Actualización Bosch e-MTB Mode. ¿Manual o automático? tú decides

Por fin he podido probar la tan anunciada “automatización asistencial” para los motores Bosch Performance line CX que, si no se retrasa, estará disponible a lo largo del mes de julio del 2017.

Juan Ochoa

03/07/2017


Qué mejor ocasión para probar la actualización del motor Bosch Performance line CX que coincidiendo con la presentación de la nueva gama Mondraker 2018. No en vano, la marca alicantina ha sido la impulsora de la idea que, en conjunto con la multinacional alemana, han desarrollado y perfeccionado.

El hecho de ser “los elegidos” por Bosch es más que reseñable y nos da una pista de la verdadera dimensión que está adquiriendo esta marca española más allá de nuestras fronteras. Mondraker, sin duda, está haciendo bien los deberes y pasa al próximo curso con muy buena nota.

Por cercanía y, sobre todo, por simpatía, he tenido la oportunidad de salir (no solo de copas…)  con los responsables de producto y desarrollo de la marca española y poner a prueba este “empuje automatizado” montado en una Mondraker e-Crafty R 2017

Vamos a repasar algunos datos antes de exprimir las prestaciones del motor más maduro del lote:

Hasta la fecha, el motor Bosch Performance LIne CX se ha caracterizado por disponer de cuatro modos fijos de asistencia: Eco (50%) Tour (120%) Sport(210%) y Turbo (300%) . Estos porcentajes hacen alusión al nivel de asistencia que nos proporcionan en base a nuestro aporte “humano”, esto quiere decir que, en Eco si empujamos 100 por nuestros medios, el bondadoso motor alemán nos aporta solo la mitad de nuestro esfuerzo (50%).

Por el contrario, si llevamos el poderoso modo TURBO, obtendremos un aporte máximo del 300 % sobre nuestra aportación “natural” (llegando a subir hasta 550 vatios de pico el motor Bosch).  Un súper deportista de élite como Carlos Coloma, por ejemplo, sin “doping tecnológico”  por sus propios medios, consigue llegar a ¡1.000 vatios en un sprint!. ¡Ahora entiendo por qué ha sido medallista olímpico! :)

Gracias a esta actualización, el nuevo modo e-MTB, sustituye al actual Sport (210%) y cubre un rango de modo totalmente automático, entre 90% y 300% por lo que, podemos decir que se mueve libremente entre los tres modos más altos de asistencia, dejando el modo Eco como un primer aporte de muy bajo empuje.

¡Menos teoría y más acción!

Seguro que ya estáis inquietos por conocer el resultado...

Las e-bikes de demo Mondraker estaban debidamente etiquetadas con un distintivo en el manillar, así que, me monto en la que me habían asignado, perfectamente adaptada con mis reglajes, y salimos a montar!

El primer tramo del recorrido, eminentemente urbano, me sirvió para familiarizarme con el tacto y empuje de todos los niveles de asistencia pasando varias veces del modo Eco a Turbo, pero sin llegar a pararme en exceso en el nuevo e-MTB mode. Quería asimilar primero el nivel de empuje de cada uno de ellos para así poder sentir si realmente este novedoso modo abarca tanto como nos anuncian.

Tras estos primeros metros de transición para “auto transportarnos” al verdadero entorno natural elegido en esta ocasión, ya inmersos en las primeras rampas de tierra, suaves y poco accidentadas, pero si con un claro desnivel positivo, comenzamos la verdadera ruta del día. Dejo seleccionado el nuevo “e-modo” y las afronto a ritmo constante pero sin exceso de fogosidad en los pedales.

Lo que más me llama la atención, tras estos primeros compases es, por un lado la suavidad y dulzura del motor Bosch y, quizás, no tanta asistencia como me esperaba. Vamos... una sensación de ir en un modo bajo asistencia, con poco aporte “mecánico” y mucho humano.

Eso sí, si apretaba un poco la presión en los pedales, sí se apreciaba un mayor empuje momentáneo, nunca al nivel que se siente si vamos en los modos Sport o Turbo, por este tipo de pistas poco exigentes. Os pongo un ejemplo, llevando el modo “e-MTB” subía a 14/16 km/h, si ponía el modo Turbo, con el mismo esfuerzo en mis piernas, la velocidad subía a 20/22 km/h.

Tras estas primeras rampas, ya metido en el bosque, por los mismos senderos por los que había transitado el día anterior con la Mondraker e-Crusher RR y su nuevo motor Shimano E-8000, con tramos muy técnicos, incluso auténticas trialeras, os diré que iba algo escéptico ante el empuje de este nuevo e-MTB Mode.

Una cosa buena tenía este recorrido para poner a prueba el nuevo e-MTB Mode y no era otra que los tramos complicados se sucedían uno tras otro, de tal modo que, me permitirían abordar unos en modo automático y otros en modo manual para así poder comparar en directo la interacción del motor Bosch Performance Line CX con nuestras piernas.

Al llegar a la primera trialera "seria", os confieso que llevaba el dedo preparado para pasar al modo turbo si la cosa no subía como necesitaba y... obró el milagro, al emplearme a fondo con los pedales, en un rampón importante, sin apenas retardo y con gran suavidad, salió a relucir todo el potencial del motor Bosch en su versión Performance line Cx que ¡no es poca! 

Y, subí sin ningún problema, quizás hasta mejor asistido, sin sentir, en los cambios de apoyo de las ruedas, esa tendencia a irse desbocada la rueda delantera como cuando llevamos el modo Turbo por zonas muy complicadas a baja velocidad.

Podemos decir que, lejos de bajar el listón, este nuevo modo e-MTB hace más asequibles las trialeras, con una entrega de par (fuerza o empuje del motor) más proporcionada y eficaz.

Puedo afirmar que, tras esta actualización, el incombustible motor Bosch, se integra y sincroniza mejor que nunca con nuestras piernas. Nuestro esfuerzo, se verá recompensado de forma proporcional, contribuyendo todo ello a un mejor equilibrio prestaciones/consumo de batería.

Por decirlo de un modo sencillo, ahora sentiremos que el motor Bosch nos “lee”, nos “entiende” y nos empuja de un modo muy acompasado, Si yo empujo, tu me empujas… Sobresaliente en lectura y comprensión para Bosch!

Este empuje, en el nuevo modo e-MTB, ya no es tan lineal ni constante y nos va a obligar, si cabe, a ser un poco menos e-dependientes, a no abusar tanto de sus bondades “asistenciales”.

Lo mejor de todo, si por cualquier motivo queremos que el motor nos ayude a remontar las cuestas con un menor esfuerzo, o simplemente queremos ir dando un paseo por zonas poco accidentadas, siempre podremos, de forma voluntaria y manual, acceder al resto de niveles predefinidos.

Tras esta actualización que podríamos concluir como “sinérgicamente asistencial” (vaya expresión que acabo de inventar) el veterano y corpulento motor Bosch Performance Line CX, lejos de quedarse apoyado en la barra de un bar,  va a seguir plantado cara y dando mucha guerra, en especial a su recién llegado adversario del lejano oriente.

Larga vida al “veterano” motor Bosch Performance line CX

¡¡¡Funciona!!!