Ciclocomputador Bryton Rider S500

300€ | Distribuye: Bryton

Probamos el ciclocomputador Bryton Rider S500, uno de los más potentes de la marca. Con varias mejoras respecto a sus antecesores este Rider S500 inaugura la gama Rider S a lo grande. Te contamos todo lo que debes saber sobre él a continuación.

Ciclocomputador Bryton Rider S500
autor mtbpro Víctor Marcos
autor de las fotos Mariano Herranz

fecha02/05/2022


El pasado mes de enero Bryton Inc. estrenaba su nueva línea de rendimiento de ciclocomputadores GPS, denominada Rider S, con el nuevo Bryton Rider S500. Algunas semanas después, recibíamos en la redacción de MaillotMag y MTBpro un ejemplar de prueba para poder testarlo a lo largo de nuestras salidas.

Y lo cierto es que Bryton ha dado un paso adelante con esta serie S que, en el caso concreto del Bryton Rider S500, presenta importantes innovaciones respecto a modelos anteriores de la misma marca como la búsqueda por voz, el sensor de luz ambiental o la compatibilidad con radar trasero ANT+.

Ciclocomputador Bryton Rider S500

Lo que sigue intacta, para bien, es la sencillez y eficacia del hardware, con una pantalla táctil de 2,4 pulgadas y cuatro botones, dos a cada lado del dispositivo. También se ha mejorado el software e interfaz de usuario, además de ampliar la conectividad simultánea hasta 5 satélites. Tiene unas dimensiones de 84 mm de alto por 51 mm de ancho, y un peso declarado de 87 gramos, algo más pesado que otros modelos similares de la competencia. Pero nada mejor que probarlo sobre la bicicleta para poder contaros sus características más destacadas.

Ciclocomputador Bryton Rider S500

Tras la pertinente carga de 4 h de batería, a través del cable suministrado en la caja con conexión USB tipo C, cable que, por cierto, nos dio algún problema, y un rápido vistazo al sencillo manual de instrucciones, montamos el Rider S500 sobre nuestro soporte avanzado de Garmin, con el que resulta compatible. No obstante, el pack que hemos probado viene con un soporte deportivo para montar directamente sobre el manillar, y la marca cuenta también con soportes avanzados propios.

Ciclocomputador Bryton Rider S500

Presionando de forma prolongada el botón superior izquierdo, el dispositivo se enciende y tenemos rápido acceso al menú de ajustes, donde podemos introducir nuestros datos personales y físicos, necesarios para obtener la información de zonas FC y de potencia, y registrar el perfil o perfiles de las bicicletas, además de comenzar a rastrear y registrar los sensores que vayamos a utilizar. En nuestro caso, el de frecuencia cardiaca y el de cadencia, que el Bryton Rider S500 se encarga de localizar rápidamente.Ciclocomputador Bryton Rider S500Pero el repertorio es mucho más amplio, ya que podemos sumar también sensores externos de velocidad, potencia, gestión de transmisiones electrónicas, radar o e-bikes con motor Shimano Steps. Todo esto, recordemos, lo estamos haciendo ya de forma táctil sobre la pantalla, de forma rápida y sencilla, aunque te llevará un tiempo acostumbrarte a la sensibilidad de la misma.

Una vez introducidos todos los datos anteriores, y con los sensores localizados y en marcha, basta con quedarnos con la pantalla de datos que más nos guste: en nuestro caso, optamos por velocidad actual, media, desnivel, tiempo, distancia y FC. Aunque puedes ir combinando con otras pantallas que priorizan esos datos de otra forma, o introducir y quitar los campos que estimes oportunos: hasta 10 en la misma pantalla.

Ciclocomputador Bryton Rider S500

Además, cabe la posibilidad de combinar algunos de esos datos con la presencia del mapa en pantalla. Eso sí, todo hay que decirlo, las dimensiones de la misma tampoco permiten una lectura demasiado detallada de la ruta. Pero con el sistema de alertas no hay pérdida posible. La navegación, por cierto, funciona de la mano de la aplicación Bryton Active y es totalmente personalizable en función de las necesidades de cada ciclista o modalidad. A través de la app también podemos exportar las rutas de terceros como Strava, Training Peaks, Relive... que se sincronizan automáticamente con el Bryton.

Ciclocomputador Bryton Rider S500

La aplicación Bryton Active también es necesaria para activar la búsqueda por voz, pues esta funciona a través del sistema de voz de Google. Con esta función, el dispositivo es capaz de realizar búsqueda de destinos a partir de la voz del usuario, algo muy útil, por ejemplo, a la hora de desplazarse en bicicleta en ciudad, o entre una población a otra, buscando la ruta más corta.

Ciclocomputador Bryton Rider S500

Si a todo ello le sumamos la función de Climb Challenge propia del dispositivo, ideal para registrar nuestros tiempos en subidas y medir nuestras fuerzas cada vez que nos enfrentamos a ellas, tenemos un ciclocomputador GPS capaz de acompañarnos en los entrenamiento más exigentes... y prolongados: en rutas de aproximadamente 4 horas apenas he consumido un 30% de la batería.

Ciclocomputador Bryton Rider S500

En el lado negativo de la balanza, y a pesar del sensor de luz ambiental y la posibilidad de regular el brillo manualmente, es cierto que en determinadas condiciones de sol la capacidad anti reflejante de la pantalla podría estar algo más conseguida. Un dato que, sin embargo, no desluce el buen resultado global logrado por Bryton con este Rider S500.

Ciclocomputador Bryton Rider S500

El Bryton Rider S500 está disponible en 2 packs diferentes: 299,95 € para la versión E (dispositivo, estuche protector, soporte deportivo y cordón), que es el que hemos probado, y 379,95 € para la versión T (el paquete del sensor también incluye funda protectora, soporte deportivo y cordón, así como sensores de velocidad, frecuencia cardíaca y cadencia junto con el paquete Sport Mount).

Ciclocomputador Bryton Rider S500