albergar neumáticos con un balón generoso. De hecho, estas ruedas están más orientadas al trail, y con 1.610 g de peso declarado para el conjunto hay alguna versión más ligera en el mercado. Sin embargo, si buscamos mantener ese punto bajador de la F-Podium DC RR son una opción excelente, ya que son robustas y gracias al buje trasero con tecnología Instant Drive 360 garantizan una rápida respuesta a la pedalada.

Probamos la Mondraker F-Podium Carbon DC RR, algo más que una máquina de XC

Precisamente los neumáticos, unos Maxxis Rekon Race de 2,4” de balón se quedan un poco desdibujados en esta bicicleta. No porque su desempeño sea malo, en absoluto, sino porque la F-Podium DC parece pedir unos neumáticos más bajadores y menos rodadores. No hay que olvidar que los Rekon Race son unas cubiertas que, pese al tamaño de su balón, tienen un perfil muy redondeado con un taqueado bajito y rodador.

En acción con la Mondraker F-Podium DC RR

Seguramente a estas alturas no hará falta ni explicar lo que es el concepto Down Country ni destacar, una vez más, que la F-Podium DC RR se adapta perfectamente a él, e incluso lo lleva un poco más. Ya lo he dicho antes, esta bicicleta, al menos a la hora de bajar, está más cerca de una trail que de lo que hasta hace muy poco entendíamos como una XC.

Y es que Mondraker ha ido un paso por delante de la mayor parte de las marcas, y por eso una veterana como la F-Podium se mueve perfectamente entre la nueva generación de bicis de XC que está llegando. Bicicletas con un poco más de recorrido que esos 100/100 mm que hasta hace muy poco marcaban la frontera y exclusividad del XC y que, con un comportamiento excelente en las subidas, se movían muy bien en las bajadas, incluso en zonas técnicas que hasta hace muy poco parecían cotas reservadas a bicis con más recorrido.

Probamos la Mondraker F-Podium Carbon DC RR, algo más que una máquina de XC

Pero voy a tratar de explicarlo un poco más en detalle. El buen rendimiento que ofrece subiendo se cimenta en varios motivos: una geometría que nos ofrece una posición cómoda del cuerpo pero, a su vez, muy enfocada al pedaleo y las aceleraciones (vainas cortas, ángulo del sillín muy vertical, etc.); un buen trabajo hecho en el triángulo trasero y una buena selección de neumáticos para este fin; y un excelente trabajo con el sistema de suspensión Zero.

A la hora de pedalear sentados, salvo que lo hagamos por asfalto, es más cómodo llevar la suspensión liberada que bloqueada, ya que su sensibilidad inicial nos quita de los pequeños baches del terreno sin que interfiera con la pedalada. De esta forma la rueda trasera “dibuja” el terreno constantemente sin perder tracción. Sólo cuando nos ponemos de pie y “apretamos” fuerte los pedales es recomendable bloquear la suspensión. Seguramente si estemos en competición prefiramos bloquear la suspensión en todos los tramos de pedaleo, pero en un uso fuera de carreras o en pruebas de larga distancia, a la larga, nos cansaremos menos si dejamos trabajar a la suspensión.

Probamos la Mondraker F-Podium Carbon DC RR, algo más que una máquina de XC

Y aunque sea redundar en lo mismo, hay que reconocer que bajando la F-Podium DC RR ofrece una gran confianza, no sólo por su selección de componentes (como la horquilla), sino también por su geometría. De hecho, con leves cambios estaríamos ante una excelente bicicleta de trail (o algo más) pese a los 115 mm de recorrido en la rueda trasera. De hecho, suena un poco a tópico, pero es verdad, esos 115 mm dan la sensación de ser más en algunos momentos, permitiéndonos afrontar algunos pasos técnicos con más confianza.

En este sentido se nota mucho la influencia que ha tenido la evolución de los circuitos de XCO en la evolución de las bicicletas para esta disciplina, con zonas de bajada con pasos cada vez más técnicos en lugar de rápidos. Se han dejado de lado las pistas abiertas en las que se va a gran velocidad en favor de los rock-gardens (naturales o artificiales), pasos por zonas boscosas con raíces u obstáculos artificiales.

Probamos la Mondraker F-Podium Carbon DC RR, algo más que una máquina de XC

Conclusión

Lo fácil sería decir que la Mondraker F-Podium DC RR es el arma perfecta para XC y esos titulares fáciles. Pero de eso se ha encargado de demostrarlo Rebecca McConnell. Particularmente creo que la realidad es que estamos ante una bicicleta excelente tanto para el que quiera competir en carreras de XCO, como el que quiera hacerlo en XCM, quizá con una pequeña cura de adelgazamiento u optando por uno de los acabados con menos recorrido.

Pero también para quien no se ha puesto un dorsal en su vida, ni se lo piensa poner, pero quiere una bicicleta equilibrada y que le responda perfectamente en todos los terrenos. Tanto subiendo por pistas forestales interminables como volviendo a casa enlazando senderos y trialeras en las que los tramos técnicos nos dejan paso a zonas reviradas y divertidas. En definitiva, este es un concepto muy cercano al trail, o al Down Country, que yo siempre he defendido para el MTB. Y creo que la F-Podium DC RR encaja perfectamente con él.

Probamos la Mondraker F-Podium Carbon DC RR, algo más que una máquina de XC

Cosas de familia Mondraker F-Podium

La familia Mondraker F-Podium es la MTB de doble suspensión orientada al XC (la Podium “a secas” es el cuadro rígido). Está formada por 5 modelos, dos de ellos de 100/100 mm y tres de ellos con 120/115 mm de recorrido de suspensiones y tija telescópica, las DC. De ellas la DC RR que he probado es el modelo superior. Todos ellos cuentan con la base del cuadro con tecnología Stealth Air Full Carbon y el sistema de suspensión Zero adaptado a XC, además de la Forward Geometry. Como curiosidad, las versiones F-Podium equipan suspensiones FOX, mientras que las F-Podium DC equipan RockShox. Están disponibles en 4 tallas: S, M, L y XL desde 4.599 €.

Mondraker F-Podium Carbon

Mondraker F-Podium Carbon - 4.599 €

Mondraker F-Podium Carbon R

Mondraker F-Podium Carbon R - 6.799 €

Mondraker F-Podium Carbon DC

Mondraker F-Podium Carbon DC - 4.999 €

Mondraker F-Podium Carbon DC R

Mondraker F-Podium Carbon DC R - 6.999 €

Mondraker F-Podium Carbon DC RR

Mondraker F-Podium Carbon DC RR - 9.799 €

La bici al detalle...

Sistema suspensión Zero con RockShox SID Luxe Ultimate RLR Debonair
Suspensiones

Si el sistema de suspensión Zero (en este caso adaptado al XC) ha merecido una explicación aparte, también es de justicia señalar que parte del buen funcionamiento del conjunto es posible gracias a la horquilla SID Ultimate RL con cartucho Charger Race Day y Debonain y el amortiguador SID Luxe Ultimate RLR Debonain de RockShox. Ambas suspensiones se pueden bloquear desde el curioso mando TwistLoc en el manillar, consistente en un puño giratorio (al estilo de aquellos GripShift de Sram, aunque más pulido y discreto) y un botón para liberarlo. Un sistema que nos permite bloquear las suspensiones con un leve giro de muñeca y liberarlo de forma rápida y sencilla, sin perder el control del manillar en ningún momento.

SRAM XX1 Eagle AXS en la Mondraker F-Podium DC RR
Transmisión

El grupo SRAM XX1 Eagle AXS se está convirtiendo en uno de los grupos estrella de las bicicletas de gama alta gracias a su tecnología wireless. Por otro lado, hay que reconocer la facilidad de carga de su batería y la duración de ésta, además de la posibilidad de que una misma batería gestione desviador trasero y tija telescópica o que, en caso de que nos quedemos sin carga en el desviador, podamos contar con la de la tija como refuerzo.

Pero el aspecto que quiero destacar es el montaje de un plato de 34 dientes y un casete 10-50 en lugar del 10-52 que parece imponerse. Y a mi juicio es un completo acierto, ya que una bici de XCO debe llevar un plato “exigente” y que en el caso del casete en salto en las últimas coronas es menos acusado que en la versión 10-52, por lo que me parece mucho más útil y con una transición más natural al ir subiendo coronas.

SRAM Level TLM en la Mondraker F-Podium DC RR
Frenos

SRAM también se encarga de los frenos con su gama alta para XC, los Level TLM con discos de 180/160 mm. Por encima sólo quedan los Level Ultimate con maneta de fibra de carbono en lugar de aluminio. Por supuesto tienen un sistema de ajuste del alcance que, en este caso, queda ligeramente oculto y necesitamos manipularlo con una herramienta, pero es una operación muy sencilla. En SRAM afirman que esta apuesta es para ahorrar peso respecto a un sistema “a la vista”.

El disco delantero de 180 mm está claramente en consonancia con la elección de unos componentes más enfocados a bajar (como la horquilla con barras de 35 mm) y a pesar de una pinza de dos pistones nos da potencia más que sobrada para detener la bicicleta cuando lo necesitamos.

Mavic Crossmax Carbon XL con neumáticos Maxxis Rekon Race
Ruedas y neumáticos

Como decía en el texto principal, las ruedas Mavic Crossmax Carbon XL no son las más ligeras del mercado (1.610 g de peso declarado) ya que, a pesar de su llanta de fibra de carbono están montadas con radios de acero. No obstante, estas ruedas tienen un enfoque un poco más agresivo, potenciando el lado trail de la F-Podium DC RR, ya que cuentan con 30 mm de ancho interno para neumáticos de balón generoso.
Con los neumáticos sucede justo lo contrario, los Maxxis Rekon Race de 2,4” tienen un perfil muy redondeado y rodador, ideal para XC, sobre todo si hablamos de XCM, y no son tan potentes en las bajadas. En terreno compacto y buen firme ofrecen un gran agarre, con confianza en curvas peraltadas, pero no tanto si el terreno está suelto o muy roto.

Tija telescópica RockShox Reverb AXS en la F-Podium DC RR
Tija telescópica

A nadie debería sorprender ya ver una tija telescópica en una bici de XC, más aún cuando se trata de una down country. En este caso la RockShox Reverb AXS, de funcionamiento exquisito inalámbrico, va alimentada con una batería independiente a la del desviador trasero (hemos visto que, en alguna ocasión, ambos elementos compartían una batería siendo la otra una carcasa). Quizá lo más destacado en este caso sean sus medidas, con 31,6 mm de diámetro, 125 mm de recorrido y 390 mm de largo.
Cada talla tiene su tija con sus medidas apropiadas para garantizarse la inserción correcta en el cuadro, lo que implica diferentes recorridos en función de la talla: 100, 125 y 150 mm. Por cierto que gracias a la geometría de la F-Podium DC RR los 125 mm en talla M son más que suficientes para modificar nuestra posición y bajar (mucho) nuestro centro de gravedad.

Más información

Peso:

11,27 kg (talla M)

Precio:

9.799 €