Cuando cambiar tus calas

Cuándo cambiar las calas de las zapatillas de MTB

Las calas que usamos con los pedales automáticos no son eternas. Necesitan unos cuidados y cambiarlas llegado un momento. A continuación os vamos a dar algunas razones por las que debes poner calas nuevas a tus zapatillas de MTB.

Texto:
Iván Tomas Bayón
Foto:
Archivo
Publicado el 22/04/2020
Cuando cambiar tus calas

A la hora de llevar pedales automáticos, no solo es importante el pedal, si no que la cala también lo es. La cala es lo que te permite engancharse al pedal, y que con un movimiento de tobillo puedas deshacerte de esta sujección. Aunque el sistema más común es el SPD de Shimano (compatible con muchas marcas), otras marcas de pedales, incluso dependiendo de los modelos, tienen una cala específica, con la forma y requisitos específicos para ese tipo de pedal.

Relacionado - Los tipos de calas de Shimano SPD para MTB.

Pero al igual que los pedales, las calas no duran para siempre, de hecho, tienen una vida más corta que éstos. Digamos que los pedales los podemos mantener mejor, ya que no se desgastan tanto en el tiempo y además se les puede hacer el mantenimiento muy fácilmente. Pero las calas en cambio, reciben todo tipo de golpes y roces que hacen que se desgasten poco a poco. Esto conlleva que vayan perdiendo cualidades cuanto más se usen.

La vida útil de las calas

Las calas, al ir en la parte inferior de las zapatillas, están expuestas a todo tipo de desgaste. Cuando nos bajamos de la bici y caminamos con ellas sobre todo tipo de terrenos que pueden ocasionar que la cala se llene de barro/arena, que se oxide, que pierda material y se desgaste a mayor velocidad, incluso pueden llegar a romperse.

Relacionado - Cómo colocar correctamente tus calas en tus zapatillas MTB.

Al principio, las calas nuevas pueden ser tus peores enemigas. Ya que se enganchan tan bien al pedal que a veces te puedes llevar algún susto a la hora de desenganchar el pie, debido a que te costará más de lo habitual. Con un poco de uso, las calas empiezan a estar en su estado óptimo, en el que el enganche y desenganche son rápidos, seguros y en los momentos en los que el rider decide. Pero una vez le hayas dado más caña a las calas, pueden empezar a fallar.

Relacionado - Cómo cuidar tus zapatillas y cuándo cambiar las calas.

Los principales problemas que pueden dar unas calas muy usadas son lo siguientes: el primero y más peligroso, es que se te suelten los pies con mucha facilidad. Esto se debe a que el enganche ya no funciona igual debido al elevado desgaste de la cala. Y puede provocar una caída inesperada debido a la pérdida de equilibrio. Otro problema que puedes tener es que el pie “baile” encima del pedal. Con esto quiero decir, que tendrás una sensación en la que el pie se mueva hacia dentro y hacia fuera con facilidad, como si estuvieras pisando un poco de hielo, provocando así que sacar el pie sea más fácil.

Cuando cambiar tus calas

De este modo, si detectas que te ocurren algunos de estos problemas en tus salidas en bici, échale un vistazo a la cala. Por lo general, si te pasa esto, verás que la cala tiene muchas rozaduras y que ha perdido la forma original. Por lo tanto sería buen momento para ir a la tienda y comprar unas nuevas.

Cuándo cambiar las calas

Te estarás preguntando, ¿cuándo están desgatadas las calas? Hay varios trucos. En la parte inferior de la cala, por lo general hay unas letras que identifican la cala. En el momento que veas que han desaparecido, es síntoma de desgaste. A la vez que las esquinas o picos que tienen las calas empiezan a tomar formas redondeadas. Y por supuesto, si tienen grietas o les falta un trozo de cala, estarán desgastadas.

Conclusión

Evidentemente no es lo mismo el desgaste que sufre una cala en una carrera de XC que en un evento como la Trans-Nomad, que cuenta con muchas horas de porteo. Los efectos del desgaste de la suela de la zapatilla y la cala no son exclusivos de una modalidad u otra de MTB, aunque es cierto que en All Mountain, Enduro e incluso DH las calas sufren un desgaste mayor y el riesgo de que se suelten a saltar o pasar tramos complicados también lo es. Por eso debemos tener una mayor precaución.

Hay riders a los que les gusta montar con las calas desgastadas ya que pueden sacar los pies de una forma más fácil. Pero para gustos los colores, tú decidirás cómo vas más cómodo y seguro.

Video recomendado