EDR-ROTOR Juan Carlos Garro

REVOLUCIÓN ASIMÉTRICA

EDR-ROTOR Juan Carlos Garro

REVOLUCIÓN ASIMÉTRICA

29/07/2017

Texto: J. Daniel Hernández / Fotos: Mariano Herranz



publi

Para alguien como yo, que ya tiene una edad, cuando te dicen que vas a «recuperar» una de las bicicletas míticas del mountain bike español te puedes esperar cualquier cosa... Menos la EDR de Juan Carlos Garro con el primer proyecto de Rotor de bielas «asimétricas».

EDR-ROTOR de Juan Carlos Garro

No te pierdas...

Con estas bicis, carreras y personajes se ha escrito la historia del MTB

David Vázquez con el equipo Volvo-Cannondale

Esta es una bicicleta que te transporta muy atrás en el tiempo, una bicicleta que destila competición y prestaciones en una época en la que, para mí, hacer mountain bike era, simplemente, salir a montar en bici por el monte, sin preocuparse de potencia, ritmo cardiaco o desniveles acumulados.

Bielas RCK de ROTOR que eliminan el punto muerto del pedaleo

La década de los 90 fue una época de muchísimo desarrollo pero, también, una época en la que la misma bicicleta te servía para todo. Con ella te podías subir un puerto de montaña de 15 kilómetros por pistas de tierra en «perfecto» estado y con las mismas tirarte cuesta abajo por una trialera infernal. Sin apenas suspensión (o directamente sin horquilla de suspensión) y con frenos de cantiléver o, si tenías mucha suerte, V-brakes.

Un poco de historia

Me retrotraigo a esta época para poner en contexto a los personajes que hicieron posible esta bicicleta, Enrique del Rey, Pablo Carrasco, Ignacio Estellés y, por supuesto, Juan Carlos Garro, uno de los nombres míticos del mountain bike español y que fue quien corrió con ella.

EDR son las siglas de Enrique del Rey, ciclista y motero que en su taller de mecanizado comenzó a fabricar desde 1982 piezas para motos. A principios de los 90 llegó su gran salto al ser la primera marca española que utilizó aluminio y titanio para fabricar piezas para bicicletas.

En la década de los 90, especialmente a mediados, las piezas de mecanizado en CNC de EDR se convirtieron en auténticos objetos de deseo para los amantes del ciclismo. Ahora es más habitual encontrar componentes de aluminio fabricados con esta técnica, pero por aquel entonces eran auténticas joyas prácticamente artesanas. Además, al incluir colores vivos y atrevidos, como el famoso rosa fucsia o azul eléctrico de sus Gorila, hacían de las bicis una explosión de color.

Los que vivieron aquella época de innovación y esplendor, con los primeros modelos de doble suspensión, con la convivencia por igual de acero, aluminio y carbono… incluso titanio, recordarán cómo los componentes de EDR (tijas, potencias, manillares…) le hacían sombra, incluso superaban en misticismo y prestaciones, a las de Kalloy UNO, una marca que luego cayó en desgracia pero que por aquel entonces era considerada como «aquellas piezas súper ligeras que venían de los USA» o las de Easton, más conocida hoy por sus ruedas de fibra de carbono.

Hisotria de la alianza entre EDR y ROTOR

No te pierdas...

La Grunding de la Casa de Campo de 1994

Copa del Mundo Grunding de la Casa de Campo de 1994

Por otro lado aparecen las figuras de Pablo Carrasco e Ignacio Estellés, ciclistas entusiastas, que tenían un proyecto junto a la Universidad Politécnica de Madrid para revolucionar el mundo del ciclismo: eliminar el punto muerto de las piernas al pedalear para mejorar el rendimiento del ciclista. Se trataba del germen de lo que hoy es Rotor. Entre 1994 y 1995 Rotor sacó su primera patente (la fundación oficial de la empresa fue en 1996) que se transformó en el Rotor Box (1998), el primer producto puesto a la venta con el sello de la marca.

Entre finales de los 90 y los primeros años del siglo XXI, también lanzaron sus primeras bicicletas como la que hoy probamos. El encargado de la fabricación de los primeros prototipos y modelos fue EDR, una relación que continúa así desde entonces.

Por último tenemos que hablar de Juan Carlos Garro, propietario de esta bicicleta y uno de los grandes nombres del mountain bike español. Garro formó parte de los mejores equipos españoles de la década de los noventa, desde el Liberto Megamo al Orbea, pasando por el BH-Coronas (más tarde BH-Sierra Nevada), equipos con los que logró numerosos triunfos. A destacar su victoria en el GP Coronas de 1996, su subcampeonato de España de 1997 o los siete triunfos de etapa en la Vuelta a España de MTB.

Ya en el siglo XX fichó con el equipo Rotor, donde ayudó a desarrollar sus productos. Esto nos lleva precisamente a la bicicleta en la que hoy tenemos el honor de pedalear, la EDR-Rotor Team con el sistema de bielas RCK (Rotor Concept Kit), el alma de esta bicicleta. Al eliminar el punto muerto del pedaleo, este sistema ya anunciaba una ganancia de 3 minutos por cada hora de rodar y un descenso de un 5% en la frecuencia cardiaca del ciclista al tener que hacer menos esfuerzo para mantener la misma cadencia.

EDR-ROTOR de Juan Carlos Garro

RCK, una tecnología futurista

El primer modelo de sistema de Rotor para anular el punto muerto del pedaleo, el Box, necesitaba de un cuadro específico, elaborado por EDR y bajo la supervisión directa de ambas casas, y resultaba un tanto complejo y pesado. Sin embargo, el gran lanzamiento llegó en marzo del 2000 con el conjunto RCK de platos, eje y bielas que podía adaptarse a cualquier cuadro de la época.

Es cierto que fue un sistema que tardó algunos años en implantarse y que ha derivado en el OCP (Optimum Chainring Position), incluso que algunos de los primeros prototipos dieron muchos fallos derivados de una complejidad mecánica adelantada a su época, pero también es cierto que supuso la gran revolución que derivó en el uso, cada vez más habitual hoy en día, de los platos ovalados.

El equipo EDR-Rotor en el que Garro participó en aquella época contribuyó al desarrollo de estos y otros elementos (por ejemplo, tija, manillar y sillín también vienen firmados por Rotor, aunque pertenecen a una época posterior).

Ponemos una bici mítica en acción. Vuelve el "old school"

No te pierdas...

Shimano Factory Tour, otra visita a la historia del MTB

Shimano Factory Tour

Recuperando sensaciones

Habiendo rememorado ya la teoría y recordado una época dorada, no vamos a caer en el tópico de decir que cualquier tiempo pasado siempre fue mejor, porque acostumbrado a las 29 dobles de fibra de carbono, recuperar una vieja 26” de aluminio se hace duro. Y eso que esta bici no se mantiene exacta al modelo original, sino que tiene algunas mejoras como un manillar más ancho (y de fibra de carbono) que los que se gastaban en aquella época.

Pero me pongo a pedalear y… ¡la bici acelera como un demonio! Es verdad, ahora recuerdo, la principal ventaja de las 26” frente a las ruedas grandes era su capacidad de aceleración. Pero hay algo más… el cuadro mantiene una rigidez impresionante pese a que han pasado 15 años y tiene mucho trote encima (tiene «cicatrices de guerra» por todos los tubos) y eso contribuye a lo bien que acelera.

Además, y aquí está la clave del éxito de Rotor, a pesar de ser de los primeros prototipos, la pedalada no se resiente, es completamente intuitiva y no supone ningún problema para exprimir al máximo la EDR. Es cierto, eso sí, que durante las sesiones de fotos hay que calarse y «descalarse» muchas veces de los pedales, y es ahí donde se puede notar algo extraño. El pedal no está donde intuitivamente lo busca el pie en un primer momento, pero no es algo ni molesto, ni peligroso, ni siquiera perjudicial. Unas cuantas veces de hacerlo y rápidamente me he acostumbrado hasta hacerlo de forma inconsciente.

Vuelve la técnica «old school»

Otro de los detalles que miro con una mezcla entre nostalgia y estupor es el triple plato. Sí, tres platos. Los más jóvenes, que ahora mismo viven el guerra por el monoplato o el doble plato, no se podrán creer que hubo una época en la que no podíamos vivir sin tres platos. El grande para bajar, el mediano para llanear y el pequeño para subir. Teoría «old school»...

O los acoples o «cuernos» aquel gran invento que hacía un poco más ancha nuestra postura en el manillar y que servía para abrir la caja torácica cuando subíamos, además de para hacer más fuerza y palanca al balancear la bici para esprintar. Hoy en día, con manillares que superan los 70 cm de ancho no son necesarios, además de que las ruedas de 29” van más lanzadas que aquellas de 26”, pero no hay bici anterior a la revolución 29er (incluso algunas de las primeras) que no los lleve.

Bajando me doy cuenta, nuevamente, de que la llegada de las 29” ha supuesto la muerte de la técnica. Necesitamos desempolvar viejas habilidades «de manual» para poder sortear puntos que una 29” pasa sin despeinarse. Me encuentro situado muy encima de la rueda delantera. Incluso si me pongo a esprintar muy echado para delante la paso por encima, por lo que bajando tenemos una bici muy nerviosa y directa, ágil, pero poco estable. La solución está en echar el culo bien atrás para mantener la bici en su línea.

Bielas ROTOR RCK de la bicicleta de Juan Carlos Garro
Horquilla White XC4 de la bicicleta de Juan Carlos Garro

Es cierto que la horquilla White XC4 de 72,5 mm de recorrido está en perfecto estado y es muy suave, con un buen mantenimiento de su innovador, por aquel entonces, sistema de cartuchos de aire, pero acusa un poco el paso del tiempo en su comportamiento y no ayuda. No hay que olvidar que esta horquilla tiene más de 15 años (es un modelo que salió en el año 2001) y el tiempo no pasa en balde. Eso, o me he acostumbrado demasiado bien a tener casi el doble de recorrido. Estas primeras horquillas de aire llevaban cartucho en ambas botellas, por lo que había que cargar las dos por igual para tener un comportamiento homogéneo en absorción y rebote.

Los frenos V-brake que lleva esta bicicleta son una mezcla de Avid con un puente trasero Shimano XT y, a pesar del paso del tiempo, con un poco de cariño (traducido en limpieza y engrase) y pastillas en condiciones, funcionan de maravilla. Es cierto que cuando coges velocidad no alcanza la potencia de frenado de unos discos actuales, pero el tacto es directo y maravilloso, no tiene nada que envidiar. Evidentemente frente a un buen sistema de discos hidráulicos no tienen nada que hacer en cuanto a potencia y distancia de frenado, pero ante una gama más mediocre, me quedo con unos V-brake como estos.

EDR-ROTOR, un pedacito de la historia de nuestro deporte

Tener la oportunidad de gozar de una bicicleta como esta rompe la monotonía de las bicicletas actuales, más permisivas y específicas. Esta era una bicicleta para hacer de todo, para subir y bajar por cualquier sitio que te propusieses, el límite lo marcaba el ciclista. Evidentemente llama la atención, el grupo RCK atrae todas las miradas, y cualquier biker que tenga más de 35 años quiere subirse a ella y recordar viejos tiempos.

Pero eso no es posible, esta es la bicicleta de Juan Carlos Garro, un mito del mountain bike nacional, y lo que yo he tenido la suerte de probar es una pieza de museo, un pedazo de la historia de nuestro deporte.

Los acoples, un componente de la época del MTB "old school"
Rodamos con la EDR-ROTOR de Juan Carlos Garro

Relacionados

ROTOR KAPIC Carbon: las primeras bielas de carbono de ROTOR

ROTOR KAPIC Carbon: las primeras bielas de carbono de ROTOR

ROTOR siempre ha estado asociado al aluminio pero con estas nuevas ROTOR Kapic Carbon la marca española se pasa al carbono para conseguir las bielas más ligeras y rígidas de su historia.

Bicis Míticas: Specialized Stumpjumper (1981)

Bicis Míticas: Specialized Stumpjumper (1981)

Seguramente la Specialized Stumpjumper fue la primera bici que dejó su nombre para siempre en la historia del MTB. Seguramente fue la primera bici mítica.

ROTOR TryQ, prueba unos platos Q Rings

ROTOR TryQ, prueba unos ROTOR Q Rings y te convencerás

De cara a esta temporada 2019, ROTOR mantiene su promoción TryQ que te permite probar tus platos ovalados Q Rings durante 30 días y devolverlos si no te convencen.

Klein Adroit de 1991

Bicis míticas: Klein Adroit

En los 90 todo molaba mucho más, incluidas las Mountain Bikes. Vale, la geometría era un drama, las suspensiones no existían casi y los frenos no te aseguraban parar a tiempo… pero todo eso daba igual si montabas una Klein como la Attitude.

GT Lightning de 1998

GT Lightning de 1998

Hay bicis retro, vintage, clásicas o como quieras llamarlas que merecen ser rescatadas del baúl de los recuerdos, como esta GT Lightning; una bicicleta mítica, exquisita en la que el gran protagonista es su material, el venerado titanio.

ROTOR 2 INpower DM MTB

ROTOR 2INpower DM MTB

Los potenciómetros han llegado, para quedarse, al Mountain Bike. Ya no son exclusivos del ciclismo de carretera y dispositivos como el ROTOR 2INpower DM MTB nos ayudarán a gestionar mejor nuestros esfuerzos y sacar mayor partido a nuestros entrenamientos.