Nuevos discos de freno Galfer Shark para enduro y DH

Galfer presenta los nuevos Shark, un novedoso disco de alto rendimiento enfocado al mundo Gravity que ofrece más potencia de frenada, un comportamiento estable incluso en condiciones extremas, una importante rebaja en la temperatura de funcionamiento, un menor desgaste de las pastillas y un peso por debajo de sus competidores.

Autor MTBpro Iñaki Gavín, desde Granollers (Barcelona)
Autor de la foto Galfer

Fecha de la noticia11/04/2022


Hace unos días, justo antes del lanzamiento, nos desplazamos al cuartel general de Galfer, en Granollers, para conocer de primera mano los nuevos discos Shark. Los mas jóvenes, o los que aún no llevan mucho tiempo en el mundo de “las ruedas” quizá no sepan que Galfer es una compañía que lleva desde 1952 trabajando e innovando exclusivamente en el “universo de la fricción” para mejorar la frenada de todo tipo de vehículos. En los años 60 y 70 ya eran uno de los principales fabricantes de pastillas de freno para coches y motos. Hace algo más de 10 años Galfer dió el salto y comenzó a fabricar discos de freno y pastillas para bicis de montaña y poco tiempo después también para carretera y gravel. En la actualidad Galfer produce aproximadamente 2 millones de unidades de pastillas de bici y un millón de unidades de pastillas de moto al año.

Galfer Shark, ADN de competición

Tanto el nacimiento como el desarrollo del nuevo Galfer Shark tiene su origen en la competición. Aunque han sido casi dos años de diseño y desarrollo es a lo largo de la temporada 2021 cuando Galfer Bike empieza a probar los primeros prototipos de un nuevo disco de freno de 2 mm específico para las disciplinas más exigentes del mountain bike, el Enduro y el DH. Amaury Pierron y Thibaut Daprela, del equipo oficial Commençal Muc-Off, fueron los primeros en utilizarlos, evolucionarlos y mejorarlos a lo largo de las diferentes pruebas de la Copa del Mundo logrando varias victorias y podios así como el campeonato del mundo de DH con Myriam Nicole.

A finales del año 2021 y durante el principio del 2022 el disco evoluciona y se mejora de manera notable hasta su diseño definitivo gracias a las incorporaciones de Martin Maes (Orbea Fox Enduro Team) y de Alex Marín (IJ Racing) entre otros riders.

Principales características

Como ya hemos dicho el Disc Shark de Galfer ha sido diseñado para convertirse en el referente dentro del Enduro y Descenso. Por el momento está disponible en tres medidas, 180 mm, 203 mm y 223 mm, el grosor de 2 mm es común a los tres tamaños. En Galfer nos comentaron que en un futuro próximo la “familia” Disc Shark se ampliará con discos de menor diámetro y grosor (180 mm y 160 mm) enfocados hacia disciplinas más XC pero utilizando la misma tecnología Shark exclusiva de Galfer.

Al ver el nuevo disco posiblemente lo que más llama la atención son esas “aletas” interiores en forma de aleta de tiburón (de ahí el nombre de Shark) y la cantidad de perforaciones que hay en la pista de frenado. Uno de los objetivos prioritarios para Galfer ha sido lograr un disco que consiguiera trabajar a una temperatura inferior que el resto de sus competidores. Para que te hagas una idea, un disco Shark de 203 mm tiene 375 perforaciones además de contar con la tecnología Wave en la parte exterior. El resultado es un disco que ha conseguido rebajar la temperatura de trabajo hasta en un 30% con respecto a otros discos de gama alta presentes en nuestro mercado. Según las gráficas que pudimos ver existe una diferencia de más de 50 grados de temperatura frente a sus competidores.

Siguiendo con la pista de frenado, además de esas pequeñas perforaciones circulares, encontramos unas ventanas de mayor tamaño que ocupan casi todo el ancho de la banda de frenado. Gracias al diseño de estas ventanas transversales situadas en la pista de frenado del Shark se consigue mejorar la fricción, potenciar la mordida y que esta sea homogénea durante toda la frenada. Al mismo tiempo logran reducir la fatiga ya que requiere menor esfuerzo para frenar, esta mejora en datos numéricos se traduce entre un 5-10% más de potencia en condiciones normales. Un dato importante, durante la presentación, Ricard Bagés, ingeniero responsable del diseño del Shark, nos comentaba que gracias a este nuevo diseño se ha conseguido alargar la vida útil de las pastillas entre un 25 y un 45%.

En Galfer aseguran que la tecnología Disc Shark ha dado como resultado el disco de alto rendimiento más estable que jamás han construido. Esto se consigue gracias a la solidez y a la consistencia que le aporta estar construido en una sola pieza. La rigidez estructural es otro de los aspectos donde más han trabajado en la compañía catalana, el modelo de 180 mm cuenta con 6 brazos, el de 203 mm tiene 9 brazos y el de 223 mm lleva 12 brazos adaptando así la rigidez del disco en función de cada medida.

El Shark no llega al mercado con la intención de ser un disco más, el objetivo de Galfer es ofrecer un producto tope de gama para riders exigentes que buscan lo mejor para sus bicicletas de Enduro, descenso y eBikes. El proceso de fabricación del Shark no es por estampación sino por corte láser. Una de las principales ventajas de este sistema de fabricación es que permite evolucionar el producto según sus necesidades, la principal desventaja es el alto precio de fabricación que conlleva esta tecnología. Hacer un disco Shark con el corte por láser supone un proceso de 8 minutos de duración, un tiempo muchísimo más elevado si lo comparamos con cualquier otro disco de la misma marca que también se corte por láser y también muchísimo más costoso en que un disco estampado.

Las planchas de acero que se utilizan para su fabricación van a ser siempre de mayor sección, entre 2.2 y 2.5 mm, ya que una vez fabricados los discos se llevan a la zona de rectificado para que el acabado final sea perfecto. La pista de frenado cuenta con un tratamiento rugoso, ya visto en otros discos de la marca, y que tiene por objetivo aumentar y hacer más precisa la frenada. Como ya he comentado Galfer ha diseñado el Shark pensando en ofrecer el más alto rendimiento dentro del mundo “Gravity” es decir, Enduro y DH. Sin embargo pensando en la compatibilidad de uso con eBikes los discos Shark cuentan con la posibilidad de integrar el imán para el sensor de velocidad. El imán, fabricado y desarrollado por Galfer, se podrá adquirir por separado como un accesorio más. Habrá disponibles tres tipos de imanes en función del anclaje, de la ubicación o del tipo de motor.

Por último comentar que a pesar de sus 2 mm de grosor y su sólida estructura el Galfer Shark es más ligero que la gran mayoría de los frenos de gama alta de la competencia. El Shark de 180 mm tiene un peso de 127 gr, el de 203 mm pesa 174 gr y el de 223 gr tiene un peso de 237 gr. El tiempo y los recursos que han destinado en Galfer para ofrecer el mejor disco del mercado salta a la vista, como habrás imaginado el nuevo Shark no va a ser precisamente un disco barato, el de 180 mm tiene un pvp de 85 € + IVA, el de 203 mm costará 90 € + IVA y para hacerte con el de 223 mm tendrás que desembolsar 95 € + IVA. Disponible a partir de junio en todos los puntos de venta autorizados de la marca.

Primeras sensaciones

Al día siguiente de visitar la fábrica y conocer en directo el proceso de fabricación del nuevo disco nos fuimos al Bike Park de La Sorrera para comprobar en primera persona su funcionamiento. Los test los hice con el disco de 203 mm, pastillas Galfer Pro (verdes) y pinzas de freno Shimano XT y XTR.

Las primeras bajadas me sirven para comprobar la progresividad y el considerable aumento de la potencia frente a un disco “generalista” de serie de la misma medida. Un detalle que me gustó es la mejora del tacto a partir de la primera bajada en la que las pastillas y el disco se acoplaron y el tacto se mantuvo constante durante todo el día. En las bajadas largas, a pesar del calor y de ir montado en una bici de casi 20 kg, la frenada se mantuvo siempre estable.

En varias ocasiones abusé de la frenada mucho más de lo necesario para tratar de sacar a los discos de su “zona de confort” pero me resultó imposible. Durante todo el día no fui capaz de encontrar un solo fallo o un desfallecimiento de la frenada por sobrecalentamiento. Me pareció sorprendente la estabilidad y la progresividad de la frenada, después de una larga jornada haciéndoles todo tipo de “perrerías” y con una bici en el entorno de los 20 kg la respuesta fue sencillamente extraordinaria.

La frenada es suave, muy precisa y progresiva y se “modula” perfectamente con un solo dedo. La combinación de pinzas Shimano XTR, pastillas Galfer Pro y los discos Shark me pareció espectacular.

Hay un par de aspectos que me gustaría destacar especialmente. Aunque intercambié la bici con algún compañero de prensa durante gran parte del día estuve utilizando pinzas Shimano XT de simple pistón. Los he probado en muchas bicis y conozco muy bien como trabajan estos frenos Shimano de serie.

Pues bien, una de mis sorpresas fue comprobar como al poner este nuevo disco unas pinzas de simple pistón pueden pasar a convertirse en unos frenos 100% competitivos, sin señales de fatiga y lo suficientemente estables y fiables como para no plantearte sustituirlos por unos de cuatro pistones. Este detalle me hizo comprender el buen rendimiento del Disc Shark.

Martin Maes, subcampeón del mundo de descenso en 2018, corredor oficial del Orbea Fox Enduro Team y uno de los riders que más han trabajado en la última parte del desarrollo de los Shark decía que con estos discos tenía un tacto estable y potencia de sobra incluso en especiales largas y exigentes hasta el punto de haber probado con discos de 180 mm en busca de una mayor progresividad. Reconozco que cuando leí estas declaraciones pensé que podrían ser algo exageradas, pero cuando probé los discos de 203 mm con los frenos XTR de doble pistón no pude nada más que pensar exactamente lo mismo. Me quedé con las ganas de haber probado los nuevos Shark de 180 mm.

Para terminar os comento otro detalle que pude vivir en mis propias carnes. Según avanzaba el día y los metros de desnivel se iban acumulando las manos y los brazos empezaban a notar el cansancio. Notas como ya no te agarras con la misma fuerza al manillar y tampoco frenas con las misma “frescura muscular” que al principio de la mañana. En ese momento es donde me di cuenta que había ciertas secciones del descenso en donde gracias al rendimiento de los frenos podía relajar algo mis antebrazos y mis manos sin perder poder frenada donde seguramente otros frenos me exigirían seguir apretando al trabajar a mayor temperatura o estar sobrecalentados con el consiguiente aumento de la fatiga muscular.

Dicen que a lo bueno se acostumbra uno rápido, y no voy a ser yo el que lo niegue. El rendimiento que ofrecen los nuevos discos de Galfer es sorprendente. Sin duda, por tacto, estabilidad y potencia hoy por hoy están un paso por encima de las prestaciones que aporta un disco “de serie”, pero claro, también lo está su precio. Se trata de material “Factory” pata negra directamente de la Copa de Mundo al buje de tu bici, la calidad y el máximo rendimiento tiene un precio. Para continuar probándolos en mis senderos locales me he traído a casa la pareja de discos que utilicé en el Bike Park de La Sorrera, seguiré tratando de ponerlos en apuros y pronto os contaré mis sensaciones.

Hablando con Darío Ortiz, responsable de comunicación de Galfer, me decía que el nuevo Shark no pretende ser un disco más, sino el mejor disco del mercado para corredores Gravity que buscan el tope de gama para sus bicis. Tanto por precio como por el segmento al que van destinados en Galfer son conscientes de que no va a ser un super ventas, pero como dice Darío Ortiz: “la marca líder en frenado tenía que tener en catálogo el mejor disco del mercado”. De momento pueden estar tranquilos, después de probarlos, el nuevo Shark es, sin duda, el mejor disco Gravity del mercado.

Más información sobre los discos Galfer Shark en la web de Galfer Bike.