TowWhee (remolcador)

45€ | Distribuye: Smartbikes

Un salvavidas de apenas 200 gramos. Una fábrica de sonrisas para tus hijos que cabe en cualquier mochila o riñonera de MTB e incluso en el bolsillo del maillot. Eso es una eslinga como esta TowWhee que hemos probado en MTBpro.

Test: TowWhee (remolcador)
autor mtbpro Luis M. Del Cerro
autor de las fotos Mariano Herranz

fecha06/08/2021


Lo de llevar una “goma” para remolcar a otros ciclistas no es nada nuevo. Para algunos guías de MTB ha sido una herramienta importante que se usaba en caso de que a algún miembro del grupo se le estuviera atragantando la ruta. Muchas de estas eslingas eran, directamente, goma de tipo industrial e incluso he visto alguna casera hecha con cámaras de neumático.

Test: TowWhee (remolcador)

La aportación de una eslinga como esta TowWhee es que ha llevado el concepto a otro nivel y le ha aplicado toda la tecnología disponible para conseguir varias cosas y todas ellas importantes. La primera es obtener un accesorio que quepa en la mochila, que sea ligero y que tenga una longitud razonable para mantener a una distancia correcta al ciclista al que arrastramos. El resultado en el caso de esta eslinga son 200 gramos, un tamaño más que correcto y una extensión máxima de unos cuatro metros. El objetivo principal está conseguido.

Ahora vamos con otro elemento que marca la diferencia: el “control”. Vamos a ver si consigo explicarme. Cuando llevamos a alguien enganchado con la eslinga necesitamos tener la sensación de que lo arrastramos con eficacia y, a la vez, tener la sensación de que no se queda demasiado lejos o que, por efecto de la eslinga, se nos va a echar encima en cualquier cambio de ritmo. Y es que cuando vemos un accesorio como este es en lo primero que pensamos: en algo descontrolado que va hacer que acabemos por los suelos dos ciclistas. Pues nada más lejos.

Test: TowWhee (remolcador)

Arrastrando a otro ciclista de mi talla la reacción es controlada y predecible. Por cierto, cuando hablamos de arrastrar, en muchos casos, no suele ser alguien que no pedalea. Pocas veces hacemos “el remolque”. Aun así, cuando toca hacer algo así no existe la sensación de que la eslinga vaya a acabar partiéndose o algo parecido.

Test: TowWhee (remolcador)

Por otro lado, con niños la eslinga TowWhee es una auténtica pasada. Es absolutamente perfecta. En mi caso, mi hija de siete años ha conseguido acompañarme en rutas el doble de largas de las que solemos hacer. En el llano y en las bajadas, sin ayuda. Y en las subidas, TowWhee y un “e-padre” que acaba aportando más potencia que un EP8. Lo importante es que ella no tiene la sensación de que pueda caerse fácilmente ni yo la sensación de que pueda tirarla. Funciona a la perfección.

Test: TowWhee (remolcador)

Especialmente en el caso de los niños, os recomiendo adquirir el accesorio Enganche Rápido TowWhee, que no deja de ser una cinta con mosquetón, pero que es perfecta para ir enganchando y desenganchando la bici de los peques de forma muy rápida. Además, si la sujetas a la zona de la dirección-potencia consigues un tiro muy directo y limpio.

Test: TowWhee (remolcador)

Por último, conviene destacar su resistencia. Varios meses de uso, unos cuantos cientos de metros arrastrándose por el suelo y apenas cuatro raspones. Sin duda, es un accesorio muy bien construido.

Test: TowWhee (remolcador)

En resumen, un "salvavidas" de calidad para cuando un amigo tiene una avería que le impida pedalear, acaba justo de fuerza o de batería en su e-bike. Y un accesorio perfecto para que nuestros hijos se lo pasen genial acompañándonos con la bici.

Más sobre: