Probamos las protecciones Woom para niños ¡no son un juguete!

40€ | Distribuye: SmartBikes

Las coderas y rodilleras infantiles Woom no son un juguete, son protecciones de gran calidad, con materiales de alta tecnología como la almohadilla flexible que permite el pedaleo pero se endurece con el impacto.

Probamos las protecciones Woom para niños ¡no son un juguete!
autor mtbpro Luis Miguel del Cerro
autor de las fotos Mariano Herranz

fecha20/06/2022


Es muy probable que ya conozcas Woom por sus bicicletas especialmente diseñados para los niños y niñas que quieren empezar en el ciclismo. Bicis que no solo están diseñadas pensando exclusivamente en ellos, sino que además tienen un nivel de calidad que supera a las bicis de adulto.

Lo cierto es que también disponen de una gama de equipamiento que va creciendo poco a poco. Primero empezaron por los cascos, luego también nos aportaron algo que no es fácil de encontrar como son los guantes de calidad en distintas tallas, y ahora dan un paso más con un conjunto de rodilleras y coderas disponible en tres tallas.

Probamos las protecciones Woom para niños ¡no son un juguete!

Lo cierto es que no es fácil hacer unas protecciones para niños. Si la relación ergonomía-protección ya es complicada en las protecciones para adultos, en el caso de los niños la cosa se complica aún más. Y es que para que haya una protección efectiva hace falta una buena dosis de material de protección, pero corres el riesgo de que se hagan muy incómodas para el niño y la experiencia en el pedaleo no sea satisfactoria. Siempre nos gusta recordar que con los niños y niñas que empiezan a montar en bici es fundamental que la experiencia no sea un tostón o un calvario.

Probamos las protecciones Woom para niños ¡no son un juguete!

Muchos fabricantes acaban acudiendo a la protección rígida de plástico o, en el lado opuesto, protecciones que protegen más de la abrasión que de un impacto fuerte. La apuesta de Woom ha sido utilizar un material de alta tecnología que se mantiene con un buen grado de flexibilidad en condiciones normales, pero que se endurece en caso de impacto. Tecnología de competición para los más pequeños.

Probamos las protecciones Woom para niños ¡no son un juguete!

Para la sujeción Woom confía en el neopreno elástico para la parte frontal y un material de rejilla para la parte interior que ayuda a la ventilación. No es fácil que las protecciones se caigan o deslicen gracias a las bandas de “silicona” antideslizantes que hay en ambas aberturas. Además, en el interior, justo detrás de las “almohadillas”, tenemos más inserciones de este material que ayudan a que no se caigan y sobre todo que no se muevan lateralmente.

En marcha son cómodas y nuestra probadora no tuvo problema alguno durante el pedaleo. La almohadilla puede parecer muy gruesa cuando vemos las protecciones por primera vez, pero también son muy flexibles. Las bandas de “silicona” también hacen su trabajo a la perfección.

Probamos las protecciones Woom para niños ¡no son un juguete!

No hicimos “crash test” por no acabar en un juzgado, pero entre la tecnología de “endurecimiento” en caso de impacto y el grosor propio de la almohadilla está claro que estas protecciones ofrecen un nivel de protección muy por encima de la media y sin necesidad de acudir a materiales demasiado rígidos o pesados.

Por último, el precio: 40 € las rodilleras y 40 € las coderas. ¿40 euros por unas rodilleras? Están cerca del precio de algunas rodilleras de adulto. Pero es que estas protecciones no son un juguete, son un material de protección de calidad. Además, ¿no se merecen nuestros hijos e hijas lo mejor?

Probamos las protecciones Woom para niños ¡no son un juguete!