Cómo arruinar tu horquilla de suspensión en 10 minutos

Cómo arruinar tu horquilla de suspensión en 10 minutos

Romper la horquilla de suspensión de tu mountain bike no es nada fácil, pero si no sigues unas mínimas pautas de ajustes y mantenimiento, su vida útil se acortará de manera notable…

Texto:
Alberto Álvarez
Foto:
Archivo / RockShox / Fox
Publicado el 18/03/2021
Cómo arruinar tu horquilla de suspensión en 10 minutos

Puede parecer muy exagerado decir que en 10 minutos puedes llegar a romper tu horquilla de suspensión, pero muchas veces la realidad supera la ficción. Accidentes aparte, hay hábitos o simplemente desconocimiento sobre el uso de las horquillas, que pueden llevar a que sus componentes internos fallen o que su nulo mantenimiento haga que vayas encadenando una avería tras otra. En MTBpro te damos los mejores consejos, para que esto no te pase. 

El mantenimiento cuando toca

El número uno en la lista de cómo acabar con tu horquilla. Ya te lo hemos explicado en MTBpro en varias ocasiones, y no vamos a dejar de insistir para que hagas el mantenimiento de tu horquilla según nos indican los servicios técnicos oficiales. Si no haces el mantenimiento rutinario, la calidad del aceite empeorará, el interior de la horquilla y los retenes acumularán polvo y restos de suciedad y esto irá afectando a las sensibles piezas que componen los sistemas de compresión, precarga, rebote y bloqueo de una horquilla.

Aceite de suspensión de la marca Fox

Piensa que, en la mayoría de las ocasiones, tan solo tendrás que hacerlo una vez al año y el coste no es tan elevado, ya que hacer el mantenimiento básico es casi como tener una horquilla nueva.

¿Has cambiado los retenes alguna vez?

Dentro de las tareas de mantenimiento, los retenes son una de las partes de una horquilla que más sufren. Los retenes, evitan que entre la suciedad en la horquilla, y a la vez lubrican las barras, para obtener la menor fricción posible entre barras y horquillas, pero a la vez controlando que no entren restos grandes de barro o tierra. Por eso es tan importante limpiar las barras de tu horquilla después de cada salida y mantener los retenes limpios.

Cambio de retenes en una horquilla Fox

Las revisiones más básicas de horquilla, consisten en un cambio de retenes, limpieza interior de barras y botellas y extraer y añadir el aceite de lubricación. Con las herramientas adecuadas, es una tarea relativamente fácil de realizar, y no muy costosa. La mayoría de los talleres especializados hacen este tipo de mantenimiento, si no crees que puedes realizarlo tu mismo. Si vives en una zona con mucho barro y agua, te recomendamos que lo hagas al menos una vez al año, pero 2 veces al año sería lo suyo.

Bajar con el bloqueo puesto

El bloqueo hay que usarlo en zonas en las que no hay irregularidades o baches grandes, tales como asfalto o pistas de tierra, pero si se te olvida quitarlo y te pones a bajar por zonas técnicas y muy bacheadas, puedes tener un problema. Actualmente, la mayoría de los bloqueos, actúan cerrando la compresión de la horquilla mediante unas finas arandelas que tapan los orificios por donde fluye el aceite cuando hay un impacto. Si ese aceite no puede fluir de la manera adecuada, se pueden dañar dichas arandelas, llegando a deformarse o afectar a otros componentes del sistema de compresión. Antiguamente era un problema muy habitual en determinadas marcas, o en modelos en los que el bloqueo era completamente mecánico.

Dial de bloqueo de una horquilla RockShox SID

Aunque en la actualidad el nivel técnico de las horquillas es muy alto y son capaces de evitar una rotura de sus componentes incluso con las regulaciones muy mal ajustadas, el uso del bloqueo es clave para que no dañes el interior de tu horquilla y te toque pagar una reparación costosa.

Ajustes y posiciones de uso

Del mismo modo que el bloqueo es uno de los ajustes que hay que usar correctamente, la mayoría de las horquillas de gama media alta, suelen tener la opción mediante un dial en la parte superior de la horquilla, de regular el tipo de compresión, no solo en alta y en baja velocidad, sino también para usar la horquilla con la compresión abierta del todo, un poco cerrada (en posición trail) o en bloqueo. Llevarla en abierto siempre no es un problema, ya que el sistema hidráulico funciona con toda su eficiencia, pero hay muchos usuarios que tienen por costumbre dejar la posición intermedia, más para zonas medias de pedaleo y algo de descenso, que cierra parcialmente el circuito de compresión y que en caso de mantenerlo en esta posición muchos meses, puede que pase como con el bloqueo y los componentes se vayan deteriorando por un mal uso.

Horquilla Fox con los diales de ajustes

Otro tema es el de la precarga de aire. Cada horquilla viene con una tabla o incluso una app para tu Smartphone, donde te detallan la presión de aire recomendada para tu peso. Llevar menos presión de la recomendada puede hacer no solo que hagas ‘tope’ y llegues al final del recorrido con demasiada frecuencia, sino que además varía mucho el comportamiento de la horquilla en grandes baches y puedes salir catapultado en más de una ocasión o incluso ocasionar la rotura del cuadro en la zona del tubo de dirección.

Gráfica de precarga de aire de horquillas RockShox

Del mismo modo, pasarte de aire en la regulación de precarga (por encima de la presión máxima recomendada por el fabricante), puede hacer que no solo la horquilla no absorba absolutamente nada, sino que además puedas dañar los componentes internos en la cámara de aire de la misma. En este sentido, conviene también que recuerdes el tema de los espaciadores de volumen de aire o ‘tokens’ que van instalados para controlar el comportamiento de la precarga de aire.