Specialized Camber FSR Comp Carbon 29

Specialized Camber FSR Comp Carbon 29

Llegó de puntillas al catálogo de Specialized y en apenas cinco años de vida la nueva Camber ha alcanzado la mayoría de edad de una manera sorprendente. Si buscas una bici rápida, polivalente, ágil, divertida y súper eficaz en el pedaleo, no te preocupes, tu bici existe, se llama Camber Comp Carbon.

Texto:
Iñaki Gavín
Fotos:
Alberto Lessmann
Publicado el 22/02/2016
Specialized Camber FSR Comp Carbon 29
Polivalencia. Geometría y esencia 100% trail. Comportamiento en terreno mixto, muy eficaz en salidas largas y rápidas, agilidad y manejabilidad. Rendimiento en pedaleo puro y divertida para abajo. Equilibrio general.
Freno trasero de 160 mm en tallas S y M. ¿Para cuando una versión EVO de 130 mm?

A quién le amarga un dulce, seguro que a todos a los que nos gustan las bicis hemos jugado alguna vez a imaginarnos trabajando en el departamento de desarrollo de una gran marca, yo por lo menos lo he soñado muchas veces. Pero tampoco te voy a mentir si te digo que no siento envidia ninguna por los jefes de producto de Specialized en la época en la que tuvieron que desarrollar y dar vida a una bici que ocupara un lugar entre los dos modelos más emblemáticos de la marca californiana, la gran Epic y la mítica Stumpjumper FSR.

Y es que la «niñez» de la recién nacida Camber, allá por el año 2011, no debió ser nada fácil teniendo que convivir con sus hermanas y aguantar siempre las siempre odiosas comparaciones. 

Una bici racional

Pasó el tiempo y la Camber se adaptó rápido al momento en el que le había tocado crecer. Por si ya lo has olvidado, aquellos años fueron raros y algo movidos. Puede que nuestras oxidadas cabezas estuvieran medio preparadas para asimilar y ver como de los cantiléver pasamos a los v-brake y luego a los discos. También aceptamos, aunque a regañadientes, sacrificar el tercer plato, pero lo que jamás podíamos llegar a imaginar es que el tamaño de las ruedas de nuestras mountain bikes de toda la vida iban a cambiar de tamaño.

Y es que esto, que parecen batallitas del siglo pasado, sucedió hace apenas unos años. Ahora mismo, con la perspectiva que nos da el paso del tiempo, creo que las ruedas de 29” se consolidaron en nuestra cabeza y también en nuestros garajes en gran medida gracias a modelos como la Specialized Camber. Bicis lógicas, polivalentes y muy equilibradas, que demostraron con argumentos y, sobre todo, con su comportamiento las ventajas de las ruedas de 29” para determinados usos. 

Adaptación al medio

Desde entonces y hasta nuestros días la Camber ha demostrado tener una gran cintura, una facilidad innata para ir ganando fieles a su causa y una capacidad de adaptación al momento actual increíble. Puede que la semilla de lo que es hoy la nueva Camber fueran precisamente las Camber Evo que en las últimas dos temporadas asomaron tímidamente la cabeza en 2014 y con algo más de presencia en 2015.

Aquellas Evo eran bicis que, sin perder la esencia Camber, le añadían un poco de «picante» a la geometría y al recorrido de las suspensiones, haciéndolas un puntito más divertidas y juguetonas. Posiblemente aquellas Evo significaron los cimientos sobre los que construir la personalidad y el peso propio que ahora tiene por sí misma la gama Camber dentro de Specialized.

Lo que empezó siendo un modelo algo anodino y con la difícil papeleta de convivir a la sombra de dos modelos como la Epic y la Stumpjumper es hoy el modelo de Specialized que mejor representa el espíritu trail

Lo que hoy en día ya no se puede negar es que en apenas cinco años de vida lo que empezó siendo un modelo algo anodino y con la difícil papeleta de convivir a la sombra de dos modelos tan representativos como la multicampeona del mundo Epic y con la archiconocida Stumpjumper es hoy por hoy el modelo de Specialized que mejor representa el espíritu trail y el más acorde con las nuevas formas de salir al monte a disfrutar de tu bici de montaña.

La palabra de moda se llama Trail

¿Y qué es lo que ha cambiado en la nueva Camber para que represente tan fielmente ese espíritu trail que tan en auge está ahora? Para empezar el nuevo cuadro de carbono, fabricado en Fact 9 M, es ahora más largo en su tubo horizontal, permitiendo montar potencias más cortas que mejoran la sensibilidad y el control de toda la parte delantera de la bici. El ángulo de la dirección se ha abierto hasta los 68,5º, la altura del pedalier se ha quedado en 330 mm y la pipa de la dirección es de tan solo 95 mm (en tallas S y M).

El triángulo trasero también es nuevo, el sistema de suspensión está ahora más adelantado y la longitud de las vainas se ha reducido considerablemente (de 45 cm a 43,7 cm), con los beneficios que eso conlleva en términos de manejabilidad y agilidad. ManFu es el nombre que recibe la nueva bieleta, ahora mucho más compacta y accesible (mantenimiento de rodamientos). 

Otro de los cambios importantes en la Camber es el cambio de recorrido, de los 110 mm anteriores pasa a tener 120 mm. Las nuevas ruedas Roval 29 de aluminio con una anchura interior de 29 mm aportan seguridad, confort y mucho aplomo al conjunto. Las cubiertas Purgatory delante y Ground Control detrás y el montaje de manillares de 75 cm de anchura es otra declaración de intenciones sobre el carácter de esta Specialized. 

Con ganas de Camber

Hacía tiempo que tenía ganas de probar esta bici. Recuerdo el pasado mes de julio, durante la presentación en Madrid de la gama Specialized 2016 en la que estuvimos varios compañeros comentando las novedades de la marca de cara a esta temporada. Uno de ellos me preguntó que cual sería la bici que más me gustaría probar. Sin dudarlo le dije: «la Camber nueva». 

Así que aquí me tienes, sacando la bici del coche y dispuesto a pasar el día «a bordo» de mi nueva compañera de aventuras. 

Como suele ser habitual las primeras pedaladas, aparte de servir para calentar, suelen ser muy reveladoras. En esos primeros kilómetros las bicis nos suelen dar mucha más información de lo que nos imaginamos. La Camber es una Specialized y eso se nota, la posición de conducción es cómoda y muy natural, lo que en el argot ciclista solemos decir: «como si fuera mi bici de toda la vida».

Sigo ganando metros, incremento el ritmo, la bici acelera y mantiene la velocidad sin apenas esfuerzo, el eficaz tarado del bloqueo consigue que los kilómetros pasen rápidamente sin castigarte más de la cuenta, algo muy importante en una bici como esta. Aprovecho el desnivel del camino para apretar fuerte sobre los pedales y hacer una arrancada seca, la bici responde sin rechistar, con el manillar de 75 cm mi postura no es que sea de rally puro pero te aseguro que las sensaciones que transmite la Camber en este tipo de conducción son de rapidez y poderío. Sin duda el ADN más XC de las anteriores Camber sigue de alguna forma presente en el nuevo modelo.

Precisamente esa era una de las cosas que más curiosidad me producía y uno de los motivos por los que quería probar esta bici. Me ha dejado muy tranquilo comprobar cómo, detrás de esa apariencia más trail que tan bien le sienta a esta preciosa Camber, sigue predominando ese carácter polivalente de bici que «todo lo hace bien» que siempre ha caracterizado a este modelo, hubiera sido una lástima haber perdido esa gran virtud. 

La pista por la que antes pedaleaba es ahora más estrecha y el terreno es cambiante. Juego con los cambios para no perder inercia y el terreno me obliga a realizar continuos cambios de trazada, es realmente impresionante la agilidad y la reactividad del tren delantero sin sacrificar aplomo. 

A la hora de escalar, aparte de agradecer el plato de 28T que viene de serie, la bici tracciona como un Caterpillar, da igual lo dura que sea la rampa o lo descompuesto que esté el camino, una vez que encuentres tu sitio encima de la Camber será muy difícil que tengas que echar pie a tierra por falta de agarre.

El terreno me obliga a realizar continuos cambios de trazada, es realmente impresionante la agilidad y la reactividad del tren delantero sin sacrificar aplomo

Ya sé que me repito mucho, pero es que es muy difícil que una bici vaya bien solo por un motivo o por un accesorio concreto. Cuando algo funciona es por un conjunto de cosas, y en este caso el equilibrio general de la bici está tan bien conseguido que no podría decir cuál podría ser el principal artífice del impecable comportamiento de la Comp Carbon cuesta arriba… Bueno, si me lo pides así te haré un top 3: geometría, equilibrio entre el tren delantero y el FSR trasero y el excelente agarre de las cubiertas. Para que luego digas que no me mojo. 

"Mountain Trail"

Con tanto acelerón, aparte de haberme metido un calentón de los buenos, el camino por el que he venido me ha dejado mucho más arriba de lo que pensaba. Relajo el ritmo y decido terminar la última parte de la subida por un sendero técnico lleno de raíces y piedras pero a ritmo más tranquilo. Pedaleo con cadencia lenta y sin embargo noto perfectamente el avance de cada pedalada sobre el terreno, los 75º del tubo vertical me parecen ahora una auténtica bendición y realmente te ayudarán en situaciones de máxima tracción. A la hora de meter la bici en giros muy cerrados a baja/media velocidad tendrás que poner especial atención a tu posición en la bici si quieres ser eficaz y no quedarte muy cruzado y sin inercia a la salida del viraje. 

Si además te mueves sobre terreno con muchas piedras o raíces piensa que llevas una bici con 33 cm de altura libre. Aunque yo no tuve ningún problema en este sentido, sí que conviene saber que por debajo de los 34 cm ya hay que tener cierta precaución con las bielas. 

Sin darme cuenta he llegado al final de la subida y no me he enterado, que no se me olvide decir que esta Camber es una bici muy, muy, cómoda. Aprovecho para pegar un trago y sin mucho más que pensar me tiro cuesta abajo. 

Empiezo a bajar no sin antes dar las gracias a los ingenieros de Specialized por el diseño y ubicación del nuevo pulsador de la tija telescópica, mejor imposible.

Me pongo de pie sobre los pedales y rápidamente empiezo a coger velocidad. Después de varios meses sin «catar» una casi no me acordaba de lo que corren las 29”. Me deslizo con fluidez y mantengo una velocidad disfrutona mientras el terreno no es muy empinado, el curveo es muy agradable y la bici se maneja con tan solo unas leves insinuaciones de mis muñecas y de mi cadera... ¡Delicioso!, podría estar toda la vida en este tipo de senderos, curva a izquierdas, frenada, curva a derechas, pedaleo, tramo de baches, manual largo, manual corto, saltito largo, saltito corto y vuelta a empezar… ¡Qué gozada! 

La bici se maneja con tan solo unas leves insinuaciones de mis muñecas y de mi cadera... ¡Delicioso!, podría estar toda la vida en este tipo de senderos

A ritmo alto me sorprende la agilidad con la que se mueve la nueva Camber y sobre todo la facilidad con la que mantiene la línea antes, durante y después de cada paso por curva. 

Llego a una zona de escalones, decido saltarlos y ¡sorpresa!… Vaya, vaya, a la Camber le gusta saltar y además no se le da nada mal, sin latigazos ni inercias extrañas en el aire o recepciones violentas. Todo sucede de manera fluida y sencilla. 

Continúo en modo «down» y la bici no me pide parar, al contrario, todo lo que me transmite es seguridad y control, mucho control. En zonas de escalones y raíces me da igual lo que diga la gente, lo tengo clarísimo, las ruedas de 29” ayudan, no solo te hacen ser más rápido y pasar mejor este tipo de obstáculos, es que además lo harás de manera más segura que con una rueda de menor diámetro. 

Todo lo bueno se acaba, llego a la zona baja del sendero con la sonrisa que se me sale del casco, esto de hacer «mountain trail» mola mucho. 

Polivalencia

Subo la tija y emprendo el camino de vuelta hacia el coche, pocas situaciones más me quedan por probar sobre esta polivalente Camber. Me llevo un cóctel de sensaciones difíciles de olvidar. Resulta que en una misma mañana y con una misma bici he subido por pistas dándolo todo, obteniendo sensaciones y rendimiento similares a una doble XC, he rodado a bloque como si me persiguiera el hombre del saco y me he marcado dos de mis bajadas favoritas al mismo nivel de disfrute que con una bici de 150 mm, todo ello con unos niveles de eficacia, control y diversión al alcance de muy pocas bicis… ¡Joder con el trail!

Pasados varios días volví a hacer ese mismo recorrido, después otra vez y así hasta cinco veces más. Me di cuenta de que día a día mejoraba continuamente mis registros sin ser consciente de ello hasta alguna semana más tarde. Me conozco esos caminos como la palma de mi mano y estoy 100% seguro de que esa mejoría fue gracias a la bici. Con muy poco tiempo de adaptación y uso esta Specialized es capaz de transmitirte tal sensación de seguridad sobre terreno mixto/sube/baja que me costaría pensar en un tipo de bici más rápida y eficaz que una 29” de 120 mm de estas características. Puede que suene muy contundente pero es como lo creo. 

Finalizando

Para finalizar más de lo mismo, personalmente creo que este tipo de bicis es el que todos deberíamos tener al menos una vez en nuestra vida. Bicis que pueden llegar a ser endiabladamente rápidas e inalcanzables en manos expertas en muchas más situaciones de las que te imaginas pero que a su vez tienen ese carácter dulce y polivalente tan necesario cuando tan solo pretendemos salir a la montaña a pasar un buen día de trail.

Por tanto, si eres un biker al que le gusta pedalear durante horas a ritmos alegres, si eres de los que esporádicamente se pone un dorsal y lo da todo en alguna carrera por la sierra o incluso en carreras por etapas tipo La Rioja Bike Race, si eres de los que les «disputas» las subidas a tus colegas pero a la vez no renuncias al placer de bajar trazando, saltando y curveando todo lo que pillas por delante, entonces te llevarás bien con la nueva Specialized Camber.

Detalles de la bici

Specialized Camber FSR Comp Carbon 29

El triángulo principal, fabricado en carbono Fact 9M, es completamente nuevo. La nueva geometría hace que el tubo horizontal sea algo más largo, la pipa sea muy corta (9,5 cm) y que el lanzamiento de la dirección se vuelva ahora un poco más atrevido (68,5º) que en la versión 2015. La terminación y los acabados son de máximo nivel, el cableado es interior, lo mismo que el guiado de los cables a través de tubos de carbono independientes. Aparte de las protecciones de vainas ya conocidas también se ha colocado una nueva pieza de plástico en la parte inferior del tubo diagonal para protegerlo ante posibles golpes o saltos de piedras. El triángulo trasero también es nuevo y las vainas son más cortas. ManFu es el nombre que recibe la nueva bieleta, ahora mucho más compacta y accesible gracias al diseño más simplificado de todo el conjunto. Los rodamientos de los puntos de giro son sellados. Los cuadros de carbono utilizan la tecnología SWAT Door.

Specialized Camber FSR Comp Carbon 29

La RockShox Revelation RC3 tiene un tacto y una absorción a ritmo medio muy agradable, lo que se transmite en un pedaleo cómodo y fluido. El bloqueo también está muy logrado y te permitirá utilizarlo incluso en subidas por sendero revirado y pedregoso. En bajadas radicales o cuando decides retorcerle la oreja a la Camber los 120 mm de recorrido empiezan a quedarse más justos y, aunque la horquilla mantiene el tipo perfectamente, empezarás a hacer demasiados topes que acaban siendo desagradables. Sobre suelo mixto sube/baja la Revelation se gana bien «el sueldo», ofreciéndote apoyo, firmeza, buena respuesta, control y mucha sensación de seguridad, que al fin y al cabo es lo que necesitas para soltar los frenos en este tipo de terrenos. A destacar la facilidad para utilizar todo el recorrido y volver a estar lista para el siguiente obstáculo, me ha gustado la configuración del rebote y sus posibilidades de regulación. Regulable en rebote, tres ajustes en compresión y precarga de aire. 

Specialized Camber FSR Comp Carbon 29

A la nueva Camber le sientan de maravilla sus nuevos «zapatos», casi diría que, junto con la geometría, son uno de los principales artífices del gran comportamiento de la Spec a la hora de bajar y sobre terreno revirado. Las llantas de aluminio Roval con ancho interno de 29 mm son resistentes y rígidas, giran bien y mantienen la calidad y el nivel general de todo el montaje de la bici.

La cubierta delantera es una vieja conocida, la Specialized Purgatory Control de 2,3”, que aporta seguridad, aplomo y control al ya de por sí estable tren delantero de la Camber. La Purgatory agarra hasta el infinito y más allá, una cubierta que funciona de maravilla en todo tipo de situaciones y que si eres de los que les gusta inclinar mucho la bici la disfrutarás el doble. En la parte trasera la Specialized Ground Control de 2,3” le otorga a la Camber un plus de capacidad rodadora y polivalencia con respecto a la Purgatory. Dicho esto, la rueda trasera pisa y tracciona perfectamente sobre todo tipo de terreno y su rendimiento no desentona frente a la delantera. Excelente combinación. Comentar que todo el conjunto está preparado para ser tubelizado en cuestión de «segundos» y que he llegado a montar a presiones exageradamente bajas sin problemas de destalonamientos ni pellizcos.

Specialized Camber FSR Comp Carbon 29

Sin ser el aspecto más destacado de la Camber, los frenos Shimano BR-M506 trabajan de manera eficaz siempre y en todos los terrenos. En bajadas largas y exigentes tendrás suficiente potencia y control sobre la bici como para seguir disfrutando del sendero sin otra preocupación más que la de pasar un buen rato. En el resto de situaciones los frenos tienen el conocido buen tacto y mordida de Shimano. Como es habitual en Specialized, las tallas S y M, utilizan un diámetro de disco inferior a la talla L y XL, de tal manera que la medida de los discos en esta unidad es de 180/160 mm delantero y trasero respectivamente. Personalmente hubiera preferido un disco de 180 mm en la parte trasera de esta bici. 

Specialized Camber FSR Comp Carbon 29

El nuevo Sram GX es el gran protagonista en esta Comp Carbon, su comportamiento a lo largo de todo el test ha estado marcado por la suavidad y la precisión en todo tipo de terrenos y situaciones. El cambio trasero, el mando del cambio y las bielas GX han brillado a gran altura durante todos los kilómetros que le hemos hecho a la Camber poniéndonos las cosas siempre fáciles incluso en cambios forzados efectuados de manera premeditada. Desde la primera hasta la última pedalada, en seco y en mojado, el nuevo GX ha respondido con rapidez y mucha precisión, aparte de mostrarse bastante menos ruidoso bajando piñones que otros grupos Sram. El plato que viene de montaje es un 28T, si eres un habitual de la sierra y tu estado de forma es medio, el 28T te llevará hasta el coche de manera menos forzada que uno plato de 30T, en las rampas más fuertes o en subidas largas agradecerás no haber puesto uno más grande. 

Specialized Camber FSR Comp Carbon 29

En Morgan Hill han querido darle una vuelta de tuerca más a su concepto SWAT y, para aprovechar el espacio que existe en el interior del tubo diagonal (siempre hablando de los cuadros de carbono), han creado una compuerta de acceso con espacio suficiente para poder llevar una cámara de recambio, una bomba, desmontables, un gel o cartuchos de CO2, dinero, la documentación, un pequeño chubasquero de bolsillo… Es el SWAT Door.

La maniobra de poner/quitar la tapa es rápida y fácil incluso con los guantes puestos y el compartimento es completamente estanco. El interior de la zona es de carbono trenzado, más resistente que el habitual para que soporte mejor los posibles movimientos del accesorio que llevemos dentro. El incremento de peso del cuadro es de tan solo 90 gr, insignificante en comparación con el beneficio del sistema. Para que la carga no se desplace hacia el pedalier y pueda causar daños se ha puesto un tope de plástico, Bulk Head, que impide que lo que llevemos pueda caerse y engancharse con el pedalier. 

También se han fabricado fundas de tela diseñadas para guardar todo lo que quieras transportar. Son dos bolsas con capacidad para una cámara de recambio, una bomba, cartuchos de CO2, geles, monedas, etc. Estas bolsas cumplen la triple misión de evitar ruidos y vibraciones y asegurar que durante la marcha la carga no se mueva o se golpee con las paredes del cuadro.

Specialized Camber FSR Comp Carbon 29

El Fox Float Performance DPS con Autosag trabaja en perfecta armonía con el FSR, consiguiendo dar equilibrio y estabilidad a todo el tren trasero cuando rodamos a alta velocidad sin sacrificar la tracción y la absorción necesarias a la hora de subir o de rodar sobre terreno roto o descompuesto a baja velocidad. En posición de bloqueo el pedaleo alcanza niveles de efectividad muy elevados. Regulable en rebote, precarga de aire y posiciones Climb, Trail y Descent. 

Specialized Camber FSR Comp Carbon 29

Otro de los motivos por los que sonreír mientras viajas a bordo de la nueva Camber es la nueva tija telescópica Specialized Command Post IRcc. La nueva telescópica de Spec supone un salto cualitativo enorme con respecto a la anterior Command, tanto en posibilidad y rango de ajuste como de accionamiento, suavidad de respuesta y ergonomía del pulsador. El sillín Body Geometry Hengue Comp con raíles de CrMo y 143 mm se lleva bien con mi culo, por tanto es difícil ponerle pegas. Es ligero y estéticamente es muy bonito, pero ya se sabe que con los sillines cada culo es un mundo, por tanto las generalidades no sirven.

Ficha Técnica

Cuadro

Triángulo principal FACT 9m , trasera aluminio M5, geometría 29’. 110 mm rec. Compartimento SWAT

Horquilla

RockShox Revelation RC3 29 Solo Air. 120 mm

Amortiguador

Fox Float Performance DPS. Autosag

Pedalier

Sram GX-1000 28T

Desviador

-

Casete

Sram XG-1150 11 v, 10-42

Cambio

Sram GX X Horizon 11 v

Mandos

Sram GX 11 v

Cadena

KMC X11

Frenos

Shimano Deore M506; 180-200 mm del. (S/M-L/XL); 160-180 mm tras. (S/M-L/XL)

Dirección

Hella Flush 1-1/8 y 1-1/2”

Potencia

Specialized XC

Manillar

Specialized 750 mm

Sillín

Body Geometry Henge Comp

Tija de sillín

Command Post IRcc

Pedales

No incluidos

Bujes

Specialized Hi Lo; 15-12 mm

Llantas

Roval 29 aluminio, 29 mm ancho interno

Cubiertas

Specialized Purgatory Control (del.); Specialized Ground Control (tras.) 29x2.3”

Tallas

S / M / L / XL

Peso

12,7 kg (talla S)

Precio

4.100 €

Texto:

Iñaki Gavín

Fotos:

Alberto Lessmann

Publicado el 22/02/2016

Etiquetas: