El modelo Raven de Cannondale duró tan solo cinco años en el mercado

Bicis Incomprendidas: Cannondale Raven

Cannondale siempre ha arriesgado y eso les ha llevado a muchos éxitos y a algunos fracasos. El modelo Raven fue un éxito y un fracaso a la vez, pero nos enseñó que el carbono era el futuro y que las formas estaban ahí para cambiarse.

Texto:
Alberto Álvarez
Foto:
Cannondale
Publicado el 19/08/2016
El modelo Raven de Cannondale duró tan solo cinco años en el mercado

Los '90 fueron los años locos del mountain bike. Al menos en cuanto a diseño. Viendo las virtudes y la capacidad del carbono para ser moldeado, los ingenieros dieron rienda suelta a su imaginación y comenzaron a hacer triángulos delanteros que ya no era triángulos y traseras monopivote fáciles de conectar a cualquier tipo de forma. La Cannondale Raven nació de los infinitos límites de presupuesto e ideas de la época y nos dejó con ese modelo que todos volveríamos a comprar si saliera de nuevo al mercado. Para bien y para mal.

El modelo Raven (cuervo en inglés) salió al mercado en 1997 con un único modelo (el Súper V Raven) que, para darle aún más exclusividad de la que tenía, vino montado con ruedas de carbono Spinergy y horquilla de doble pletina de Cannondale Moto 80. Ahí es nada. La Cannondale Raven nació como herencia del polivalente Super V de aluminio que lo mismo valía para ser la base de un modelo de descenso como del más ligero en carbono para el cross country.

Una vez dichas las malas noticias, el modelo Raven era y es una de las bicis más espectaculares de todos los tiempos. El Super V Raven del 97 tenía 100mm de recorrido trasero (Fox Alps 5R) y 80mm de recorrido delantero, con la horquilla Moto invertida (que pesaba 1,8 kg, increíble,¿verdad?). Además tenía freno delantero de disco y V-Brake trasero. El basculante trasero era un monopivote realizado en aluminio llamado Active 100 SL, herencia directa de los modelos Super V.

En 1998 la gama se amplió a 3 modelos pero todos sin frenos de disco debido a la llegada de las horquillas Fatty SL de 70mm de recorrido. En el 99 la gama creció de manera exponencial con 5 modelos, 4 de los cuales montaban unos enormes acoples muy de moda por esos tiempos y horquillas Fatty ya con 80mm de recorrido. Al quinto modelo lo llamaron Super V Raven Freeride 2000’y lo vistieron con manillar de doble altura, horquilla Headshock Moto FR de doble pletina y 100mm de recorrido y frenos de disco CODA Compact en ambas ruedas. El basculante trasero se había modificado y reforzado en toda la gama.

El «cuervo» voló tan solo 5 años en el mercado, pero fueron suficientes para marcar el camino.

El cuadro original estaba realizado en dos partes. Por un lado, un esqueleto de aluminio con forma de «Y»tumbada que servía para acomodar anclajes, eje de pedalier y dirección, además de servir de estructura principal. Por otro lado, las láminas de carbono al estilo sándwich que se situaban a ambos lados del cuadro de aluminio y estaban pegadas a este con resina epoxy.

Sí, ahora nos llevamos las manos a la cabeza, pero en su momento y con un diseño tan brutal poco importaba el «copiar y pegar carbono». El tema es que, aunque Cannondale había trabajado el carbono con distintos espesores y en el catálogo de 1997 decían orgullosos esto de, y traduzco textualmente: «Las duraderas y ligeras láminas de carbono, unidas a la columna con resina epoxy son increíblemente capaces de resistir las torsiones y cargas horizontales cuando aprietas fuerte sobre los pedales...».Sin embargo, el modelo Raven tuvo problemas, no solo de rigidez sino también de despegado del carbono. Y ese que fue su gran argumento fue también lo que le mandó al baúl de los recuerdos antes de tiempo… Una pena.

El año 2000 fue el año de la nueva Cannondale Raven. Se hizo un súper rediseño que no solo mejoró la parte estética, sino que aligeró el modelo original de 1997 en unos espectaculares 590 gramos. Se pasó del aluminio al magnesio en el esqueleto principal y el carbono dejó paso al termoplástico. El cuadro pesaba tan solo 2,1kg sin amortiguador. Además, se cuidó la tornillería y un montón de detalles como los anclajes de la tija, hasta incluso el diámetro de las fundas de los cables (no es broma, pasaron de 5 a 4mm). La renovación también llegó al basculante, ahora llamado CAAD 4 con forma asimétrica, específico para frenos de disco y que podía dotar a las Cannondale Raven de un recorrido de hasta 114 mm. La Raven 4000 SL, enfocada al 100% para el cross country y con un peso súper ligero, fue el modelo tope de gama en el año 2000 y contaba con horquilla Fatty Ultra DL de 70mm de recorrido (1,27kg) y un recorrido trasero de 80 mm.

El 2001 lamentablemente fue su último año de producción. Tan solo 5 años de vida que finalizaron con el tope de gama Cannondale Super V Raven 4000 SL que fue el único Raven de ese año que montó la flamante horquilla Lefty. El Raven dejó de producirse por los sucesivos problemas de fiabilidad del cuadro. El modelo evolucionó bien, se hizo más rígido y más ligero, además de contar con frenos de disco, pero la combinación de magnesio con termoplástico pegados entre si, no era lo suficientemente resistente para el uso tan agresivo que recibe una mountain bike.

A pesar de ello, el modelo Raven sería uno de los modelos top 5 que elegiría para que se volvieran a reeditar. Sobre todo el modelo del año 2000, que dejó un ejercicio de diseño y tratamiento del carbono sencillamente espectacular. Cannondale siempre ha sido una marca no solo innovadora, sino muy atrevida. Y eso, en este negocio a veces tan conservador, es todo un mérito para la marca de Bedford. Aunque no todas las apuestas salgan bien, sin modelos como el Raven, no tendríamos las mountain bikes actuales.

Texto:

Alberto Álvarez

Fotos:

Cannondale

Lo más visto