Probamos la Orbea Onna 10: Da mucho más de lo que cuesta

La Orbea Onna 10 nos ofrece mucho más de lo que cuesta (poco más de 1.000 €). Su cuadro de aluminio está cargado de detalles, como el cableado interno, cuenta con un montaje sorprendente y es una compañera perfecta para rutas, el día a día o viajes.

Orbea Onna 10
autor mtbpro
J. Daniel Hernández
autor de las fotos
David Agüero

fecha21/04/2022


lo mejor
Geometría muy atractiva. Montaje enfocado a un uso polivalente. Detalles del cuadro como el cableado interno, las roscas para portabultos y compatibilidad con tija telescópica.
lo peor
Peso elevado. Cierres rápidos QR9 en la rueda delantera y trasera.

No es habitual que un medio especializado hagamos un test de bicicletas de 1.000 €, sin embargo, hay que reconocer que es un rango de precio con mucho tirón (no en vano, según el estudio de las cifras 2021 del sector recientemente publicado por AMBE, el precio medio de compra de las MTB es de poco más de 800 €). Y es un segmento en el que las marcas tienen productos muy interesantes y en el que cada vez ponen más sus miras, sobre todo aprovechando las tecnologías desarrolladas para las bicicletas superiores para ofrecer grandes productos a precios más competitivos.

Y la Orbea Onna 10 que he probado es un gran ejemplo de ello. Una bicicleta con un PVP de 1.099 €, cargada de argumentos sólidos de calidad y para la que Orbea hizo un lanzamiento de importancia, con comunicados de prensa, unidades de test, site propio en su página web… Y lo más importante, con un producto lleno de argumentos interesantes que demuestra que una bicicleta de primer precio (o lo que nosotros consideramos tal) no es lo mismo que una bicicleta de gama baja. Vamos a analizarla en detalle.

¿Cómo es la Orbea Onna? El cuadro…

Ya sabemos el precio de la Orbea Onna 10 y toda su gama (lo tienes al final del test y en esta noticia) y por ese dinero Orbea nos ofrece como punto de partida un cuadro de aluminio hidroformado con una geometría muy interesante. Porque el primer punto destacable de la Onna es precisamente la geometría y formas elegidas, lejos el concepto sport o excesivamente relajado de muchas bicis de esta gama de precios y con un punto agresivo que le acerca a su hermana de gama superior Alma H (la versión de aluminio de la Alma).

Por ejemplo la nueva Onna cuenta con un ángulo de dirección de 68,5º (sólo 0,5º más que la Alma), esmuy en línea de lo que se lleva en las bicicletas de competición diseñadas para los circuitos de la Copa del Mundo de XCO. El ángulo del sillín es de 74,5º, el mismo que en la gama Alma; la pipa de la dirección mide 95 mm (5 mm menos que la Alma) y las vainas son de 440 mm (10 mm más que la Alma de carbono y 5 mm más que la de aluminio), para un total de 1.121 mm de distancia entre ejes, prácticamente igual que los 1.118 de la Alma y 1.127 de la Alma H (en este punto influye, además, el lanzamiento de las horquillas). Una anotación, estas cifras son de la talla M de los tres modelos.

Orbea Onna 10

¿Y todos estos datos en qué se traducen? En que la Onna no esconde un punto racing en su geometría; es estable, pero también manejable y con capacidad de ofrecernos buenas reacciones. Es cierto que la posición es bastante cómoda merced a un Reach y más corto que sus hermanas (418 mm frente a 426 mm) y un mayor Stack (más altura del cuadro): 617 mm frente a 602 mm y 612 mm.

Y es que la Onna ha sido diseñada para un uso muy polivalente, desde salidas en MTB a un ritmo razonable hasta un uso diario e incluso urbano o para viajar con la bici cargada de alforjas y portabultos. Para estos dos últimos puntos, la Onna cuenta con anclajes para roscar portabultos en el triángulo trasero, algo que agradecerá quien la utilice para, por ejemplo, sus próximas vacaciones en bicicleta.

Roscas para portabultos en la Orbea Onna 10

Un montaje interesante por poco más de 1.000 €

Por cerrar el apartado referido al cuadro, pero ya metiéndonos en lo que al montaje se refiere, cabe señalar que la Onna cuenta con el cableado interno, algo poco habitual en este rango de precios. Además, es compatible con el montaje de tija telescópica (de 27,2 mm), lo que también le hace muy interesante.

Entrada del cableado interno en la Orbea Onna 10

El montaje de la Orbea Onna 10 se apoya en una transmisión Shimano Deore de 11 velocidades (mando y desviador trasero) con un cassette 11-51 (de Sunrace) y un plato OC1 de 32 dientes. Los frenos también los firma Shimano con la gama MT201, unos frenos sencillos y fiables con discos de 160 mm en ambas ruedas. Por lo general para el uso al que está destinado esta bici son más que suficientes, pero bikers con algo más de peso y una intención algo más agresiva posiblemente deberían valorar la instalación de un disco delantero de 180 mm.

La horquilla es otro punto a destacar del montaje de la Orbea Onna, una RockShox Judy Silver TK Solo Air con 100 mm de recorrido, control de rebote y bloqueo. Una horquilla perfecta para quien busque algo más que iniciarse en el MTB y quiera un componente fiable, con un gran funcionamiento y razonablemente ligero. El único punto negativo (de la horquilla y de la propia bicicleta en si) es que cuenta con un cierre convencional QR de 9x100 mm en lugar de eje pasante, que hubiese servido para dotar de mayor rigidez al conjunto rueda + horquilla.

Detalle del bloqueo de la RockShox Judy en la Orbea Onna 10

Si bien las ruedas son de una elección sencilla, buscando un equipamiento robusto y que no ofrezca mayores complicaciones, con un aro de aluminio y bujes Shimano, aun en detrimento de sumar más peso; sí que merece la pena detenerse en la elección de los neumáticos, unos Kenda K1153 de 29x2,35”.

Es una elección muy adecuada a esta bicicleta ya que son unos neumáticos polivalentes, perfectamente válidos para rodar en pistas forestales y senderos gracias a su balón de 2,35” y también apropiados y ágiles en entornos más urbanos con suelo prensado o asfalto gracias a su taqueado bajo y de dibujo redondeado.

Orbea Onna 10 en acción

El resto de los componentes son sencillos, robustos y fiables, de aluminio; con un manillar de 720 mm, una potencia de 7º de inclinación (para compensar la pipa de la dirección corta). La tija, recta, al ser de 27,2 mm ofrece una ligera flexión que contribuye a minimizar la menor capacidad de absorción del cuadro de aluminio frente a uno de fibra de carbono.

En acción con la Orbea Onna 10

Cuando supe que iba a probar una Onna, de poco más de 1.000 €, la miré con cierto recelo. Por suerte en este trabajo podemos probar bicicletas de muy alta gama y de precios mucho más altos, así que siempre se genera cierta incertidumbre con las bicicletas más económicas. Sin embargo, después de un primer vistazo en el que se descubren detalles como el cableado interno, las roscas para portabultos, la compatibilidad con tija telescópica… ya la empecé a ver con otros ojos.

En acción con la Orbea Onna 10

Y cuando me subí a ella cambió completamente mi opinión, ya que a pesar de que me noté muy cómodo sobre ella (se nota que el cuadro es ligeramente más corto que las bicis de XC a las que estoy acostumbrado) también pude experimentar la sensación de que no es una bici de paseo, que esconde algo más. No quiero compararla con su hermana Alma, porque no son iguales y porque, en realidad, no le haría justicia a la Onna; son bicicletas diferentes, con enfoques diferentes, pero que sí comparten parte de su ADN beneficiándose (en este caso la Onna, la última en llegar) de lo desarrollado anteriormente para la Alma.

En acción con la Orbea Onna 10

Es una bicicleta con la que rodar muy cómodo (y hasta cierto punto rápido) en pistas forestales y senderos con el firme en buen estado. También es una bicicleta con la que sumar kilómetros y kilómetros de aventuras y excursiones… y gracias a la posibilidad de instalar un portabultos, de viajes con alforjas. En este terreno la Onna 10 se mueve muy bien, con unos componentes (y un cuadro) que nos acompañarán y mantendrán el ritmo sin problemas.

En acción con la Orbea Onna 10

Por la elección de sus componentes (sobre todo los neumáticos) la Onna 10 también puede ser la compañera ideal para el día a día (sobre todo si ese día a día nos lleva por terrenos no asfaltados o si sólo tenemos una bicicleta para usar en todos los terrenos). Me refiero a cómo se mueve en asfalto o parques urbanos con suelo muy duro y compacto. Y pese a que en la báscula ha marcado algo más de 13,5 kg, la bici es ágil y manejable, dinámicamente se mueve muy bien y nos permite trazar curvas y afrontar algunos obstáculos con seguridad.

En acción con la Orbea Onna 10

Conclusión

La Orbea Onna 10 es la respuesta para aquellos que busquen una bicicleta con la que iniciarse en un MTB más exigente, pero tengan un presupuesto más ajustado y/o quieran esa misma bicicleta para viajar o hacer sus recados y desplazamientos diarios. Los componentes que monta son fiables y robustos, especialmente la transmisión. Es verdad que si sustituimos muchos de ellos podremos bajar el peso del conjunto, pero no es algo que merezca mucho la pena, al menos inicialmente, porque podría romper el espíritu de esta bici.

En acción con la Orbea Onna 10

Una cosa que hay que tener muy clara es que la Onna es una bicicleta con un cuadro de aluminio, es decir, no tiene ni la ligereza ni la rigidez (horizontal) con capacidad de absorción vertical de un cuadro de fibra de carbono. Aun así, el trabajo hecho en él hace que sea muy destacable y muy buena opción. Además, un cuadro de fibra de carbono en el rango de precios de esta bicicleta es impensable, por lo que hay que poner todo en su correcto contexto y entender este test que le hemos hecho desde la perspectiva de que, desde el primer momento, la hemos tratado como tal, como una bicicleta de aluminio y no la hemos comparado con una de carbono.

En acción con la Orbea Onna 10

Cosas de familia Orbea Onna

La Orbea Onna es una bicicleta completamente nueva que Orbea ha lanzado en 2022. La familia Onna la forman 5 modelos (que comparten cuadro) cuyos PVP van desde los 629 € hasta los 1.099 € de la Onna 10 que hemos probado. Todas ellas tienen horquilla de 100 mm de recorrido y están disponibles en 3 colores y 4 tallas en 29": S, M, L y XL. Además, existe una versión Junior de cada uno de los modelos, con ruedas de 27,5” en tallas XS y S.

Orbea Onna 10

Orbea Onna 10 – 1.099 €

Orbea Onna 20

Orbea Onna 20 – 999 €

Orbea Onna 30

Orbea Onna 30 – 849 €

Orbea Onna 40

Orbea Onna 40 – 749 €

Orbea Onna 50

Orbea Onna 50 – 629 €

La bici al detalle...

Plato de 32 dientes para la Orbea Onna 10
Transmisión

Como hemos dicho en el texto principal, la Orbea Onna 10 cuenta con una transmisión Shimano Deore de 11 velocidades (mando y desviador trasero) con un cassette 11-51 (de Sunrace) y un plato OC1 de 32 dientes. Con esta relación elegida 32x11-51 tendremos margen para todo uso, incluso para enfrentarnos a los puertos de montaña más duros, ya que una rígida se mueve a la perfección con un plato de 32 dientes a pesar del peso global del conjunto.

El plato y las bielas OC1 (marca o sello de la propia Orbea) son de aluminio, y a pesar de que las bielas son bastante robustas, el diseño del plato sirve para mantener el peso a raya y no excederse en la báscula (algo más de 800 g en total para el pedalier).

RockShox Judy Silver TK Solo Air en la Orbea Onna 10
Horquilla

La RockShox Judy Silver TK Solo Air es una gran horquilla para este rango de precios. Cuenta con 100 mm de recorrido, es suave, funciona con cartucho de aire, tiene control de rebote y bloqueo (aunque no mediante un mando remoto, pero hay que reconocer que está bastante accesible). Además, es razonablemente ligera: 2.670 g.

Además de la ausencia mando remoto para el bloqueo (lo que subiría más el precio de la bici), la única pega que se le puede poner es que, en lugar de un eje pasante, todavía utiliza el sistema de cierre rápido QR9, por lo que se pierde algo de rigidez. Seguramente sólo los usuarios con más peso o los más agresivos noten la diferencia, pero conviene señalarlo.

Kenda K1153 de 29x2,35” en la Orbea Onna 10
Neumáticos

Los Kenda K1153 de 29x2,35” son unos neumáticos económicos pero que han resultado muy interesantes para esta bici. Están diseñados para pistas rápidas y terrenos duros gracias a su balón de 2,35” pero de forma muy redondeada y al tamaño y disposición de sus tacos, con un gran número de ellos hasta hacer un semi-slick.

Son unos neumáticos muy acordes al uso al que va orientado la Onna 10, tanto fuera como dentro del asfalto, y la única pega que se les puede poner es que, al ser unos neumáticos de alambre (no plegables) con sólo 30 TPI son una elección algo pesada (unos 530 g). Evidentemente tampoco son Tubeless o Tubeless ready.

Shimano MT201 con discos de 160 mm en la Orbea Onna 10
Frenos

Los Shimano MT201 son unos frenos sencillos, con un alcance de la maneta pensado para manos pequeñas y un diseño de uso de 2/3 dedos para ofrecer más seguridad a los biker noveles (que tienden a usar dos o tres dedos a la hora de frenar). No obstante, la maneta es fácilmente alcanzable para cualquier biker, tenga el tamaño de mano que tenga, y los que ya tengan algo más de experiencia con frenos de disco podrán manipularlos con un único dedo sin mayor problema. Los discos son de 160 mm en ambas ruedas y a priori, para un uso tranquilo son más que suficientes.

Más información

Peso:

13,51 kg (talla M)

Precio:

1.099 €

Más sobre: