Cómo convertir una bici de MTB en bicicleta urbana

Cómo convertir una bici de MTB en bicicleta urbana

Las bicicletas de MTB están preparadas para usarlas en el campo o la montaña. Pero ¿y si quieres utilizarlas por la ciudad? A continuación, te damos algunos consejos para transformar tu bici de MTB en una urbana.

Texto:
Iván Tomas Bayón
Foto:
Archivo
Publicado el 24/04/2020
Cómo convertir una bici de MTB en bicicleta urbana

No hay nada mejor que poder transportarse por la ciudad con una bici. Ir a trabajar, ir a hacer la compra o incluso darte un paseo por las calles encima de tu bici pueden ser algunas de las formas de disfrutar de la bici en una ciudad. Para ello, no es estrictamente necesario que tengas una bici urbana, pero en el caso que tengas una MTB sí que te convendría hacerle algunas modificaciones para que sea más práctica a la hora de sumergirte en el mundo urbano.

Lo ideal es adaptar una bici de MTB antigua que ya no uses o que uses muy poco. Es una gran oportunidad de darle una “segunda vida”. Eso sí, si tiene componentes muy buenos o llamativos lo mejor es quitárselos y sustituirlos por otros más básicos. Si vas a usar tu bici de MTB habitual también debes tener en cuenta esto y puede que haya alguna “golosina” que sea mejor dejar guardada.

Transformar una MTB en una urbana

Una de las mejoras que más notarás es si le pones unos neumáticos de ciudad, que no tengan taco o que tengan muy poco. Siguiendo por las ruedas, no estaría de más ponerle los reflectantes que vienen en los radios cuando la bici es nueva; sí esos que todos tiramos… Es muy importante llevar piezas y ropa con elementos reflectantes para incrementar nuestra seguridad. Una de las cosas más importantes a la hora de montar en bici en la ciudad es hacernos visibles ante todos los que nos rodean, sobre todo los demás vehículos que nos acompañan en la vía.

Y precisamente como esa visibilidad es lo más importante de cara a nuestra seguridad, es recomendable incorporar luces a la bicicleta. Lo mejor es que sean luces de día siendo la delantera blanca y la trasera roja, para que, en todo momento, incluyendo la noche, seas bien visible. La luz trasera roja es aconsejable que tenga un parpadeo con patrón intermitente para hacernos destacar, aun más, en el tráfico.

Cómo convertir una bici de MTB en bicicleta urbana

Otro accesorio crucial que debería llevar toda bici urbana es un candado. Es tan fácil como llevar uno de estos enganchado al cuadro o manillar de la bici, en un lugar donde no moleste y no golpee componentes que puedan acabar dañándose. Así, a la hora de dejar la bici en la calle, tendrán menos posibilidades de robártela.

Hablando de robos, que es lo que más nos preocupa a la hora de dejar la bici enganchada a cualquier sitio, para evitar el clásico robo del sillín, lo mejor es poner una abrazadera manual en la parte que se une la tija con el cuadro. Así podrás llevarte la tija con el sillín cuando dejes tu bici aparcada. Los pedales también suelen ser un objetivo fácil, así que unos básicos te valdrán para cubrir necesidades y alejar tentaciones. Por eso es tan importante lo que mencionaba al principio de poner piezas que no tengan un valor muy elevado.

En el caso que quieras llevar en la bici el ordenador o alguna bolsa, existen estructuras llamadas “racks” o portabultos que te permiten colocar algunos accesorios en tu bici. Eso sí, tendrás que asegurarte que son compatibles con tu bici antes de comprarlos. En caso de que la bicleta no tenga anclajes o no encuentres ninguno sea compatible, existen algunos portabultos que se anclan únicamente a la tija del sillín. Y si no, siempre queda la opción de colocar una cesta en el manillar.

Cómo convertir una bici de MTB en bicicleta urbana

Un accesorio muy válido para la ciudad son los guardabarros. Y no sólo para esos días de lluvia en los que a nadie se le ocurre salir en bici, sino también para evitar manchas y salpicaduras provocadas por, por ejemplo, los camiones de limpieza que limpian las calles con agua a presión, roturas de tuberías, charcos o los sistemas de riego que suelen desperdiciar más agua al asfalto que al parque o jardín que deberían regar. Gracias a ellos no te mancharás tan fácilmente o prácticamente nada. Es recomendable que cubran la mayor cantidad de la rueda posible para que salpiquen lo menos posible.

En cuanto a la transmisión, no hay ningún problema con la que viene de serie en las bicicletas, no tenemos que cambiarla si no queremos. Tanto si nuestra bicicleta es muy antigua y cuenta con tres platos (seguramente la usemos la mayor parte del tiempo en plato grande) como si tenemos modelos más modernos de doble plato o monoplato. Eso sí, mucha gente que restaura bicicletas antiguas aprovecha para adoptar una transmisión monoplato por su mayor sencillez mecánica. Y en el caso de que así lo hagamos, lo recomendable es que el plato sea más grande del que usaríamos en montaña, ya que la velocidad que llevemos sea mayor y no hay superar grandes desniveles como sí ocurre en montaña.

Cómo convertir una bici de MTB en bicicleta urbana

Esperamos que estos consejos te hayan sido de ayuda. Recuerda, lo más importante es la seguridad, por lo tanto, hazte visible ante todo tipo de peligros y respeta las normas de circulación.

Video recomendado