Los 10 consejos para salir en MTB de noche y escapar del calor intenso

Máximas de más de 40 grados, no pueden significar nada bueno… Salir de noche o al menos cuando el sol no pega tan fuerte, es una opción saludable y muy diferente. Sigue nuestros consejos y pedalea ‘a la fresca’ y olvídate del calor.

Los 10 consejos para salir en MTB de noche y escapar del calor intenso
autor mtbpro Alberto Álvarez
autor de las fotos Archivo

fecha20/07/2022


Más de 40 grados todo el día

Digamos que por encima de 40 grados cualquier forma de deporte o actividad al aire libre supone todo un acto de valentía y, depende como, también de imprudencia. Si quieres salir en bici, pero sufres como la mayoría de nosotros temperaturas que superan los 40 grados, hacerlo de noche supone una alternativa algo más fresca para no dejar de pedalear, y sin el riesgo que suponen las altas temperaturas diurnas.

El sol refleja en las montañas al amanecer

De noche las temperaturas pueden bajar ligeramente o notablemente dependiendo de la zona en la que te encuentres. No es necesario que salgas completamente de noche, pero hay unas horas perfectas para salir antes que nadie y llegar a casa cuando el calor empieza a apretar. Te damos los mejores consejos para que el clima extremo no arruine tus días de bici en verano.
 

1. Mejor a primera hora del día que a última de la noche

Igual que la temperatura baja mucho cuando se va el sol en el atardecer, también antes del amanecer podemos disfrutar de unos cuantos grados menos, pero con la ventaja de que según pasen las horas vas a tener más claridad hasta que salga el sol. Si sales por la noche a las 21h, el sol se empieza a esconder y la brisa es algo más fresca para el pedaleo, pero si estás dos horas de ruta y tienes cualquier inconveniente, a las 23h ya es de noche y por delante hay muchas horas más de total oscuridad.

Con luces saliendo a montar al atardecer en la montaña

Te recomendamos madrugar y madrugar de verdad. Usa alguna aplicación para el móvil con la predicción meteorológica y si en tu zona sale el sol por ejemplo a las 7 am, empieza tu ruta a las 6am para que cuando lleves un par de horas, el sol esté saliendo pero caliente mucho menos que a partir de las 11 de la mañana. Una hora y media o una hora antes de que salga el sol en tu zona, es un momento perfecto para empezar la ruta.


Te puede interesar: 15 consejos para iniciarte en las salidas nocturnas con la MTB


2. Luces y baterías a tope (ojo con las e-bikes)

Antes de que salga el sol vas a necesitar luces. Y no solo para ver, si no también para ser visto. Si como te recomendamos en el punto anterior, sales por la mañana antes de que salga el sol, necesitarás luces para poder ver el camino y puesto que vas hacía mejores condiciones lumínicas, no es necesario que uses luces con muchísima potencia, de no ser que la zona por la que salgas sea realmente oscura.

Juego de luces delantera y trasera para mountain bike

Del mismo modo, que te vean bien sobre todo en las zonas pobladas y de tráfico hasta que llegues al bosque, es básico para evitar posibles accidentes. No olvides una luz trasera con buena batería y potencia para que te vean bien y utiliza tu luz frontal en posición intermitente en zonas urbanas para que te dure más la batería y lo puedas cambiar a posición fija cuando llegas al bosque.

Ebike de Trek en acción

Con respecto a las luces y por supuesto a las ebikes, las baterías siempre deben de ser revisadas la noche anterior para comprobar que tienes carga de sobra para hacer la ruta que tienes planeada. Esto es súper importante en las e-bikes, porque quedarse sin batería en el medio del bosque de noche no es una de las mejores sensaciones. Siempre revisa dos veces que luces, bici y transmisiones o componentes electrónicos tienen batería de sobra.

3. Elige senderos que ya conozcas

De noche las distancias y las referencias no son las mismas, por eso es muy importante que elijas siempre que puedas, senderos que ya conoces para poder trazar y pedalear con confianza sabiendo de ante mano lo que viene por delante. Mucho ojo con elegir zonas nuevas sobre todo de descenso ya que, aunque lleves una luz muy potente las sombras y los relieves no se ven de la misma manera que de día. Si quieres probar zonas nuevas, es mejor que vayas acompañado por alguien que ya conoce el terreno y que vaya delante para irte marcando las trazadas y los obstáculos que te puedas encontrar. Siempre puedes dejar las zonas nuevas para cuando haya luz y así irte familiarizándote con ellas.

Foto de acción en un sendero tipo singletrack

Algo muy importante también, es que cuando salgas de casa hasta que llegues al bosque si tienes que atravesar zonas urbanas, lo hagas no solo con las luces delantera y trasera como te comentábamos antes, si no también por las zonas menos transitadas y en las que los vehículos circulen a la menor velocidad posible. De noche incluso con luces a veces es difícil para los conductores identificar que la luz que va delante es una bici y en muchas otras ocasiones las imprudencias por ambas partes pueden ser mucho más dramáticas de noche.

4. Búscate compañía si alguien se anima

Es muy interesante no salir solo de noche. Si puedes convencer al alguien de tu grupo, no solo tendrás el compromiso de levantarte pronto, si no que la salida la disfrutarás el doble. Además, en caso de cualquier inconveniente por caída o avería siempre será mucho más seguro tener a alguien a tu lado. Si lo haces en grupo es una opción fantástica también, pero recuerda que no se rueda del mismo modo que de día porque aún con luces potentes, las distancias y las frenadas se hacen de distinta manera al no tener las mismas referencias que durante el día.

Grupo de amigos montando en bici al amanecer

5. Recuerda que en el bosque no estamos solos

El bosque antes de que salga el sol es el campo de juego perfecto para la fauna que lo habita. Durante tus salidas ten en cuenta que te puedes encontrar animales salvajes de todo tipo y que ellos se van a ‘asustar’ tanto como tú si te los encuentras en el camino. No olvides respetar su entorno, no asustarles si tienes la posibilidad y sobre todo no enfrentarte a ellos. Los animales salvajes solo atacan por lo general cuando se sienten amenazados, con lo que si te cruzas con ellos, intenta ir despacio y pasar lo más lejos posible de estos sin molestar.

Foto de acción nocturna en un bosque

Normalmente éstos huirán cuando pases cerca suyo porque solemos hacer mucho ruido al pedalear sobre todo cuando hacemos algún descenso, pero si te encuentras de frente con ellos, intenta ceder con amabilidad que esa es más su casa que la nuestra. Y por supuesto, también puedes encontrar gente que como tu ha decidido ir en bici, a pasear o a ver el amanecer, con lo que muy atento a otros usuarios de la naturaleza y respetémonos los unos a los otros.

6. Móvil cargado, dinero y herramientas

Lo mismo que harías en una salida de día, lo tienes que hacer de noche, pero comprobando que llevas todo dos veces. Lo más importante además de llevar cargadas las luces que vas a usar como comentábamos antes, es llevar el teléfono móvil con la máxima batería posible y algo de dinero suelto por si tuvieras cualquier percance y necesitaras ayuda para volver a casa.

Herramientas y todo lo necesario para salir en bici

Las herramientas lo mismo que de día, pero ten en cuenta que si te pones a reparar cualquier cosa y no ha salido el sol, es más fácil perder u olvidar algún repuesto o herramienta al no recordar o ver donde la has dejado. Si tienes una avería, intenta buscar una zona algo iluminada para reparar.

7. Bebe y come como en una salida normal

Aunque haya menos de 40 grados, eso no significa ni que no haga calor, ni que no tengamos que hidratarnos de la misma manera. En los días más intensos de verano y en épocas de ola de calor, es habitual tener más de 25 grados durante la noche. Eso hace que en tus salidas nocturnas es recomendable llevar la cantidad de agua que llevas normalmente.

Bidón de hidratación en una riñonera para mantenerse hidratado

Del mismo modo no olvides en llevar comida porque si sales sobre las 5:30-6am, no vas a encontrar nada abierto hasta un par de horas más tarde al menos. Eso si tienes suerte. Aunque ya tengas un plan para entrenar y comer algo en alguna parte de la ruta, siempre es recomendable que lleves algo de comida por si acaso. Que sea de noche no quiere decir que nos vayamos a esforzar menos encima de la bici.


Te puede interesar: 15 Consejos de hidratación y nutrición durante una salida MTB


8. No olvides las gafas y la ropa adecuada

Hay detalles que de noche cambian un poco la manera en la que tenemos que equiparnos. El primer punto a tener en cuenta es el de intentar usar ropa o complementos con colores vivos, que nos hagan ser un poco más visibles en zonas oscuras. Las luces son básicas, pero la ropa o el color del casco también pueden ayudar. Hay chalecos con colores fluorescentes que quizá no estén a la moda, pero te van a ayudar a ser visto mucho mejor.

Gafas con lente fotocromática

En cuanto a las gafas, que no haya sol no significa que no las necesitemos. Esto es algo evidente, pero las gafas siempre son un elemento de protección no solo frente a los rayos solares, si no también frente a las ramas, polvo o insectos del camino. Una buena opción es el cristal transparente si tienes gafas con lentes intercambiables y también por supuesto las de tipo fotocromático que se adaptan automáticamente a las condiciones lumínicas.

9. Avisa a alguien de tus planes de ruta

Siempre es interesante planificar tus rutas de antemano y comentar con algún amigo o familiar tus planes de ruta, tanto de dirección, como de hora aproximada de vuelta. De noche en los caminos hay mucha menos gente que te pueda echar una mano en caso de accidente o avería. Por eso como te comentábamos anteriormente, es muy buena opción tener un compañero o compañera de ruta.

Planificación de ruta con Wikiloc

10. Que la salida termine en la piscina (si tienes) o el mar

Y ya que hacemos el esfuerzo de meternos un buen madrugón, si vuelves a casa y el calor empieza a apretar, date el capricho si tienes la opción de refrigerar tu cuerpo en la piscina o en el mar. Si a las 9 de la mañana ya estás de vuelta de tu salida en bici y te puedes dar un baño y un buen desayuno, seguro que es la mejor manera de iniciar los días de verano por muy calurosos que sean.

Salida en bici al amanecer que termina en el mar
 

Más sobre: