Kelin Mantra un prototipo que llegó a ser realidad en manos de un par de centenares de afortunados bikers.

Bicis Incomprendidas: Klein Mantra, el prototipo hecho realidad.

Klein tiene un espacio en el corazón de todos los que empezamos a ser unos veteranos en este mundillo. La Mantra es uno de los pocos modelos del que se fabricaron un par de centenares de unidades a nivel de prototipo.

Texto:
Alberto Álvarez
Foto:
Klein
Publicado el 20/05/2016
Kelin Mantra un prototipo que llegó a ser realidad en manos de un par de centenares de afortunados bikers.

La Mantra tuvo un ciclo de vida de 6 años desde 1996 hasta el 2001, que fue la última temporada en la que se fabricaron. Desde el 96 al 98 sólo se fabricaron en aluminio, pero desde el 99 al 2001 también teníamos en catálogo la Mantra Carbon con el monoblock principal en carbono.

Klein tiene un espacio en el corazón de todos los que empezamos a ser unos veteranos en este negocio… La marca americana que aún nos hace suspirar cuando vemos alguno de sus modelos por la montaña como el Adroit, el Attitude o el Pulse, puso un punto y aparte en el año 1996 cuando la Mantra llegó a escena. Éste es uno de los pocos modelos del que se fabricaron un par de centenares de unidades a nivel de prototipo que llegaron a manos de la prensa, empleados de Trek y algunos particulares. Esto fue en el 96 con la Mantra Pro y el amortiguador Klein. En el 97 y ya en producción, Fox fue el encargado de poner el apartado de suspensión trasera con el Fox Alps 5.

La Mantra Pro, el primer modelo que se lanzó al mercado, estaba disponible con tres montajes distintos, XTR, XT y una precioso XT con mezcla de componentes de la marca alemana Tune. Para que te hagas una idea del nivel que había con el aluminio en los 90, el montaje XT tenía un peso de 10,880 kg y el peso del cuadro era de 2.267 gramos con amortiguador. Según el catálogo de Klein de 1996 el recorrido trasero era de 135mm y la Judy SL de RockShox con la que venía equipada, contaba con 60mm de recorrido.

Sin duda la mayor seña de identidad de la Mantra fue el enorme monoblock frontal que hacía de triángulo delantero, mientras que el triángulo trasero estaba realizado en una sola pieza e incluía el eje de pedalier (floating drivetrain). Dicha trasera pivotaba sobre un único pivote de grandes dimensiones posicionado en el enorme tubo superior.

Una de sus principales características fue el amortiguador único, al menos en esta primera versión de 1996, hasta que le sustituyó en el 97 un Fox Alps 5 R como comentaba anteriormente. Este primer amortiguador fabricado por Klein tenía dos partes, una con un pequeño circuito hidráulico y otra compuesta por dos elastómeros en paralelo denominados Elastocell. Parte del amortiguador, al menos su estructura cilíndrica externa, estaba soldada al cuadro formando parte del triángulo trasero.

Otro de los detalles técnicos de la Mantra fue el sistema de potencia y manillar, integrados en una sola pieza, que se insertaban en el tubo de dirección como otros modelos Klein,denominado Klein MC2 (hubo versiones MC1 y MC3). Para los amantes de los datos, la geometría de la Mantra en talla 19 constaba de un ángulo de dirección de 71,5 grados (poco han cambiado en algunas marcas) y un ángulo de sillín de 73,2 grados. El tubo superior tenía 579 mm y la altura del pedalier era de 292 mm. Lo que era bastante curioso era el tema de las tallas. Para una persona de entre 1,62m y 1,70m recomendaban la talla 19”, que era la talla más pequeña, con 48 cm de tubo de sillín. La 21”, que era la más grande, tenía un tubo de sillín de 55 cm de longitud.

La Mantra tuvo un ciclo de vida de 6 años, desde 1996 hasta el 2001, que fue la última temporada en la que se fabricaron. Desde el 96 al 98 solo se fabricaron en aluminio, pero desde el 99 al 2001 también teníamos en catálogo la Mantra Carbon con el monoblock principal en carbono (tipo Hexcel Honwycomb) y la trasera en aluminio Gradient 6061 T6. Y si quieres curiosear por internet, en el 98 la Mantra dio paso a una variación denominada Karma, de la que se hicieron dos versiones, una para mountain bike y otra para las clásicas de carretera sobre adoquines. El aspecto era parecido a las Mantra, pero el triángulo trasero dejó paso a un monopivote que se amortiguaba con un enorme elastómero que la marca Basf había elaborado junto con Klein.

Una pena que la marca de Gary Klein cerrara definitivamente en 2009. En algunos mercados, las Klein de segunda mano siguen siendo muy valoradas. Si algún día encuentras alguna de ellas en un mercadillo, no dudes en comprarla. Estarás adquiriendo un clásico.

Texto:

Alberto Álvarez

Fotos:

Klein