Se me baja el sillín: Porqué y qué puedo hacer para solucionarlo

Es fácil que te haya pasado alguna vez. Que se baje la tija es algo que no solo es molesto, si no que en ocasiones puede ocasionar incluso alguna caída. Estos son los motivos por los que se baja y como solucionarlo

Se me baja el sillín: Porqué y qué puedo hacer para solucionarlo
autor mtbpro Alberto Álvarez
autor de las fotos Archivo

fecha29/11/2021


Hay ciertos componentes de nuestra bici que siempre tienen que estar en la posición adecuada. La tija es uno de ellos. Una vez que damos con la altura ideal del sillín, perder esta distancia y pedalear con la tija más baja, es muy molesto, no siempre nos damos cuenta e incluso si se baja de golpe nos puede dar un buen susto. No solo pasa en cuadros y tijas de carbono, si no también en algunos modelos de aluminio

Primer paso; limpiar y revisar

Si notas que se te baja la tija, aunque sea poco a poco, es que hay algo que falla. Puede ser el exceso de grasa, o un par de apriete equivocado, el uso de una grasa equivocada, o a veces un material de tija más resbaladizo de lo que debería. Por eso, el primer paso, es intentar averiguar de donde viene el problema

Tija con acabado mate en la pintura exterior

Lo primero que debes de hacer es sacar la tija por completo, y desmontar el cierre tanto si es de palanca como de tornillo. Limpiar bien tanto la tija como el cierre y no olvides limpiar también el cuadro, en la zona donde va instalado el cierre. No dejes restos de jabón ni de aceites y limpia y seca bien todas las piezas y las superficies.

Segundo paso; engrasar y montar

El segundo paso, es montar y apretar el cierre al par de apriete recomendado por el fabricante. Si tienes un cierre de palanca, nunca te pases apretando, porque podrías dañar la tija, o mucho peor, dañar el cuadro. La palanca tiene que cerrar con un poco de presión, pero nunca que te cueste demasiado cerrarla o abrirla.

Foto de acción en el artículo sobre los problemas con la tija

Si tu cuadro y tu tija son de aluminio, podrás usar grasa convencional para engrasar ligeramente la tija antes de insertarla de nuevo. Aseguraté antes de nada, que no hay ninguna partícula metálica dentro del tubo o en el cierre, que pueda arañar la tija. Lo mejor es pasar los dedos sin guantes por si notas alguna zona afilada. Si notas alguna, sobre todo dentro del cuadro, usa un papel de lija muy fino para eliminarla y seguidamente limpia y seca el tubo. Lo mejor es usar alcohol isopropílico para eliminar cualquier resto de aceite o grasa.

Detalle de un cierre de sillín de 34,9mm de diámetro

Para engrasar la tija, usa una porción muy pequeña de grasa, más o menos como el tamaño de un garbanzo y repártela muy bien por la parte inferior de la tija. Puede aplicar un poco también en la inserción del tubo. Con el cierre totalmente suelto, introduce la tija poco a poco y comprueba que entra sin dificultad y sin rayarse. Una vez en su sitio, si ves que te has pasado de grasa, algo que a veces es uno de los motivos por los que la tija se baja, sácala, retira un poco de grasa con un trapo y vuelve a insertarla. A partir de ahí, aprieta con normalidad con tu llave dinamométrica o a mano si es un cierre de palanca.

¿Y en cuadros y tijas de carbono?

Esta combinación suele ser una de las más habituales en las situaciones en las que la tija se baja. Hay muchas ocasiones, que el barniz o brillo de la tija, hace que sea un material que resbale mucho y que por mucho que aprietes, la tija no para de bajarse. Esto pasa también con el aluminio pero en menor medida, en las tijas que van pintadas con brillo. Para evitar que la tija de carbono se baje en un cuadro de carbono, además de desmontar y limpiar como comentábamos antes, tendrás que usar una grasa de montaje para carbono, que cuenta con unas partículas ‘arenosas’ que crean cierta fricción entre los componentes, para que deslice, pero a la vez se quede en su sitio una vez apretado.

Grasa especial para crear fricción entre componentes de carbono

Ojo con este tipo de grasas, ya que como hemos contado en otras ocasiones, es habitual que raye la tija, sobre todo en combinaciones de tija de aluminio con cuadros de carbono. No hay una regla para saber si va a rayar la tija o no, con lo que te recomendamos aplicar muy poca grasa de montaje de carbono en la tija e introducirla muy despacio, como 1-2cm. Después, la retiras con cuidado y compruebas si ha rayado la tija. En caso de que la raye, es mejor que uses grasa convencional, pero que sea una capa tan fina que casi ni se note.

Foto de acción en el artículo sobre las tijas que se bajan

Una vez limpio y engrasado, muy importante en los cuadros de carbono, es respetar el par de apriete del cierre tal y como nos detalla el fabricante.

Peso excesivo, medidas erróneas y cierres que no cierran

Hay otros motivos por los que la tija se nos puede bajar. Uno de ellos es el peso. Si el peso del rider con todo el equipamiento es muy elevado, hay cierres que no aguantan tanto peso y hacen que la tija vaya bajándose poco a poco. En estos casos, puedes comprobar que tipo de tija tienes y evitar las que vienen con pintura tipo brillo. Las que van en mate o son estriadas, generan más fricción con el cuadro. Otra opción es cambiar el cierre por uno de mayor calidad. Normalmente los de tornillo cierran mejor que los de palanca, pero no es una norma que siempre funcione al 100%.

Cuadro de Specialized con un cierre de tija de tornillo convencional

Otra cosa a comprobar, es que realmente estás utilizando la tija de la medida adecuada. No es muy habitual, pero puede haber confusiones entre las tijas de 30,9mm y las de 31,6mm. Son apenas 0,7mm, pero son suficientes para que el cierre no apriete de manera correcta. Del mismo modo, revisa que el cierre que tienes, es el de la medida adecuada del tubo de sillín del cuadro, sobre todo en bicis de segunda mano o en modelos montados a piezas.

Tija telescópica con el acabado de pintura mate

Cambiar el cierre suele ser la primera opción por ser muy económica. Hay cierres de muy baja calidad en aluminio, que flexan mucho y no aprietan correctamente. Compra un cierre de calidad, y recuerda limpiar bien la zona del cuadro donde va insertado el cierre, para que este se asiente correctamente.

Engrase de un cierre de tija de sillín con palanca

También es habitual que en los cierres de palanca, estos se encuentren oxidados, o en mal estado y la palanca llega a la posición de cierre con mucha dificultad, sin ejercer la presión que debería. Prueba a desmontar, limpiar y engrasar todos los componentes del cierre y verás como la palanca cierra mucho mejor, hasta el final del recorrido, ejerciendo toda la fuerza necesaria para que la tija no se mueva y baje.

Nunca te pases con la grasa

Uno de los consejos más importantes en cuadros y tijas de aluminio, es que no te pases a la hora de aplicar grasa de montaje. Una fina capa aplicada en la parte inferior de la tija y un poco en la parte superior e interior del tubo de sillín, es suficiente. Incluso puedes aplicar la grasa con el dedo y limpiar un poco de sobrante con un trapo. Y recuerda desmontar, limpiar y engrasar de vez en cuando, principalmente si montas en zonas de mucho agua y barro.

Grasa Shimano de montaje convencional

En el caso de tijas y cuadros de carbono, tampoco hace falta aplicar mucha grasa de montaje antideslizante, y revisa antes que esta no raye la tija. Y siempre compra grasa de calidad y de marcas reconocidas.

¿Necesitas un casquillo?

Esto no es muy probable, pero ojo no tengas montada una tija de menor diámetro del debido y necesites un casquillo adaptador… Esto puede pasarte si cambias de cuadro y quieres usar tu tija de 30,9mm o 31,6mm en un cuadro de 34,9mm o de 30,9mm en un cuadro de 31,6mm. En este sentido un casquillo adaptador te puede ayudar, pero si tu bici es de serie y no has cambiado nada desde que la compraste, no es un tema por el que te tengas que preocupar.

Casquillo para adaptar el diámetro de una tija a un cuadro

Eso si, ojo con los casquillos que también a veces son culpables de que la tija se baje, porque el cierre no aprieta bien al tener un elemento entre el cuadro y la propia tija.

El acabado de la tija es fundamental

Como hemos comentado antes, la pintura y el acabado de la superficie externa de la tija, son claves para que la tija se quede en su sitio. Si te fijas, cada vez más fabricantes de componentes y bicis, montan tijas de carbono en acabado mate. Esa falta de brillo mejora la fricción entre componentes, ya que el carbono por dentro del tubo también es mate, y viene sin ningún tipo de barniz o pintura.

Acabado mate de una tija de carbono

Las tijas telescópicas en general también suelen venir en un color negro o gris mate, con una superficie un poco rugosa que mejora la fricción entre componentes. Por estos motivos, si tienes una tija muy brillante en cuanto a pintura o barniz, prueba con una mate si tienes opción, para comprobar si se te sigue bajando, además de probar a cambiar el cierre.

Resumiendo. Nunca te pases de grasa y ojo con la antideslizante en el carbono, que puede rayar. El par de apriete siempre el recomendable. Los cierres siempre de calidad y mejor los de tornillo que los de palanca. Mejor tijas color mate o con superficies más rugosas para una mayor fricción. Y si aún así sigues teniendo problemas, puede ser debido a otras causas como algún tipo de daño en el tubo de sillín o incluso algún defecto de fabricación en la zona del cierre. Si no das con ello, no dudes en acudir a un taller profesional.