Gafas para MTB: consejos para su cuidado y cuándo cambiarlas

Gafas para MTB: consejos para su cuidado y cuándo cambiarlas

Las gafas son un elemento imprescindible a la hora de practicar MTB, pero no son eternas. Te damos una serie de consejos para cuidarlas y que duren más y las claves para que sepas cuándo cambiarlas.

Texto:
J. Daniel Hernández
Foto:
Archivo, Red Bull Content Pool
Publicado el 26/09/2019
Gafas para MTB: consejos para su cuidado y cuándo cambiarlas

En MTBpro siempre hemos defendido que las gafas son un complemento imprescindible cuando practicamos MTB. No sólo nos protegen del sol, también lo hacen de ramas, insectos, las piedras y el barro que saltan de las ruedas e impiden que el aire nos moleste cuando cogemos velocidad.

Hay quien piensa que las gafas son eternas. Otros las arañan en seguida y les duran muy poco… Sea como sea, las gafas pierden propiedades con el tiempo y, llegado un momento conviene cambiarlas. O, si nos gusta mucho ese modelo y la montura está en buen estado, cambiar los cristales de tu gafa de sol. Por eso vamos a ver cómo cuidar nuestras gafas para que duren más y cuándo debemos plantearnos su cambio.

Cuidados de las gafas

Los filtros de las gafas fotocromáticas y polarizadas pierden propiedades con el tiempo. Igual que sucede con los tintados de las gafas de sol convencionales, aunque en este caso la degradación es más lenta. Para evitarlo el mejor consejo es guardarlas siempre en un interior, nunca dejarlas expuestas al sol y los cambios de temperatura, y en su funda (mejor también dentro del estuche) para que estén siempre “a oscuras”. De esta forma los cambios de luz no alterarán ni activarán los filtros, especialmente en las gafas polarizadas y fotocromáticas, y alargaremos su vida útil.

En esa línea también podemos apuntar que, además de tenerlas en su funda o estuche, es mejor guardarlas en un cajón o en algún sitio a salvo de golpes o caídas involuntarias. Una de las peores cosas que nos puede pasar con las gafas, más si son nuevas, es que se caigan y rallen las lentes. No sólo porque una ralladura nos pueda molestar la visión, sino porque siempre irá a más y contribuye también a una pérdida de propiedades más rápida de las lentes.

Gafas para MTB: consejos para su cuidado y cuándo cambiarlas

Es inevitable que las gafas se manchen de barro, sudor u otros elementos que se queden pegados a las lentes. Para limpiarlo, lo mejor es nunca hacerlo en seco con los guantes o las manos, que seguramente también tenga suciedad, ya que es el camino más rápido para rallar las lentes. Si lo tenemos que hacer en marcha, lo mejor es limpiarlas con cuidado con un trapo de microfibra (como la funda que suelen tener todas las gafas).

Si podemos esperar, lo mejor es hacerlo en casa con agua tibia y jabón neutro, como por ejemplo el de manos, aclarándolas bien para asegurarnos de que no queden restos de jabón y secándolas con un paño limpio. La limpieza debe incluir también la montura, ya que es una parte muy expuesta al sudor y éste es bastante corrosivo, especialmente con los lacados de pintura y las piezas de goma. Por eso es importante limpiarlas bien, prácticamente, después de cada salida.

Gafas para MTB: consejos para su cuidado y cuándo cambiarlas

¿Cuándo debo cambiar las gafas?

Si seguimos estos consejos es fácil que nuestras gafas tengan una vida útil muy larga y que las cambiemos por estética o renovación de vestuario que por verdadera necesidad. Pero, aun así, las gafas nos van dando señales poco a poco de que se han ganado la jubilación.

La señal más clara y evidente es que las lentes están ralladas. Con ellas en mal estado podrán durarnos un poco más o un poco menos, pero es aconsejable por seguridad ir pensando en el cambio. Otra señal es que el tintado ha perdido intensidad, y eso es algo que se puede apreciar tanto si nos las ponemos (el sol nos molesta más que antes) como a simple vista, la parte exterior de las lentes ya no tiene el mismo color que cuando eran nuevas.

Gafas para MTB: consejos para su cuidado y cuándo cambiarlas

Si nuestras gafas son fotocromáticas, la principal señal de envejecimiento es que tardan más en oscurecerse o en aclararse; incluso que no alcanzan a oscurecerse a la misma intensidad que deberían (por ejemplo, deberían llegar a categoría 3 -de 82 a 92% de absorción de luz- y se quedan en unas de categoría 2 -entre un 57 y un 82%-). En el caso de las gafas polarizadas la señal es que reflejos que antes no nos molestaban, como el sol en charcos o en superficies planas o metálicas, ahora empiezan a aparecer ligeramente.

Texto:

J. Daniel Hernández

Fotos:

Archivo, Red Bull Content Pool

Publicado el 26/09/2019