Display en e-bikes ¿realmente es necesario?

Algunas marcas han apostado por la sencillez y limpieza en sus cockpit otras sin embargo intentan proporcionar toda la información que necesitas. Analizamos distintas opciones para que encuentres la que más se adapta a tus rutas

Display en e-bikes
autor mtbpro Alfredo Partida
autor de las fotos Archivo

fecha03/04/2022


Los primeros modelos de e-bikes fueron presentados con grandes displays en los que ver el nivel de batería y datos de conducción. Esos display eran un claro chivato que te confirmaba que estabas frente a una bicicleta de pedaleo asistido… pero en 2015 Specialized presentó su nueva e-bike, la primera Turbo Levo con motor Brose que sorprendió a todos ya que no llevaba ningún tipo de display.

El ejemplo de Specialized Turbo Levo

En la marca de Morgan Hill apostaron por la conectividad creando la app Mission Control y dotando a su bicicleta de conectividad ANT+. Gracias a esta app, los usuarios podían cambiar los ajustes de los modos de conducción, grabar sus rutas, disponer de información detallada de la bici (como ciclos de carga, kilómetros totales) todo ello se integraba en una única app. Y, gracias a la conectividad ANT+, los datos de batería restante y modo de conducción se podían visionar en ciertos ciclocomputadores compatibles. Por tanto, no vieron necesario disponer de una pantalla en su e-bike.

Con la segunda generación de Turbo Levo cambió el módulo de control, mejorando su visibilidad al subirlo al tubo superior y siendo más completo. Disponía de 10 leds para conocer el nivel de batería y 3 luces para conocer el modo de empuje y ya se incluía de serie una botonera para cambiar de modo en el manillar. Además, mantenía la conectividad ANT+ de la anterior generación y la app Mission Control mejoraba pudiendo editar más parámetros y mejorando su conectividad.

De serie seguía sin montar display con pantalla como tal, aunque esta vez Specialized sí que tenía en el catálogo de accesorios un ligero display monocromo de 2 pulgadas en el que por ejemplo visualizar el porcentaje exacto de batería, potencia estimada, cadencia de pedaleo, kilómetros de la bici…etc. Pero el display no grababa ni guiaba rutas, por lo que tenías que llevar o bien otro dispositivo o el smartphone conectado.

La generación 3 de Specialized Turbo Levo mejoró su unidad de control TCU incorporando de serie una pequeña pantalla LCD en el tubo superior en la que puedes visualizar hasta 30 parámetros distintos en cuatro diferentes opciones por pantalla que podrás personalizar a tu gusto (modo de asistencia, hora, altura, velocidad, estado de la batería, distancia, desnivel, potencia, ritmo cardiaco, etc.).. Pero lo más interesante es que puedes editar los modos de conducción desde el display, es decir puedes hacer pequeños ajustes con los que podrás variar el porcentaje de asistencia, con incrementos o disminuciones en cada uno de los 3 modos. De esta manera no te hace falta conectar el teléfono móvil en ruta.

Así que como has visto, la marca americana ha pasado de no tener display a incluir uno de pequeño tamaño en sus e-bikes pero lo que no ha cambiado ha sido la conectividad y la evolución de su app Mission Control, su gran valor diferencial.

Las posibilidades de Shimano EP8

A principios de este año probamos la Orbea Rise H10 que sorprendentemente no lleva display al uso. Este modelo incorpora de serie el display Shimano EW-EN100 Junction que no es más que un código de dos luces que te marca el modo de asistencia y nivel de carga de batería. Es bastante útil, deja un cockpit despejado ya que se sitúa en un cable en el frontal de la bici. La luz del lado izquierdo es de color Azul en el modo Eco, Verde para Trail y Amarillo para Turbo. El led derecho informa sobre el nivel de batería, desde 100% a 21% en color verde, 20% a 5% restante en color rojo fijo y rojo parpadeante en valores inferiores. Además incluye un minúsculo botón para pasar entre modos, así que es la opción más simple que ha pasado por MTBpro.

Quizás demasiado minimalista, te preguntarás, pero gracias a la conectividad vía ANT+ podrás disponer de los datos de conducción y de la bici en tu ciclocomputador. Tales como porcentaje exacto de batería numérica, cadencia de pedaleo -algo importante en la Orbea Rise ya que su rango óptimo es de 70 a 90 rpm-, estimación de kilómetros restantes…etc.

Pero aún hay más porque Shimano ha desarrollado dos apps, e-tube project para editar desde el smartphone los modos de asistencia de los dos perfiles de conducción disponibles y e-Tube Ride para grabar tus rutas y otorgando un dato interesante, el tiempo que has estado en cada modo en ruta. Y como bonus track, Orbea dispone de una app nativa para el modelo Rise -Orbea Rise Toolbox- con el que disfrutar de datos de la bici hasta en smartwatches compatibles.

Display del Shimano EP8

Pero si no te convence este display tan minimalista, Orbea tiene disponible otro más clásico de serie en los modelos Rise H15 y Rise H30, el display Shimano SC-E7000. Es pequeño, con una pantalla de 1,6 pulgadas monocromo y respecto al nivel de batería te lo marca en 5 bloques, por lo que habrá veces que no sabrás si tienes un 22% o un 38% ya que los bloques van cayendo de 20% en 20%... En este sentido 5 bloques se nos antojan escasos, lo perfecto sería porcentaje exacto o 10 niveles, para tener mayor control del alcance de la batería. Pero por ejemplo si te mostrará datos de Di2, código de errores así como datos de conducción.

Shimano la verdad que tiene un buen catálogo de display para sus e-bikes, ya que adicionalmente tiene al modelo E8000 como el más avanzado y ya en color o el SC-E5003 más básico y sin conectividad.

Display en Bosch, los más clásicos

Bosch aporta una serie de displays estándar que son montados en las distintas marcas de e-bikes sin apenas modificaciones. La conectividad de la marca alemana ha sido su asignatura pendiente aunque como verás, los últimos display han evolucionado gratamente en ese sentido.

Display Bosch Purion

El más simple y pequeño es el denominado Purion. Este display con pantalla monocromática integra la botonera para cambiar de modo y se ubica en el lado izquierdo del manillar. Su visibilidad es buena y dispone de datos como nivel de batería (en 5 bloques) los kilómetros totales de la bici, velocidad, kilómetros recorridos parciales así como estimación de distancia con la batería restante. Pero no tiene ninguna conectividad así que no podrás conectarte a la bici para conocer ningún dato adicional ni editar modos. Tiene un puerto micro USB pero es para profesionales, para sacar en el taller un diagnóstico de tu e-bike y no podrás cargar ningún dispositivo. Es un display veterano, lleva varios años sin recibir modificaciones…

Otra opción “old school” que monta de serie algunas bicis con motores Bosch es el modelo Intuvia. Aquí la pantalla es más grande, su legibilidad es muy buena y normalmente lo encontramos en el centro del manillar. Su mayor particularidad es que es desmontable, si permite cargar dispositivos via micro usb pero no tienes guiado ni grabación de rutas. Cada vez lo vemos menos aunque se sigue montando en bicis de trekking o ciudad.

El display Kiox de Bosch es el más habitual y el que más ha evolucionado. En sus inicios era bastante básico, mostrando en su pantalla a color un porcentaje numérico de batería y datos de conducción. Pero este display se ha ido actualizando y ahora dispone de función de guiado de rutas, grabado de actividades y una buena conectividad con e-bike connect app, la app nativa de Bosch para e-bikes. Su gran déficit, es que no puedes editar los modos de conducción.

Display Bosch Kiox

Para ello, Bosch lanzó un display opcional que no se suele montar en bicicletas de serie, el display Nyon. Este robusto display a color de alta resolución de 3,2 pulgadas permite ajustar los modos de conducción de motores Bosch a través de la app nativa de Bosch. Pero se nos antoja algo caro si lo montas como extra, por encima de los 350 euros sin montaje.

El display más reciente de la marca alemana es el Kiox 300, una actualización que ya se encuentra disponible en los últimos motores Bosch Performance Line CX y que como su hermano Nyon si permite editar los modos de conducción a través de la app e-bike Flow.

Otras opciones

Hay otras motorizaciones como Fazua, que normalmente de serie no incorporan display (sólo 5 leds para nivel de batería en la botonera) pero sí conectividad ANT+. No para todos los ciclocomputadores, por ejemplo, tras la última actualización de Fazua, en Garmin sólo en determinados modelos más actuales como son el 530, 830 ó 1030 plus podrás visionar los datos de la bici.  En este caso  tienes que descargar una app nativa desde IQ e instalarla en tu dispositivo. Una vez conectado con la bici te mostrará la batería restante, modo de empuje a través de colores y aportación del motor.

Botonera de Fazua con LEDs indicadores

Los motores Yamaha han equipado un clásico display denominado SideSwitch con una pantalla de 1,7” en color azul que integra la botonera para el cambio de modos y que muestra datos sobre la ruta y bicicleta. Es un display también veterano, que dispone de un puerto mini USB, pero sólo útil para la realización de actualizaciones de software y chequeos. No puede utilizarse para la recarga de su Smartphone o para alimentar dispositivos con carga USB.

Pero han presentado un nuevo display -Interface X- con el que a través de códigos led te muestra la información relativa a la e-bike (nivel de batería y modo de conducción) y dispone de conectividad ANT+, por lo que será interesante poder probarlo próximamente.

Este año también hemos podido probar la MMR X-Beat con el motor e-bike Motion y que en este caso no disponía de display. La unidad de control era un único botón ubicado en el tubo superior con el que podías cambiar de modo así como saber el nivel de batería restante. Demasiado simple pero con conectividad ANT+ así que es una opción interesante para los amantes de los cockpit despejados.

Boton con LED del sistema e-bike Motion

¿Llevar mi Smartphone como display en el manillar?

Seré claro, para MTB, no. Hay muchas apps para smartphone que proporcionan datos “en directo” muy interesantes como eTube Ride, Mission Control o incluso Strava. Pero llevar un smartphone en el manillar es un riesgo -seguramente estamos hablando de un dispositivo caro- y fuente de distracciones, con entrada de Whatsapps, llamadas…etc. Además, una pantalla encendida durante la ruta en un smartphone consume mucha batería y solo faltara que tuvieras una avería o problema y no tuvieras batería para solicitar ayuda…

¿Es mejor llevar un display, un ciclocomputador GPS o un smartphone con App?

Si quieres llevarlo “conectado” vía bluetooth o ANT+ en el bolsillo o mochila, esto ya es otra cosa. Aquí si, podrás registrar tus rutas, saber consumo real de batería, % de ayuda, tiempo en cada modo…etc. bien en alguna parada o al final de la ruta. Hay algunas apps muy completas en este sentido aunque ten cuidado también con el consumo de batería si el smartphone va conectado vía bluetooth y con la localización activada durante largos periodos de tiempo.

Entonces ¿Display si o no?

Va a depender mucho del tipo de rutas que hagas y del nivel de detalle en los datos que quieras tener en marcha. Las ventajas de equipar un display en tu e-bike son las de poder ver el nivel de batería restante, el modo de conducción en el que vas circulando y dependiendo del display elegido podrás grabar o seguir rutas, saber los kilómetros totales de la bici, estimación de kilómetros con la batería, aviso de averías…etc. Así probablemente no dependas de conectar el móvil, ya que el display te dará la información que necesitas.

Por el contrario, si el display no tiene estas funciones (sobre todo el guiado de rutas) deberás recurrir a una “doble pantalla” que no es más que llevar un ciclocomputador como GPS y el display de la bici. Para mi esto es engorroso porque muchos datos de conducción los llevarás por duplicado y algunas veces no coinciden, por lo que no será muy útil.

Además los display con botonera integrada (como el Purion de Bosch o el Shimano SC-E5003) son muy básicos y si la bici no tiene conectividad no es un gran valor añadido que lleven display.

También, equipar el display tiene más riesgo en caso de caída y pueda sufrir daños, un display nativo de bicicleta tiene un arreglo caro y hay pocos protectores que hagan eficientemente su trabajo.

En muchas bicis no tendrás opción, la e-bike que quieres viene equipada de serie con un display X y no es posible cambiarlo pero en caso de duda de modelos o en las que sí puedes elegir es importante que escojas aquel que se adapta mejor a tus rutas.

Como has visto, el display está muy relacionado con la conectividad y mi recomendación es que si la bici tiene buena conectividad, como es ANT+, no es necesario llevar display, podrás aglutinar los datos en un solo dispositivo, un ciclocomputador. Y gracias a las apps que cada vez más marcas disponen, almacenar todo tipo de estadísticas para mejorar tu rendimiento.

Sin embargo, si la bicicleta no dispone de conectividad, estaría bien tener un display que nos muestre el nivel de batería -preferiblemente que sea numérico o si es por barra de leds cuantas más mejor-, y modo de empuje seleccionado entre otros datos de conducción.

Más sobre: