SCOTT Spark 900 PRO

SCOTT Spark 900 PRO

¿Ha hecho grande Nino Schurter a la Scott Spark RC o sin ella el suizo no podría haberse convertido en la leyenda que es hoy? Tras haberla probado con dureza, la conclusión es que se han juntado el fuego con la pólvora, es decir, una mezcla explosiva, un corredor único que no para batir sus propios récords junto a una máquina que reinventa todo lo creíamos saber sobre lo que se puede llegar a hacer con una bici de XC.

Texto:
Antonio del Pino
Fotos:
David Agüero
Publicado el 09/08/2019
SCOTT Spark 900 PRO
El sistema de control de las suspensiones Twin Lock y la adaptación específica del amortiguador y la horquilla para trabajar con él, hacen de la Spark RC una pura sangre de rally con una capacidad técnica diferenciadora.
Una bici de este perfil es una opción extraordinaria para pruebas por etapas y maratón donde la improvisación técnica juega un papel clave. Sin embargo, sólo admite instalar un portabidón y eso es todo un inconveniente para citas con poca asistencia.

Seamos realistas, si en un cara a cara de los que vemos en Red Bull TV, a Mathieu van der Poel le diéramos la Scott Spark RC de Nino, a este la Epic de Gaze, que a su vez llevaría la Canyon del holandés… obviamente cada una ajustada a sus cotas y necesidades particulares, posiblemente en meta veríamos el mismo resultado. Sin embargo, sí que presenciaríamos una carrera distinta porque al que le tocara la SCOTT, dado que todos son física y técnicamente unos superdotados, al que compitiera con la Scott Spark RC le veríamos jugando a sacar de punto al resto en los “rock gardens” más terroríficos del circuito mundial tal y como se exhibe Nino en cada carrera.

¿Por qué entonces no hacen lo mismo con la SCOTT Spark RC sus compañeros de equipo Lars Forster o Andri Frischknecht? Pues, salvando el universo de distancia, por el mismo motivo que yo tampoco puedo hacerlo, quiero decir, porque no tenemos el mismo nivel. Sin embargo sí hay un gran cambio común en todos los bikers que montan con una Scott Spark RC respecto a otra bici de XC, y es que el nivel de confianza y seguridad se eleva de tal modo que, sepas lo que sepas hacer, sale con plena seguridad y no de forma esporádica como sucede con otras bicis de rally en las que la inspiración, el estado del terreno o la orientación de las estrellas… son factores que condicionan poder desplegar las mejores capacidades técnicas de uno mismo.

SCOTT Spark 900 PRO

Es justo empezar así de fuerte, del mismo modo que el compacto Schurter se suele aplicar en las salidas de cada prueba. De todos modos, hay mucho más que matizar, no vaya a ser que cualquiera que se compre una Scott Spark RC piense que va a empezar a trepar por trialeras imposibles a 1.400 vatios o empalmar saltos dobles con una bici de rally, volando con un table top perfecto por arte de magia. Eso, se sabe o no se sabe hacer, se mejora con la práctica, aunque hay algo innato en todo ello, pero también es cierto que, si hay una bici de XC con la que se haga mejor que con ninguna otra, es con la Scott Spark RC.

SCOTT Spark 900 PRO

Medidas maestras de la SCOTT Spark

Después de esta arrancada basada en sensaciones, hay que traducir a datos el porqué de todo esto. Hay tres conceptos con los que debes quedarte si quieres entender bien a la Scott Spark RC: geometría, concepto de bloqueo con control del recorrido y el sistema de suspensión, porque son los que la hacen realmente especial.

Empecemos por la particular geometría de la Scott Spark RC. ¿Por qué va tan pegada al suelo? ¿Por qué se salta tan sumamente bien con ella? ¿Por qué no se levanta de delante ni en las pendientes más brutales? Si la comparamos con sus rivales directas, lo primero que llama la atención es el ángulo de dirección. La Spark RC ha roto la convención técnica establecida en la nuevas bicis de moderno de los 69,5º con los que van anguladas las horquillas de bicis como la Epic o la Scalpel para tumbarla en la Spark RC no unas décimas de grado, sino un grado entero. A 68,5º hace que la horquilla sea más activa y estable en todas las circunstancias, en descenso de forma muy evidente, ya que el neumático delantero apoya con una superficie lateral más amplia y estable en las tumbadas.

SCOTT Spark 900 PRO

En definitiva, aunque sea algo más perezosa en el balanceo al pedalear de pie o pausada en el cambio de dirección cuando vas sentado en las subidas más lentas, en conjunto y en un sentido práctico, todo esto se aprovecha de continuo para darle a la bici más velocidad real, básicamente porque no pide tocar tanto el freno ya que las líneas en las trazadas, hacia arriba, en llano y, por supuesto, bajando, son muy limpias y suaves.…Y ahí hay un montón de segundos ganados al reloj que juntos suman minutos tras un par de horas de pedaleo intenso por terrenos complicados en una bici que pide agresividad en la conducción y esto, es algo que al final a todo el que lo prueba le agrada, sepa verbalizar esta sensación o no.

A todo esto, el tubo horizontal es, por poner algunos ejemplos, casi 1 centímetro más largo que en una Epic o casi 1,5 cm más que en la nueva Oiz. Esto le otorga un espacio vital muy amplio sobre el cuadro para repartir el peso hacia una rueda u otra con mucho margen de maniobra. En las vainas sí han seguido la tendencia actual de medida corta, 43,5 cm, por eso se mueve muy bien en el aire y, aunque la distancia total entre ejes la consoliden como una de las más largas del pelotón con un centímetro y pico más de extra frente a otras bicis equiparables, se coloca bien de atrás tirando de los pedales en las curvas más cerradas.

SCOTT Spark 900 PRO

Sin embargo, hay algo más elemental que todo esto en la Spark RC, algo que la hace que vaya tan pegada al suelo, que marca la diferencia en esos pasos verticales con tres escalones seguidos y, cuando otros salen volando de cabeza, con la Spark RC pasas rozando sólo el freno trasero casi sin necesidad de echarte del todo hacia atrás y con los brazos aun sin estirar del todo. Para saber por qué sucede esto no hay que mirar tabla alguna, primero porque se nota y lo segundo porque se puede ver en las bielas, porque tras tres semanas de uso diario, hasta que me he acostumbrado a la particularidad en cuestión, he machacado a golpes la cabeza de las bielas Race Face Next de carbono que equipa esta versión RC 900 PRO.

Sí, con la altura del pedalier en la Spark RC han ido al límite a 319,5 mm de altura sin comprimir el sistema de suspensión, frente los 332,2 mm de la Epic, que ya es bajo, los 327,7 mm de una Oiz con la que también han ido bien abajo, o los correctos 334 mm de una Scalpel, que la dejan dar pedales sin problema incluso ante obstáculos considerables. El caso es que esta línea de pedalier tan bajo, efectivamente, cuando llevas las bielas en horizontal y más aún cuando puedes ir comprimiendo la bici contra el suelo con la biela opuesta a la dirección de giro, que es lo más natural… No hay bici de rally que en el paso de curva o buscando la estabilidad en las trialeras más brutales, se pueda comparar a la Scott Spark RC.

Bielas Race Face NEXT de carbono

El precio es que hay que reaprender a dar pedales en los tramos más pedregosos en los que te cuelas entre dos obstáculos y arrancas a pedalear entre ellos porque lo más probable, si no tratas de esquivarlos cuando la biela está abajo, es que des con el pedal o con la cabeza de la biela. No es algo dramático ni mucho menos, está dentro de la lógica, con los kilómetros reajustas las distancias y personalmente lo doy por muy bueno a cambio del beneficio dinámico conseguido, pero en el caso de la Scott Spark RC merece la pena invertir en unos protectores de goma para la cabeza de las bielas que no vienen de serie.

SCOTT Spark 900 PRO en acción

Flota, agarra y vuela

A veces podría parecer casi ofensivo que una cosa tan pequeña se lleve el protagonismo de un proyecto faraónico y tan complejo como fue el desarrollo de la plataforma Spark RC, pero es que en realidad lo merece. Estoy hablando del mando de bloqueo Twin Lock con posición intermedia de bloqueo porque el hecho de tener una opción intermedia en el nivel de actuación de sus suspensiones, no sólo hizo que la Spark RC se ganara una cuota de mercado importante ya desde su lanzamiento, sino que su mando ha traspaso las fronteras de SCOTT para llegar a estar presente en muchas otras bici de la competencia, en las que cantidad de usuarios finales con amortiguadores y horquilla con bloqueo de acción mecánica han invertido una centena de euros en adquirir el bloqueo de SCOTT para ver cómo sus bicis adquirían el punto dinámico de excelencia de esa regulación intermedia, que con sólo abierto o cerrado no se alcanzaba.

Tecnología NUDE de SCOTT en la Spark

Lo mejor de todo es que además este sistema de bloqueo con posición intermedia no sólo ofrece la posibilidad de tener ese punto perfecto en el que las suspensiones dejan de balancear ante las inercias del pedaleo ejercidas por el propio cuerpo, pero al tiempo permanecen activas para filtrar “lo gordo”. Lo mejor es que al poder ajustar de forma independiente los diales de tensión de los cables de la horquilla y el amortiguador por separado, puedes elegir qué tipo de regulación intermedia quieres. En mi caso particular, en abierto me gusta que la bici sea lo más doble posible, abierta al máximo para que la Spark RC exprese en plenitud con sus 100 mm de recorrido reales su superior potencial para las bajadas.

Tecnología NUDE de SCOTT en la Spark

En la posición intermedia, en la que teóricamente entrega 70 mm, en función del reglaje personal, me gusta que sea rápida para los tramos de pedaleo técnico, es decir, algo activa de atrás (digamos softail) con algo más de actividad delante para tener buena adherencia en la rueda delantera y ya, cuando pulsas hasta el fondo, en la acción de bloqueo total, que ambas suspensiones se queden congeladas entramos de asfalto o pista bien pisada… Algo que realidad no pasa nunca porque, si te fijas, algo siempre actúan si reciben impactos de intensidad alta incluso yendo bloqueado, lo que hace que sea algo bueno en casos de despiste. Entre mis gustos y los contrariamente opuestos, todo es posible y eso, eso es genial.

SCOTT Spark 900 PRO en acción

La clave del sistema

No voy a malgastar una letra en replicar como un papagayo las tecnologías que SCOTT explica a la perfección en su propia web. Creo que mi obligación es bajar a términos de experiencia cómo actúa el sistema de suspensión de la Scott Spark RC. Yo también leo pruebas de otros compañeros de profesión y no me puedo creer que alguien pueda tachar al sistema de la Spark de ser ¿lineal?... Sólo hay que mirar la goma del amortiguador tras una salida para darse cuenta de que eso no es para nada así, porque incluso llevando el amortiguador un poco bajo de presión es difícil lograr que el testigo llegue al fondo de la carrera del amortiguador.

SCOTT Spark 900 PRO en acción

La pequeña bieleta que comunica el basculante trasero, a medida que el sistema se comprime, reduce la carga de trabajo hacia el amortiguador de forma magistral, permitiendo que sea muy activa en la parte inicial, bastante estable en la parte intermedia y que sólo se acerque a su límite en recepciones de saltos que ya rocen el estilo del enduro, gestionando 100 mm a un nivel superior que hace que parezcan mucho más.

Por ese motivo y por su geometría para uso agresivo, cuesta tan poco hacer saltar de forma extraordinaria a la Scott Spark RC, porque si llevas el rebote abierto a un nivel medio, que es lo ideal para esta bici, el retorno de la suspensión trasera permite que superes obstáculos bastante grandes y eleves la bici de forma inaudita en una bici de rally.

SCOTT Spark 900 PRO en acción

Este sistema, regulado con un SAG aproximado del 20-25%, hace que la bici vaya pegada al suelo como una lapa en terrenos abruptos y que, incluso abierta del todo, contamine muy poco la efectividad del pedaleo. Como decía antes y creo que todos estamos de acuerdo, Nino Schurter es el corredor de élite técnicamente más talentoso y fino del pelotón profesional, algo de por si extraordinario, pero que después de probar esta versión RC 900 PRO, estoy seguro de que está potenciado por una bici que se adecúa a la perfección a sus capacidades innatas, llevadas por supuesto al máximo nivel tras muchos los años de dedicación plena, como ha hecho Scott con esta fascinante Scott Spark RC.

SCOTT Spark 900 PRO en acción

Cosas de familia de SCOTT Spark RC

Estamos orgullosos de haber elegido el modelo 900 Pro de la Scott Spark RC para este test. Podríamos haber seleccionado la unidad que quisiéramos, con la World Cup de 6.299 € y SL de 11.000 € por encima en la gama, pero esta versión PRO de 4.999 € con un salto de precio más razonable respecto a la Team de 3.899 €, es la ideal para tener toda una Spark RC de carbono con todos los medios, es el modelo más equilibrado en fiabilidad, precio y rendimiento de la gama. Muy recomendable para quien busque la versión más inteligente con las más altas prestaciones de la plataforma Spark RC. Con cambio XTR, bielas Race Face de carbono, tija de carbono, llantas de aluminio, bujes DT Swiss, llantas de aluminio y unos ultra eficaces frenos XT con disco delantero de 180 mm, ofrece lo que esperábamos sobre el papel: un precio adecuado para obtener un rendimiento de elite sobre un montaje blindado para conquistar sin limitación alguna el reto más ambicioso, sea el que sea.

SCOTT Spark RC 900 SL

Scott Spark RC 900 SL | 11.000 €

SCOTT Spark RC 900 World Cup

Scott Spark RC 900 World Cup | 6.299 €

SCOTT Spark RC 900 PRO

Scott Spark RC 900 Pro | 4.999 €

 Spark RC 900 Team

Scott Spark RC 900 Team | 3.899 €

Detalles de la bici

Mando TwinLoc de la SCOTT Spark

El TwinLoc no sólo es el mando de bloqueo mejor ejecutado del mercado por una marca de bicis que ha dado una lección a las propias marcas de suspensiones. Este prodigioso control de las suspensiones permite que obtengas en todos los terrenos la bici que necesitas con total precisión, añadiendo la posibilidad de configurar la bici a las necesidades y preferencias particulares de cada deportista.

Cuadro de la SCOTT Spark 900

El cuadro del modelo testado 900 Pro no lamina el carbono HMX de las versiones WC o SL, ni falta que le hace. La versión de carbono HMF de esta unidad es sólido, ligero y fiable al límite, para una bici que no da un ruido y que está capacitada para soportar el trato más agresivo que las propias características dinámicas de las Spark RC invitan a imprimir.

La Spark RC, aunque ofrece regulación de altura para el portabidón del tubo diagonal, no ofrece la posibilidad de instalar un segundo protabidón más allá de solucionarlo acoplando uno en la parte posterior de la tija, que añadiría peso en un punto alto de la bici. Con el sistema de suspensión actual, tampoco encontramos mucha solución al respecto.

Nuevo Shimano XTR en la SCOTT Spark

El nuevo Shimano XTR RD-M9100 SGS Shadow Plus de 12 velocidades representa la mayor suavidad y precisión disponible del mercado. El mando se controla con un nivel de presión ideal, con un poco de recorrido amortiguado que no provoque cambios indeseados por los impactos, con un grip texturizado de los pulsadores fantástico. El cambio es silencioso, cierto es que no admite desajustes excesivos, pero en definitiva hace su trabajo como ningún otro y al nivel de la marca y la gama al que representa, con un rango de desarrollos, ahora sí con el 10-51, perfecto, que tal vez para los más “machacas” el plato de 32 se quede corto a alta velocidad en pro de un 34 o 36.

DT Swiss X1700 Spline con Maxxis Rekon Race

Si hay una cosa que un corredor no quiere después de prepararse duro, es que la bici la bici falle. Las llantas de aluminio resisten carros y carretas, asumen muchos fallos sin riego de quebrarse como el carbono, con un abollón a lo sumo en caso de que se te haya ido la mano. La opción de montar el juego de DT Swiss X1700 Spline CL con llantas de garganta interna de 25 calzadas con Maxxis Rekon Race 2.35” TR EXO es ideal, pero dado que la Spark RC es una bajadora nata, al menos en el neumático trasero, recomendamos montar un foam de protección para poder sacarle el 100% de su capacidad reduciendo el riesgo de pinchazo.

Frenos Shimano XT en la SCOTT Spark

El sello XT es sí mismo representa posiblemente al mejor grupo de la historia en valores de precio rendimiento, en gran medida por la calidad indiscutible e histórica de sus frenos, cosa de la que no pueden presumir algunas versiones pasadas de XTR. El disco delantero de 180 mm reduce la carga de trabajo exponencialmente y el trasero de 160 mm, en el caso de la Spark RC, monta un soporte de la pinza flotante que hace que la acción del basculante no se vea afectada en lo más mínimo por la acción del freno. El resultado es que además de que frenar con una potencia y modulación exquisitas, la suspensión trasera sigue activa sin compromiso alguno.

RockShox SID RL3 Air en la SCOTT Spark

De momento me he quedado con la inquietud de saber cómo iría la Spark RC con la horquilla FOX 32 SC Float Factory Air que equipa la lujosa versión SL, pero desde luego el comportamiento de la RockShox SID RL3 Air con el cartucho customizado para la Spark RC es sencillamente perfecto. Un sistema doble debe ofrecer el mismo comportamiento y rango de ajustes tanto detrás como delante y este sentido la horquilla elegida está hecha a imagen y semejanza de la Spark RC, con buena sensibilidad inicial, una progresividad total y rigidez de dirección perfecta para resistir lo que la Spark ofrece en conjunto.

Info



Peso

10,95 kg (talla L)

Precio

4.999 €

Más sobre:

Relacionados

Marine Cabirou baja por el circuito de DH de Champéry con su SCOTT Gambler haciendo que parezca fácil uno de los trazados más in
Marine Cabirou baja por el circuito de DH de Champéry con su SCOTT Gambler haciendo que parezca fácil uno de los trazados más in

Texto:

Antonio del Pino

Fotos:

David Agüero

Publicado el 09/08/2019

Etiquetas: