Merida Big Nine 6000

Merida Big Nine 6000

Merida se propuso hacer una bicicleta capaz de competir en los circuitos de XC y en largas jornadas de maratón con las mismas garantías, y con la Big Nine lo consiguió. La nueva bici de Merida es una gran opción para los amantes de las bicis rígidas que busquen una bicicleta polivalente y completa con un punto agresivo que sirva para los días más difíciles y competitivos e incluso, por qué no, para probar en las carreras.

Texto:
J. Daniel Hernández
Fotos:
Javier Martínez
Publicado el 22/02/2018
Merida Big Nine 6000
Cuadro muy cómodo y manejable. Geometría exigente y divertida. Montaje equilibrado
Ruedas un poco pesadas

Merida lleva bastantes años en lo alto del ciclismo profesional, tanto en carretera como en MTB, donde ha sido una de las referencias de este siglo con el equipo Multivan Merida a la cabeza (16 años de existencia del equipo profesional que acabaron el 31 de diciembre de 2016). Durante esos años hemos asistido, entre otras cosas, a los mejores éxitos de José Antonio Hermida, nuestro biker más internacional, a lomos de una Merida.

Esto, en realidad, no deja de ser un reflejo de lo que Merida significa como marca, una de las grandes. De hecho, es uno de los principales fabricantes (también se encargan de la fabricación de cuadros para otras marcas) del mercado. Y toda esta información en realidad es de dominio público y de sobra conocida. Sin embargo, tiene un sentido que la mencione lo primero y es que, cuando te toca probar una Merida Big Nine ya sabes a lo que te expones.

La Merida Big Nine es la MTB rígida de fibra de carbono diseñada por la marca taiwanesa para el XC y XCM, sí, para largas distancias también, ya que gracias a la tecnología Flex Stay resulta bastante cómoda y absorbente para ser una «hardtail». Su geometría es exigente y manejable, volcada en ofrecer un control absoluto en todas las situaciones.

El alma de la nueva Merida Big Nine

Como no podía ser de otra forma, el cuadro es el alma de la nueva Merida Big Nine. Dentro de la gama de fibra de carbono hay dos opciones, el tope de gama Superlite CF5, con fibras más rígidas y ligeras y el que nos ocupa, Lite CF3, con fibras más accesibles y algo menos ligeras. Otra de las diferencias entre el cuadro CF5 y el CF3 es que el primero sólo es compatible con sistemas monoplato, mientras que el CF3 puede utilizar un doble plato ya que cuenta con anclaje para el desviador delantero y salida de cables.

La geometría y las formas de los tubos son iguales en ambos casos, derivan del diseño aerodinámico de las bicis de carretera (especialmente de la Merida Scultura, que es el modelo escalador) y la geometría también es la misma en toda la gama Big Nine. La principal diferencia entre el cuadro CF5 y el CF3 es el peso, con poco más de 900 g para el CF5 y 1,35 kg para el CF3, una cifra bastante reseñable para un cuadro de MTB. De hecho, el peso final del conjunto de esta Merida Big Nine 6000 es de 10, 5 kg, una cifra que se puede situar por debajo de los 10 kg con relativa facilidad.

Otra de las diferencias es que las cifras de la CF5 ofrecen un plus de rigidez en detrimento de la mayor capacidad de absorción de las CF3. No obstante, gracias a detalles como los ejes boost en ambas ruedas o el pedalier PressFit BB92, la nueva Merida Big Nine 6000 va sobrada de rigidez lateral para el uso al que le daría cualquier usuario, incluso de nivel avanzado, y peso medio. Otros detalles que incluye este cuadro es el cableado interno, compatible con transmisiones electrónicas Di2, el montaje de sistemas de doble plato con desviador y las denominadas Smart Entry, entradas para el cableado intercambiables y adaptables a todo tipo de cables (mecánicos, hidráulicos, eléctricos…) utilizados en ciclismo.

Merida ha aprovechado todo el desarrollo de sus bicis de carretera para mejorar la nueva Merida Big nine

Pero si algo hay que destacar de este cuadro es la tecnología Flex Stay, en la que vainas y tirantes han sido desarrollados con una forma especial para favorecer la absorción de vibraciones y mejorar el confort. Realmente es algo que se nota cuando montas en la nueva Merida Big Nine, el rodar es más suave y cómodo del que se espera en una rígida, así como la absorción de baches y recepción de saltos.

Esto también se traduce, sin olvidarnos de que hablamos de una hardtail, en una gran capacidad para mantener la rueda trasera pegada al suelo, lo que ofrece un plus de tracción cuando nos ponemos de pie en terrenos sueltos que con otras rígidas, independientemente de las cubiertas que montemos, no tendríamos.

La ubicación de la pinza del freno trasero, que se ancla en la vaina y el tirante, logra repartir las tensiones de la frenada en más puntos, evitando torsiones de la rueda o que lleguen las vibraciones al frenar a la tija del sillín.

Montaje muy capaz y fiable 

La Merida Big Nine 6000 que me ha tocado probar se sitúa, por precio, en un escalón intermedio dentro de la familia Big Nine de fibra de carbono. Su PVP de tarifa es de 2.699 € e incluye algunos elementos que la hacen muy atractiva, como el grupo Sram GX Eagle de 1x12, el grupo monoplato de 12 velocidades que se está convirtiendo en el gran dominador del mercado en este rango.

También unos frenos fiables y potentes Shimano SLX (con disco delantero de 180 mm y trasero de 160 mm), un juego de frenos que muy poco tiene que envidiar en cuanto a potencia y capacidad de frenada a sus hermanos mayores XT y XTR. O la «nueva» horquilla Fox 32 Rhythm, que se ha convertido en la nueva referencia de la marca americana al aunar un precio contenido con unas prestaciones dignas de una gama superior y una sencillez de regulación y uso que la hacen ideal para la gran mayoría de usuarios que no piensa en la competición.

Del resto del montaje se encarga la propia Merida, con un manillar y una potencia en aluminio, al igual que sucede con las ruedas (con ejes boost en ambas). La elección de las medidas en la potencia y el manillar me ha parecido muy acertada, ya que te permite adoptar una posición bastante agresiva sin que por ello se acabe convirtiendo en una tortura para la espalda. Además, favorece bastante el control en los descensos y zonas técnicas y reviradas.

Algo que destaca en el cuadro Big Nine es la tecnología Flex stay, en la que vainas y tirantes se han desarrollado para favorecer la absorción vertical de vibraciones

Un último aspecto a destacar en el montaje son los neumáticos Maxxis Ikon de 29x2,2”, muy rodadores, rápidos y apropiados para terreno seco y un poco suelto. El perfil de su balón queda muy redondeado, de hecho, visualmente parecen más finos del 2.,2 que viene marcado en la carcasa, con un taqueado muy uniforme. El agarre en terreno seco es muy bueno, no tanto en suelo mojado por el pequeño tamaño de sus tacos. El peso es de 580 g cada uno de ellos y el único pero es que no son tubelizables.

Es hora de ponerse en marcha con la Merida Big Nine

 

Merida Big Nine 6000

Cuando te pones a pedalear con la nueva Merida Big Nine salen a relucir dos aspectos que, en teoría, pueden resultar contrapuestos, pero que en marcha se combinan para ofrecer una sensación de plenitud. Por un lado el nuevo modelo que Merida ha desarrollado es una máquina competitiva de XC, con ángulos y formas agresivas que invitan a exprimirte al máximo, a afrontar cada cuesta con todas nuestras fuerzas sin reservarnos un vatio de potencia.

Por otro lado el gran trabajo hecho en el triángulo trasero la dota de bastante confort (muy por encima de la media de las bicicletas hardtail) y que la posición de conducción, con una postura de control, la hacen muy manejable. Como te digo, son cuestiones teóricamente contradictorias ya que las geometrías agresivas no suelen ser cómodas, pero en la nueva Merida Big Nine sí.

Quizá sea por una confluencia mucho mayor de factores, como que pese a tratarse de una MTB rígida cuando afrontamos zonas complicadas las podemos salvar de una forma más sencilla y cómoda, lo que nos permite llegar más descansados al siguiente desnivel. O porque esa constante posición de ataque que adoptamos nos ayude a llegar más rápido a la cima… O que el control bajando es absoluto, con una buena maniobrabilidad y ligereza suficiente para manejar la bicicleta de forma rápida y sencilla.

La cuestión es que la nueva Merida Big Nine 6000 se postula como una bicicleta cómoda y polivalente, perfectamente válida para un gran número de bikers que, sin llegar a tener la competición en mente, sí que apuesten por un MTB algo más exigente, en el que el desnivel positivo es el protagonista. Incluso para los amantes de las largas jornadas maratonianas, en las que exprimirse al máximo no está reñido con buscar cierto confort que alivie el paso de los kilómetros. La nueva Merida Big Nine no es una doble, pero es ligera, muy rodadora y cómoda.

La nueva Merida Big Nine 6000 se postula como una bicicleta cómoda y polivalente, perfectamente válida para un gran número de bikers

En ese sentido la apuesta por un sistema monoplato con un rango tan amplio detrás como el 11-46 y el plato de 32 dientes es una clara declaración de intenciones. Te va a exigir, pero con ella se puede ir muy rápido. El resto del montaje de la Big Nine 6000 será más que suficiente para la gran mayoría de usuarios, también la horquilla Fox Rhythm, cuyas prestaciones me han sorprendido gratamente y me ha parecido muy sencilla de ajustar a mi gusto y preferencias.

Quien quiera rebajar la cifra de la báscula de la nueva Merida Big Nine 6000 podrá hacerlo, basta con cambiar las ruedas por otras más ligeras y aquí ya podremos bajar fácilmente de los 10 kg si es nuestro objetivo. Añadir componentes de carbono en manillar tija y potencia también ayudará, pero es más fácil hacerlo en las ruedas.

En resumen: la cuadratura del círculo en forma de MTB

¿Quieres una MTB rígida que sea cómoda pero no una bici de paseo, sino que tenga un punto canalla y agresivo? La nueva Merida Big Nine puede ser tu respuesta. ¿Te gustan las pruebas y rutas tipo maratón, con grandes acumulaciones de desnivel en forma de repechos e interminables subidas? La nueva Merida Big Nine sigue siendo una gran opción… y si además te gusta tener el control absoluto bajando, has encontrado la cuadratura del círculo.

Merida ha dado un paso de gigante con el último rediseño de sus bicicletas, y la nueva Merida Big Nine se ha beneficiado del trabajo realizado en otro de sus grandes estandartes, la Merida Scultura, la escaladora de carretera. Además de una gran capacidad de reacción se ha tenido en cuenta la aerodinámica a la hora de diseñar los tubos y se ha buscado mejorar sensiblemente la rigidez lateral manteniendo una gran capacidad de absorción vertical. Por eso, la nueva Big Nine de Merida es una gran opción para los amantes de las bicis rígidas que busquen una bicicleta polivalente y completa con un punto agresivo que sirva para los días más difíciles y competitivos e incluso, por qué no, para probar en las carreras.

Merida Big Nine 6000

Cosas de la familia Big Nine

La gama Big Nine cuenta con un amplio número de modelos en fibra de carbono que se adaptan a todos los bolsillos. Desde los 6.999 € del modelo Team y Big Nine 9000, ambas con un montaje digno de las pruebas de Copa del Mundo, hasta los 1.799 € de la Big Nine 3000, la más económica en fibra. Los dos modelos superiores utilizan el exclusivo cuadro CF5, el tope de gama absoluto y reservado para los modelos de competición.

Dentro de la familia de Big Nine en aluminio existe una versión muy especial, la Big Nine Limited (1.499 €), con cuadro de aluminio Prolite 6066 y una geometría y formas calcadas a las de la Merida Big Nine de carbono. El resto de versiones de aluminio son más económicas y menos agresivas, con una geometría más cómoda y unos precios que van desde los 519 € hasta los 1.099 €.

Merida Big Nine Team | 6.999 €

Merida Big Nine 9000 | 6.999 €

Merida Big Nine 7000 | 3.299 €

Merida Big Nine 6000 | 2.699 €

Merida Big Nine 5000 | 2.499 €

Merida Big Nine 3000 | 1.799 €

Merida Big Nine Limited | 1.499 €

Detalles de la bici

Merida Big Nine 6000 - Horquilla

La horquilla Fox 32 Rhythm Performance se ha convertido en una de las opciones mayoritarias en el mercado OEM (Original Equipment Manufacturer) y lo hace por una serie de motivos entre los que destacan unas grandes prestaciones dadas por los cartuchos Fox Fit Grip de aire y aceite, el bloqueo remoto con mando en el manillar y una gran sencillez para el ajuste del sag y del rebote.

Además, otra cosa por la que muchas marcas la están eligiendo en sus montajes es porque el peso no se dispara y permite contener la cifra total de la bicicleta, siendo de 1,7 kg para la versión 32 con 100 mm y eje delantero boost. Por último, con esta horquilla podremos montar una rueda de 27,5+ si queremos.

Merida Big Nine 6000 - Cuadro

El cuadro de la nueva Merida Big Nine ha sido fruto de años de desarrollo y se ha beneficiado de las mejoras introducidas en la Scultura de carretera. La geometría y formas se rediseñaron buscando un mayor compromiso entre rigidez, capacidad escaladora y aerodinámica. Sí, aunque hablemos de cuadros de MTB se ha aprovechado el trabajo aerodinámico hecho para ahorrar energía a la hora de rodar.

También se ha buscado una geometría agresiva pero efectiva, con una posición de conducción que permita tener un buen control en las bajadas y en las zonas reviradas. La tecnología Flex Stay le otorga un plus de comodidad al rodar que la convierten en una aliada excelente para las largas jornadas sobre el sillín. Los cuadros Big Nine con fibras de carbono CF3 declaran un peso de 1,35 kg, una cifra bastante destacable. Eso sí, los cuadros CF5 bajan del kilo.

Merida Big Nine 6000 - Mandos

La propia Merida es la encargada de firmar la mayor parte de los componentes de esta Big Nine 6000. Para el manillar se ha recurrido a uno plano de aluminio y 730 mm de anchura con un ligero retroceso de las puntas a 10º para favorecer el agarre y la conducción en los descensos.

La potencia es también de aluminio con 90 mm de longitud (en talla M) y una inclinación negativa de 17º que sirve para adoptar una posición más agresiva, de ataque, con el peso inclinado sobre la rueda delantera y aprovechando mejor los beneficios de un manillar ancho.

Merida Big Nine 6000 - Neumáticos

Los neumáticos Maxxis Ikon son unos neumáticos claramente rodadores que van muy en consonancia del espíritu de la Big Nine: son rápidos, ligeros y con una buena capacidad de tracción para acelerar como un cohete.

Sin embargo, son unos neumáticos prácticamente reservados a la competición, en ellos se ha buscado que la resistencia a la rodadura se la mínima posible y por ello, a pesar de la medida 2,20”, son finos, con un balón muy redondeado y un taqueado muy bajo que es un poco comprometido para terrenos húmedos.

No obstante, el verdadero pero que tienen es que en la versión más básica (plegable) que viene en la Big Nine 6000 no son tubelizables, mientras que las llantas WTB sí.

Merida Big Nine 6000 - Transmisión

Nuevamente nos encontramos con el grupo Sram GX Eagle, el monoplato 1x12 que está copando buena parte del mercado. De hecho, las últimas bicis que he probado lo llevan, y es que su funcionamiento, coste y las 12 coronas detrás lo convierten en una opción muy atractiva.

El salto en el casete 10-50 es gradual y con un buen escalado, ofreciendo un amplio rango de uso. El plato de 32 dientes va muy acorde al espíritu de la Big Nine, un punto exigente y pensado para rodar muy rápido, en llano, subiendo… y, ¿por qué no?, bajando.

Merida Big Nine 6000 - Frenos

Para la frenada se ha recurrido a Shimano, con la gama SLX y discos de 180 y 160 mm. El funcionamiento es impecable, quizá no tenga la misma mordiente que su hermano XT, pero aun así es perfectamente válido para el amplio espectro de usuarios de la Big Nine 6000.

La maneta es fácilmente regulable en su alcance hacia el manillar, por lo que podemos adaptarlas a cualquier tamaño de mano. En anclaje de la pinza trasera, entre la vaina y el tirante, está muy bien resuelto, protegiendo completamente la pinza de posibles objetos (ramas, piedras…) y pensado para mitigar las vibraciones que se provocan al frenar y que pueden llegar al pedalier o al tubo del sillín.

Ficha Técnica

Cuadro

Fibra de carbono CF3

Horquilla

Fox 32 Rhythm Performance 100 mm

Amortiguador

-

Pedalier

Sram PF GXP

Desviador

-

Casete

Sram XG 1275 Eagle 10-50

Cambio

Sram GX Eagle

Mandos

Sram GX Eagle

Cadena

Sram GX Eagle

Frenos

Shimano SLX 180/160 mm

Dirección

FSA ZS3

Potencia

Merida Expert CC -17º 90 mm

Manillar

Merida Experc CC 720 mm Flat

Sillín

Prologo Scratch

Tija de sillín

Merida Carbon Expert SBO 30,9 mm

Pedales

-

Bujes

Merida Expert CC

Llantas

Merida Expert CC

Cubiertas

Maxxis Ikon 29x2.2

Tallas

15 / 17 / 19 / 21 / 23

Peso

10,5 kg (talla 17 sin pedales)

Precio

2.699 €

Encuentra más contenidos

Formulario de búsqueda

Texto:

J. Daniel Hernández

Fotos:

Javier Martínez

Publicado el 22/02/2018

Etiquetas: