Discos y pastillas de freno: tipos y consejos para mejorar su rendimiento

Analizamos de la mano de Galfer los diferentes tamaños de los discos de freno, la composición de las pastillas y la importancia de su sustitución en caso de desgaste. Además de cómo podemos mejorar la eficacia del sistema.

Texto:
J. Daniel Hernández / Vídeo: Iñaki Gavín
Foto:
Mariano Herranz
Publicado el 23/11/2020

Los frenos de disco llegaron al MTB hace ya unos cuantos años y lo hicieron para quedarse. Nadie duda de su mejor rendimiento y de las ventajas de su uso frente a otros sistemas anteriores como los v-brake, cantiléver e incluso frenos de tambor (se usaron en algunas bicicletas medio bmx, medio de paseo en los años 70 y 80).

Es cierto que su llegada es una herencia del motocross y que vino precedida del aumento de usuarios y carreras de DH con circuitos muy rápidos y con saltos artificiales cada vez más grandes, pero hoy en día es el sistema estándar de frenado en el MTB desde sistemas súper ligeros para XC a otros súper-potentes para DH. De la mano de Galfer, en este vídeo vamos a conocer un poco más a fondo cómo son los discos de freno, las diferentes opciones, también de las pastillas, y por qué su cambio puede suponer una mejora en el rendimiento del sistema de frenado.

El tamaño de los discos de freno

Comenzamos el repaso con las diferentes medidas de los discos (desde 140 mm, diámetro que prácticamente sólo encontramos en carretera, hasta los 203 mm, e incluso 220 mm, para bicicletas de DH y eléctricas). Lo que no varía, para que no haya incompatibilidades de pinzas, es el grosor de los discos, de 1,8 mm.

No hay que olvidar que el disco se va desgastando, así que con un calibre podemos llegar a saber cuánto hemos desgastado un disco y si toca cambiarlo. Si el disco tiene un grosor de 1,5 mm o menos deberíamos sustituirlo inmediatamente. No obstante, una inspección visual también nos puede servir como referencia si apreciamos una diferencia de grosor entre la banda de frenado y el centro del disco.

Discos y pastillas de freno: tipos y consejos para mejorar su rendimiento

En este sentido, Galfer ofrece un disco de 223 mm y 2 mm de grosor. Un disco sobredimensionado (recomendable sólo para sistemas de anclaje de pinza tipo Post Mount y cuadros capaces de resistir la potencia extra de frenada) para las bicis más agresivas (DH) o pesadas (e-Bikes). Estos discos se pueden usar con pinzas normales y un adaptador específico en función de la medida original. Otras marcas, como TRP están experimentando con discos todavía mayores y más gruesos, pero salen completamente del estándar del mercado.

Discos y pastillas de freno: tipos y consejos para mejorar su rendimiento

Tipos de pastillas

El otro elemento que influye en el comportamiento de un freno, posiblemente el que más influya, son las pastillas de freno. Generalmente en el mercado encontramos dos tipos de pastillas, orgánicas o metálicas, en función de su composición. Pero tomando el ejemplo de Galfer vemos cómo la marca española ofrece pastillas mixtas, con mayor o menor porcentaje de cantidad de estos compontes para adaptarse a las necesidades de los bikers, ofreciendo mayor durabilidad o rendimiento en condiciones extremas.

Discos y pastillas de freno: tipos y consejos para mejorar su rendimiento

Consejos

Tal y como nuestro compañero Iñaki te explica en el vídeo, puede ser una buena idea cambiar los discos no sólo por desgaste o buscando un mayor tamaño (y por tanto mayor potencia de frenada), sino porque por lo general, las opciones “aftermarket” ofrecen mejoras respecto a los sistemas de serie, especialmente en cuanto a peso y perfección de fabricación. Además del componente estético, que también puede tener su importancia.

Más sobre:

Video recomendado