Shimano S-Phyre XC9

Test: Shimano S-Phyre XC9

360€
| Distribuye: 
Shimano España

Probamos las Shimano S-Phyre XC9, las zapatillas tope de gama de la marca pensadas para el uso en XC. Te contamos todo lo que debes saber sobre ellas a continuación.

Texto:
J. Daniel Hernández
Foto:
Mariano Herranz
Publicado el 01/11/2020
Shimano S-Phyre XC9

Como la mayoría sabe, la línea S-Phyre de Shimano nos indica el tope de gama de la colección de prendas y accesorios de la marca nipona. Son productos desarrollados por y para la competición, así que no es extraño que nos los encontremos en sus deportistas internacionales patrocinados. En este caso hablamos de las zapatillas Shimano S-Phyre XC9 (SH-XC901) pensadas para XCO y XCM e incluso ciclocross. Prueba de esta orientación tan deportiva es que su suela cuenta con un índice de rigidez de 11, el máximo de los productos de montaña y sólo superada por las zapatillas SH-RC901 de carretera (índice de rigidez de 12 sobre 12).

Precisamente la suela de las Shimano S-Phyre XC9 está fabricada en fibra de carbono, lo que le otorga ese gran índice de rigidez, e insertos de goma hechos por Michelin para ofrecer un agarre óptimo cuando nos bajamos de la bicicleta o tenemos que echar el pie al suelo en pasos técnicos y complicados. Esta suela de goma ayuda también a proteger el carbono de roces y señales provocados por los pedales, las piedras, etc.


Te puede interesar: Primeras pedaladas: Shimano EP8


(Sigue el artículo ↓)

Shimano S-Phyre XC9

Otro detalle del alto nivel de calidad de las zapatillas Shimano S-Phyre XC9 lo tenemos en su sistema de ajuste o cierre, dos diales BOA IP1, el inferior con doble lazada y el superior con una lengüeta independiente que se ajusta sobre nuestro empeine evitando los puntos de presión que pueden crear a veces los cables si se ajustan directamente sobre la lengüeta.

De hecho, si te fijas la lazada es al contrario de lo habitual, en lugar de ir hacia el interior de la zapatilla, va hacia el exterior y es la lengüeta extra la que viene desde la cara interna. Este sistema, además de conseguir una mejor sujeción de la zapatilla al pie, ya que la lengüeta es parte de la propia estructura de la zapatilla y favorece que nos abrace una mayor superficie del pie, nos quita las presiones localizadas.

Shimano S-Phyre XC9

El dial inferior con su doble lazada garantiza un ajuste mayor sin necesidad de recurrir a velcros o similar, además de restar el peso que supondría cualquier tipo de sistema de sujeción extra. No creo que haga falta hablar de las ventajas del cierre micrométrico de los diales (marca BOA en este caso) respecto a otros sistemas, ya que garantizan una mayor precisión y facilidad de manipulado. En el caso de las Shimano S-Phyre XC9 cuenta con guías Powerzone para el guiado de los cables, ayudando a repartir más la presión al apretarlas.

Shimano S-Phyre XC9

Tanto el empeine como el talón están hechos en una sola pieza cada uno de ellos, de forma que el pie encaja y no se mueve dentro de la zapatilla. Además, al contar con el refuerzo plástico exterior resisten mejor las abrasiones y los roces característicos del uso en montaña. Algo que se multiplica en el caso de la puntera, ya que es mayor que en los modelos anteriores y en donde encontramos un inserto de goma extra.

La cubierta de las Shimano S-Phyre XC9 está fabricada en una piel sintética de microfibra, con una gran parte de su superficie perforada para una mayor ventilación (y de paso reducir algo el peso), mientras que la horma o entresuela está fabricada con la tecnología Shimano Dynalast para adaptarse mejor a la forma del pie y reducir las tensiones generada por los movimientos del pedaleo.

Shimano S-Phyre XC9

Antes de entrar en materia sobre su funcionamiento sobre el terreno, y para los amantes de las cifras, estas zapatillas han marcado 335-338 g en nuestra báscula (talla 42 y con una ligera diferencia de 3 g de la zapatilla derecha a la izquierda en el modelo que probamos) y en orden de uso (sin las calas SPD que ves en las fotos, eso sí).

Dando pedales con las zapatillas Shimano S-Phyre XC9 notamos rápidamente varios aspectos. El primero es lo cómodas que resultan, algo que se consigue gracias a su relativa ligereza y a su buen ajuste. A la hora de hacer fuerza con el pie sobre los pedales notamos que “pisamos en plano” ya que la suela no cede perdiendo potencia innecesariamente. Con ellas se aprovecha toda la fuerza que aplicamos sobre el pedal.

Shimano S-Phyre XC9

Realmente la sensación es muy similar a la que se tiene con las zapatillas de ciclismo de carretera, de una rigidez y precisión muy altas. Eso sí, también tendremos una sensación similar al bajar de la bicicleta y, aunque la suela de goma Michelin ayuda, no son tan cómodas como otras zapatillas (no obstante, volvemos al objetivo de este calzado, la competición, no el confort al ir a tomar una cerveza cuando terminamos la ruta).

Y un aspecto a tener en cuenta de estas Shimano S-Phyre XC9 es que, pese a que la cala queda muy protegida por una pared de tacos de goma a cada lado, las operaciones de calar y descalarse de los pedales son muy fáciles de ejecutar e intuitivas, no encontramos obstáculos para ello y en ningún momento se nos engancha la zapatilla al pedal. Una vez calados, estas mismas paredes ayudan a que no nos baile la zapatilla sobre el propio pedal, lo que también evita que se nos salte la zapatilla en un movimiento involuntario como sucede con modelos más sencillos.

Shimano S-Phyre XC9

Un gran detalle que habla de la capacidad de personalización de estas Shimano S-Phyre XC9 es que en la caja encontramos unas medio plantillas para elevar la zona del arco del pie en caso de que lo necesitemos. Un detalle que se agradece teniendo en cuenta que hablamos de unas zapatillas tope de gama, unas zapatillas elitistas y exclusivas por las que se paga un precio alto (más de 350 €). Pero no hay que olvidar que son unas zapatillas orientadas 100% a la competición y que no están pensadas para todos los usuarios.

Respecto a la estética y el tallaje, las Shimano S-Phyre XC9 está disponible en tres colores: el negro que puedes ver en las fotos, un acabado plata y el azul característico de la gama S-Phyre. Además, está en tallas desde la 36 a la 48 con medias tallas entre la 37 y la 47 y en versión ancha de todas.

Shimano S-Phyre XC9

Texto:

J. Daniel Hernández

Fotos:

Mariano Herranz