Nukeproof Scout Comp

Nukeproof Scout Comp

A veces, aunque no siempre, menos es más. La nueva Nukeproof Scout Comp es un claro ejemplo que hace bueno este dicho popular. Una bici divertida, ágil, cañera, con una buena geometría y mucha personalidad que con muy poco te da mucho.

Texto:
Iñaki Gavín
Fotos:
Alberto Lessman
Publicado el 07/07/2015
Nukeproof Scout Comp
Geometría, personalidad, bici eficaz, divertida y rapidísima en terreno mixto. Sensaciones auténticas, ideal para aprender técnica. Componentes de calidad.
Con otras cubiertas sería aún más rápida y divertida

A pesar de correr el riesgo de parecer un loro de repetición lo voy a volver a decir: siento una especial debilidad y atracción por este tipo de bicis. No estoy ciego, ya sé que en nuestro país, las hardtail no son precisamente las bicis que llenan cada domingo los caminos y senderos, pero posiblemente sí que sean las que más sensaciones y placer transmitan a sus dueños en cada pedalada. Han pasado ya más de cinco meses desde que probara la última bici enduro de este tipo y aún me brillan los ojos cuando vuelvo a recordarlo.

 

LA FAMILIA CRECE 

Nukeproof es una marca que poco a poco va ganando peso y presencia en los mercados. Su fama de bici fiable y resistente está más que consolidada y ganada a pulso. Las excelentes críticas que han obtenido las Mega TR y AM en los medios del sector seguro que han sido fundamentales para la marca británica a la hora de decidirse a dar un paso más y ampliar su gama 2015 con este nuevo modelo que hoy probamos para ti.

Puede que estés pensando que una bici endurera hardtail no sea el modelo más adecuado para hacer crecer una marca, pero por si no lo sabes en el Reino Unido las all mountain/enduro hardtail, como esta Scout, son bicis muy populares y utilizadas por los riders británicos para sus montadas de fin de semana. 

Al igual que el resto de los modelos de la marca, la «recién llegada» Scout, se fabrica con dos niveles de montaje, uno más básico denominado Race y este que puedes ver, denominado Comp. Ambos modelos comparten cuadro, potencia, manillar, puños, sillín y cubiertas. La Scout Comp viene montada con la tija telescópica Nukeproof Oklo (el modelo Race no lleva telescópica), la horquilla RockShox Revelation de 150 mm y las ruedas Nukeproof Generator AM como elementos más diferenciadores entre un montaje y otro. Si eres de los que les gusta los montajes a la carta, el cuadro está disponible para ser adquirido por separado y en tres colores diferentes. 

 

BROTES VERDES…

Ya sé lo que estas pensando pero no, aquí solo se habla de bicis y nada más que de bicis. Pero estando a finales del mes de mayo, y con las altísimas temperaturas que está haciendo últimamente, lo más probable es que el color verde tan bonito que tiene ahora la sierra pase a ser amarillo en menos que canta un gallo… Así que no se hable más y aprovechemos los últimos brotes verdes de la primavera antes de la llegada del verano. 

La temperatura es perfecta, la sierra está tranquila y las tardes de finales de mayo son largas, es el momento perfecto para salir a exprimir todo el potencial de la Scout. Pedaleo con ritmo mientras me alejo de la civilización, el eficaz bloqueo de la Revelation ayuda a «crear» una bici bastante rodadora y facilita que los kilómetros pasen con relativa rapidez tanto en terreno llano como en «subebaja» con buen firme.

Tampoco te vas a sorprender si te digo que la Nukeproof es una bici muy rígida, sin llegar a ser incómoda, y que a pesar de sus 72º de tubo de sillín y su lanzamiento de dirección de 66º esta Scout se comporta muy dignamente en uso «turístico», mostrándose estable y dócil sobre todo tipo de terrenos.

La Nukeproof ejerce a las mil maravillas el papel de bici de all-mountain sobre terrenos mixtos, senderos medios y estrechos o curveando con soltura a ritmo alegre. Gracias a su compensada geometría y a la natural posición de conducción, la nueva Scout aporta una sensación de control absoluto sobre todo lo que sucede en la parte delantera de la bici, facilitando los cambios de dirección o aprovechando los apoyos en curva para no perder velocidad a la salida de los giros… Vamos, conducción eficiente y encima divertida, ¡menuda gozada!

El grupo Sram trabaja de manera correcta, tanto delante como detrás, destacando la suavidad del desviador delantero frente al cambio trasero. 

Esto se empieza a poner emocionante, ¡necesito más! Me salgo de la pista principal y decido ganar altura. Entro en un camino roto con cierta pendiente de los que solo tienen una posible trazada… Aquí me encuentro con que ya no puedo ir tan fluido como hasta ahora. Si me pongo de pie sobre los pedales enseguida pierdo tracción y la bici escarba hasta acabar derrapando. Tengo que encontrar la posición y el cambio justo que me permita subir sin perder agarre.

Este tipo de situaciones puede que sea el más comprometido para una «endurígida» de estas características, debemos estar muy atentos si no queremos quedarnos sin tracción y tener que echar pie a tierra a la mínima de cambio. Este tipo de subidas en otra época del año se suben sin ningún problema, pero hasta que vuelvan «a regar» los caminos mi consejo es que le cambies el 39-26 delantero, o solamente el plato pequeño por un desarrollo que te permita no ir tan forzado en subidas al limite de la tracción. Si normalmente no haces ese tipo de rutas con el desarrollo que viene no tendrás ningún problema montes por donde montes. 

Nukeproof Scout Comp

YO MISMO CON MI MECANISMO 

Termino la zona de subida y el camino se queda a media altura. En este lado de la sierra el suelo está algo más húmedo y compacto, enseguida noto cómo el agarre me permite más libertades que antes, cosa que hace aumentar el placer y la diversión al curvear. Acelero y aprieto con fuerza los pedales y la bici obedece al instante, me gustan las bicis obedientes. 

Juego con el cambio y disfruto apurando el camino. Aunque es algo más exigente y dura que una doble, la bici es rápida y traza con precisión, encima de ella te mueves con soltura y es entonces cuando te das cuenta de la gran importancia que tiene llevar siempre la posición adecuada, es la clave si pretendes sacarle partido a una pura hardtail. 

Paro y bajo la presión de las ruedas un poco por debajo de 2 kg, las Hans Dampf no van del todo mal pero no son mis gomas favoritas. Si hiciéramos la prueba con la misma bici, el mismo día, por el mismo sitio y con el mismo rider, tan solo poniendo otras gomas con más agarre (pon tú la marca y el modelo) sería como montar de noche con una buena luz (siempre con precaución y guardando algo por si acaso) y montar de día sin sombras ni dudas. 

El camino empieza a inclinarse, bajo la tija «hasta el infinito y más allá» y suelto los frenos. ¡Wow! Cómo corre la Nuke. Enlazo curvas con facilidad, sigo bajando, bloqueo el tren trasero para poder meter la bici en un par de giros muy cerrados e inclinados. El terreno está bastante roto y la bici se muestra dura e impasible, aquí si que no hay contemplaciones, esto es la esencia del mountain bike: una bajada, dos ruedas, un cuadro, una horquilla y tus manos… Para esto querías una enduro HT, ¿no? 

A pesar de llevar discos de 180 mm de diámetro en ambas ruedas no echo de menos más diámetro en ningún momento. Los frenos Sram DB5 no tienen el exquisito tacto ni el mordiente tan progresivo de sus hermanos Guide de nueva generación pero trabajan de manera ejemplar, sin tendencia al bloqueo y en ningún momento pierden el tacto o desfallecen en una larga bajada por sobrecalentamiento. 

Termino la zona más trialera y desaparecen las piedras. El camino es estrecho pero está perfectamente marcado, limpio y sin apenas obstáculos… Vamos, el paraíso para cualquier bici como esta. Acelero y freno, acelero y freno, rebaño el camino trazando casi al límite y empiezo a disfrutar, menudo baile de curvas y de giros enlazados entre árboles. La ligereza y precisión del tren delantero facilita poder pasar muchas zonas de zanjas y baches en «manual», haciendo trabajar las piernas mucho más que si fueras en una doble. 

Este tipo de conducción es como una regresión hacia los años en los que las dobles no existían o eran solo para descensos y siempre montábamos sobre bicis con horquilla de suspensión.

Pero no todo son alegrías, debes prestar máxima atención, no te equivoques o te saldrá caro. Esta bici está diseñada para disfrutar «a pelo», sin las complicaciones de un sistema de suspensión trasero. Es una bici sencilla, eficaz, rápida y muy segura, pero las manos siempre bien sujetas al manillar. Esto es conducción pura y dura, lo que no hagas tú no lo va a hacer la bici por ti.

La geometría es muy equilibrada, la Scout es una bici corta de vainas (42,5 cm) con una distancia de ejes de 1.115,3 mm en talla small y con un tubo horizontal de 589,2 mm. Es una bici pensada para recuperar las sensaciones más auténticas que puedes experimentar sobre dos ruedas de tacos, es decir, la sensación de pilotar, la de «trabajar» para obtener el máximo rendimiento. Todo lo tienes que hacer tú, para lo bueno y para lo malo. 

PARA TODO, PARA TODOS

Llego al final del camino y respiro profundamente, me he empleado a tope, estoy empapado. Subo la tija telescópica y enfilo el camino de vuelta, la bici vuelve a ser la chica tranquila que conocí al principio de la tarde cuando pedaleaba plácidamente por la pista y me «llevaba» de tranquila excursión. Me encanta el carácter camaleónico y polivalente de esta Scout, capaz de hacerme disfrutar de un simple paseo de tarde por caminos inofensivos como de adentrarme en el lado más oscuro y radical del enduro hardtail con apenas variar mi manera de conducir y cambiar de escenario. 

Llego a la carretera y paro a descansar, me repongo del esfuerzo y recopilo sensaciones mientras pego un chupetón a la boquilla del agua y decido ir pedaleando hacia el bar. Está claro que la Scout me ha ofrecido un cóctel de sensaciones tan variado en una sola tarde que cualquier otra bici doble tardaría más de un mes en aportarme.

En los últimos kilómetros, en la carretera que me lleva a la terraza, coincido con un grupo de bikers que vienen de hacer lo mismo que yo y que, viendo la dirección que llevan, piensan hacer lo mismo que yo. Los finales de etapa en tardes de calor son universales…

Qué quieres que te diga, a mí bicis como esta Nukeproof Scout me parecen una pasada: son sencillas, eficaces, divertidas, con poco mantenimiento, no excesivamente caras, bonitas… Lo tienen todo. Tampoco se puede negar que las HT son las mejores para recuperar la esencia del mountain bike, con una personalidad y una estética innegable. Bicis en las que, desde la primera pedalada, ya estás trabajando la técnica, tanto subiendo como bajando, vamos, lo que de toda la vida se ha llamado una «bici escuela». 

Pero también por otro lado son bicis en la que las carencias a nivel de pilotaje quedan más al descubierto, y también son más exigentes desde el punto de vista físico y técnico. 

Yo lo tengo claro, si vives en zonas en las que abundan los senderos revirados, los caminos son divertidos y tu nivel técnico es aceptable, no dudes y déjate llevar por el placer de la conducción en estado puro. Aunque sea una vez en la vida, vuelve a los orígenes y date el gustazo de hacer mountain bike en esencia con una hardtail. Te darás cuenta que a veces «less is more».

Detalles de la bici

cuadro

El robusto y rígido cuadro de la Scout está realizado en aluminio 6061 T6. Esta tubería de aluminio hidroformado es la misma que utiliza Nukeproof para el resto de sus modelos: Mega AM, TR y Pulse. El cableado es exterior, a pesar de eso el guiado está bien resuelto y ningún cable molesta o sobresale más de la cuenta. Los acabados son de calidad y tanto gráficos como pintura están a la altura del resto de la bici. En la talla small se prescinde de la característica pieza triangular de refuerzo que une los tubos horizontal y vertical por la parte delantera del tubo. El cuadro cuenta con dirección tapered, ISCG 05, preinstalación para tija telescópica interior y eje trasero 12x142. 

frenos

Sin ser el aspecto más destacable de esta bici, los frenos Sram DB5 cumplen de sobra con su cometido. Tienen buen tacto y potencia más que suficiente para que bajes con total seguridad, y además nunca te dejarán colgado. Ambas ruedas utilizan discos de 180 mm de diámetro, mostrándose más que suficientes para dejar la bici clavada en el sitio sin problema.

grupo

Bielas X7, desviador delantero X9 ,trasero X7 y mandos X7, todo Sram. Tampoco vamos a descubrir nada que no se haya dicho ya sobre este grupo. Gama media con buen rendimiento y respuesta fiable. No tiene la suavidad de un cambio de gama alta pero cumple sobradamente su cometido. Durante el tiempo que estuvimos con la bici el cambio no dio el más mínimo problema. Las bielas son 2x10 con un desarrollo 39-26. Yo le pondría un plato pequeño de 24 para ir más desahogado en tramos muy trialeros. Detrás lleva un casete Sram 11-36 de 10 velocidades, perfecto para el uso que se le va a dar a la bici. 

puesto de mando

La verdad es que la sensación de control y seguridad a bordo de la Scout es una constante que no he dejado de sentir desde la primera hasta la última pedalada. El principal culpable de esto es el acertado diseño del manillar y de su potencia. Ambas son Nukeproof Warhead de aluminio. La potencia es de 50 mm y el manillar es de 76 cm de anchura. Los puños son los Element, también marca de la casa, con un tacto inicial duro pero que según fui haciendo kilómetros me fueron gustando más, destacando el buen control que dan en bajadas fuertes cuando aprietas bien las manos. El mando de accionamiento de la tija telescópica está situado a la izquierda del manillar y, sin que sea incómodo de accionar, hoy en día existen sistemas mucho más integrados y que superan en este aspecto al de la tija Nukeproof OKLO. Los mandos de freno son los ya conocidos Sram DB5 y los mandos de cambio son Sram X7.

horquilla

La RockShox Revelation RLT Solo Air de 150 mm de recorrido es el aliado perfecto de esta bici. La respuesta siempre es viva, el tacto es agradable y, si te gusta que la última parte de su recorrido útil sea algo progresivo, entonces no necesitarás tocar la horquilla para nada salvo poner a tu gusto la carga de aire. Destacaría la facilidad para utilizar todo el recorrido útil que ofrece la Revelation y la suavidad con la que actúa el conjunto barra/botella (Fast Black) gracias al tratamiento de baja fricción que se empezó a utilizar la temporada pasada y que este año incorporan ya todas las horquillas de la gama. Regulable en rebote, compresión, precarga de aire y también compresión en baja hasta llegar a cerrar por completo. 

ruedas

Detalle de calidad al montar las ruedas completas Nukeproof Generator AM 27.5" fabricadas por WTB listas para ser tubelizadas. El buje es de fabricación propia. Las ruedas son rígidas y resistentes y, a pesar del trato recibido, no necesitaron ni el más mínimo apriete durante todo el tiempo que tuve la bici. Destacar su calidad de rodadura y buenos acabados. El eje de la rueda delantera es de 15 mm y el trasero es de 12x142 mm. 

Las cubiertas Schwalbe Hans Dampf, como ya comenté en el texto, no van mal pero tampoco son de mis ruedas favoritas. Esta misma bici con unas buenas cubiertas mejoraría de manera espectacular y sería aún más divertida. 

Ficha Técnica

Cuadro

Aluminio T6 6061 hidroformado

Horquilla

RockShox Revelation RTL Solo Air 150 mm

Amortiguador

-

Pedalier

Sram X7

Desviador

Sram X9

Casete

Sram 11-36 10 v

Cambio

Sram X7

Mandos

Sram X7

Cadena

Sram PC 1031

Frenos

Sram DB5 180 mm; 180 mm

Dirección

Nukeproof 44-56IITS

Potencia

Nukeproof Warhead

Manillar

Nukeproof Warhead 760 Riser

Sillín

Nukeproof Trail

Tija de sillín

Nukeproof Oklo 100 mm

Pedales

No incluidos

Bujes

Nukeproof Generator Disc; 100x15 mm; 142x12 mm

Llantas

Nukeproof Generator AM TCS 27.5"

Cubiertas

Schwalbe Hans Dampf Snake Skin 27,5x2,35"

Tallas

S / M / L / XL

Peso

12,8 kg (talla S)

Precio

1.950 €

Texto:

Iñaki Gavín

Fotos:

Alberto Lessman

Publicado el 07/07/2015

Etiquetas: