Lapierre Zesty XM 827

Lapierre Zesty XM 827

Para la nueva temporada 2016 la marca francesa ha revisado completamente sus modelos de trail con el alumbramiento de esta nueva Zesty con ruedas de 27,5”. Una bici versátil que parece esconder una bestia salvaje debajo de sus aspecto elegante, casi de cisne negro. Una de esas bicis que en nos gustaría no tener que devolver nunca.

Texto:
Muriel Bouhet
Fotos:
Javier Martínez
Publicado el 17/11/2015
Lapierre Zesty XM 827
Acabado espectacular del cuadro y coherencia del montaje con el espíritu de la bici. Peso contenido. Polivalencia absoluta en todos los terrenos.
Con otras cubiertas se le puede sacar aún más partido.

La temporada 2016 trae para Lapierre una nueva Zesty, pero… ¿cómo es eso, si el modelo anterior apenas tenía 2 años? Está claro que la industria y la competencia aprietan, la rueda nunca deja de girar y los franceses de Dijon han sabido reaccionar rápidamente para renovar una de sus gamas más exitosas

Así, Lapierre responde cambiando lo que tiene que ser cambiado para seguir en la brecha, como demuestra con la gran novedad que supone renovar totalmente su plataforma Spicy, una nueva bici de enduro con 160 mm de recorrido que nos presentó el legendario Nico Vouilloz en el reciente salón Eurobike.

Y con la misma filosofía se renueva la oferta de la marca en el segmento más popular que abarca el all-mountain y el trail, con el lanzamiento de las nuevas Zesty con ruedas de 27,5” que se comercializarán en dos gamas: las AM para all-mountain y las XM para «cross-mountain», es decir, para un uso más recreativo y un punto menos deportivo que las AM. Veamos cuáles son sus diferencias.

Como suele ser habitual en las gamas de los fabricantes, la principal distinción entre estas dos familias de Zesty es el recorrido que ofrecen sus suspensiones, y que determina en gran medida el carácter de las bicis. Así, las AM se equiparán con horquillas de 150 mm y el mismo recorrido en la suspensión trasera, mientras que las XM como la que hoy te presentamos incorporan suspensiones delanteras de 130 mm de recorrido en combinación con 120 mm en el triángulo trasero.

Y todo ello teniendo en cuenta que la aparición de estas nuevas Zesty supone la retirada de las anteriores Zesty TR de 29” que no estarán ya en el catálogo de Lapierre. ¡Vaya! El estándar de ruedas grandes que era número 1 en Estados Unidos parece que va cayendo poco a poco en el olvido pues Lapierre no es el único fabricante europeo que elimina de su catálogo este tipo de bicis de 29”. ¿Cambio de tendencias? Parece, pues son las ruedas de 27,5” las que claramente dominarán en el segmento AM y de Enduro, al menos en el mercado europeo.

Cambiar para mejorar

No se cambia sin que haya una razón para ello. Y en este caso la base de la renovación es que Lapierre quería dotar a estas bicis de un amortiguador más corto, que propiciara un funcionamiento más consistente que limitara el riesgo de calentamiento, algo que podía afectar negativamente al rendimiento de la suspensión. El nuevo anclaje permite evitar ciertas restricciones que venían determinadas por la posición previa del amortiguador en el tubo superior.

Además se utiliza ahora menos material en el cuadro, logrando una ganancia de peso que se traduce en el ahorro de 500 gr en este chasis de carbono. Un trabajo notable, sin duda.

Sube, baja y rueda a la perfección. Esta Zesty XM lo tiene todo, es una todoterreno muy completa

Estamos por tanto ante unos cuadros de carbono de nueva factura, tanto para la versión probada XM como para sus colegas de la gama AM. Más ligereza, más rigidez y un nuevo diseño que permite el montaje de un portabidón para los usos más recreativos, o de un amortiguador con doble depósito para un uso más radical.

Y como es tendencia, los cambios en el cuadro no terminan aquí, pues la marca con sede en Dijon ha querido también radicalizar, o mejor dicho, actualizar, la geometría de la Zesty con un triángulo delantero más largo, un ángulo de dirección que se abre hasta ofrecer 67º, todo ello en combinación de manillares más anchos y potencias más cortas. 

El triángulo trasero también se rediseña para evitar posibles roces en los tirantes o las vainas, de modo que se amplia el paso de rueda hasta en 10 mm. Un punto positivo, pues con las tendencias actuales podremos montar neumáticos de mayor balón sobre llantas más anchas.

Por último, hay que destacar los impecables acabados del cuadro, que presenta una terminación irreprochable, con detalles como el guiado interno de los cables, la tornillería en titanio, las protecciones de goma en el tubo inferior, y la evidente compatibilidad con el amortiguador E:i Shock Auto que montan algunas versiones.

Nueva y atractiva, y con un peso total de 12,76 kg ya con pedales… ¡Cómo no voy a tener ganas de montar con ella!

Lapierre Zesty XM 827

¡A rodar!

Sí, es verdad, me moría de ganas por montar con esta Zesty XM; es una de esas bicis que te gustan desde que las ves, y lo mejor que puede pasarte es que te sientas a gusto sobre ella nada más subirte. 

Mi primera impresión sobre la Zesty es que es una bici total. Si has puesto a punto las suspensiones según tu peso y gustos, no vas a tener que perder el tiempo dando una vuelta por las calles de alrededor de casa para hacerte a la bici…, ¡vas a ir directo a buscar senderos con ella!

Ya con los primeros giros de las bielas me sorprendo por su rendimiento. Es endiabladamente eficaz pedaleando. Sobre todo, noto que el sistema de suspensión OST+ hace perfectamente su trabajo para mantener la bici bajo control en todo momento y que sólo tengas que preocuparte de pilotarla.

El nuevo puesto de pilotaje diseñado para esta bici encaja a la perfección con las aptitudes que demuestra tener este cuadro XM. La bici es ultra manejable y se domina con mucha facilidad. Parece que fuera mi bici de toda la vida, es una bici que destila placer.

Es una bici 100% trail diseñada para convertir tus rutas en jornadas más divertidas y aventureras

El equipamiento mantiene la coherencia con el espíritu de esta Zesty y con sus aptitudes alpinas. Y con este adjetivo me refiero al uso de la bici en salidas de montaña, con kilometrajes considerables y con senderos de un cierto nivel que se pueden afrontar perfectamente con sus 130 mm de recorrido en la horquilla. La bici y sus componentes te empujarán a hacer tus salidas más largas, a buscar más desnivel y a atreverte con ese sendero que se te atragantaba bajando. Te hará más ambicioso como biker.

Pero aunque la Zesty XM se muestra excelente en estos terrenos, también tiene sus limitaciones cuando el terreno comienza a temblar fuertemente. No obstante, para eso tiene una hermana mayor, la ya mencionada Zesty AM con 150 mm de recorrido, y de la que nuestro compañero Iñaki elogiaba su brutal polivalencia (en el número 32 de MTBpro). La XM es, simplemente, buena para todo.

Como una llave maestra

A cada salida me encuentro más cómoda con la Zesty. Puedo encadenar largas subidas sin problemas y su plato de 30 dientes no te penaliza salvo que te fallen las fuerzas en las pendientes más pronunciadas.

Me transmite muchas sensaciones de una bici pura de cross country. Regulando el amortiguador Monarch RL a su posición Trail, funciona perfectamente liberándose ante los cambios del terreno. Se muestra efectivo con los pequeños baches y la suspensión parece borrarlos del mapa. Y cuando esos baches son de mayor tamaño, muestra una progresividad que permite que no te veas sorprendido por ellos.

El único punto que me desconcertó un poco al principio fue… su vivacidad, sin duda debida a su contenido peso total. Esta Zesty es explosiva. Su ligereza la convierte en un verdadero juguete a la hora de pilotarla. Es todo un activo a tener en cuenta cuando el terreno se complica, pues permite enfrentarte a raíces y obstáculos con la certeza de que vas a poder manejarla sin problemas para superarlos. 

Su terreno de juego favorito son los senderos sinuosos, rápidos y fluidos, y si son encadenados, mejor. Con sus vainas cortas se comporta de maravilla, permitiendo rápidos cambios de dirección.

En las bajadas, se transforma en una bici con cualidades dignas de una all-mountain. Parece esconder una bestia salvaje debajo de sus aspecto elegante, casi de cisne negro. Claro que, aunque su dirección es más lanzada que en versiones anteriores, con 67,5º tampoco te puedes creer que eres Vouilloz… pero es un ángulo de ataque más que digno y que ayuda a que a menudo pienses que llevas más de los 120 mm de recorrido trasero que en realidad ofrece la bici.

El renovado sistema de suspensión OST+ mejora la polivalencia de la bici sea cual sea el terreno al que se enfrenta

Al final, responde a la perfección a la calificación de «trail agresiva» pues muestra una excelente estabilidad y manejabilidad, pero obviamente tienes que ser realista ante la elección de la trazada en los tramos más técnicos. Es buena en todo, como se espera de una trail, pero no es una enduro aunque a veces te empuje a buscar tus límites bajando.

Es una excelente noticia la llegada de esta gama XM en la familia Zesty y a mí me ha convencido de sus bondades. Con la base de un excelente cuadro, es una opción excelente para quienes buscan pasar largas jornadas pedaleando, pero también para quienes les gusta acelerar al máximo cuando el terreno pide guerra.

Lapierre Zesty XM 827

Resumiendo

Esta Zesty XM se muestra polivalente en todos los terrenos. Rueda como una súper rutera y se muestra imperturbable cuando el terreno se complica en las bajadas, respondiendo al arquetipo moderno de «bici-para-todo». Si quieres olvidarte del estrés del trabajo, la XM te promete largas jornadas de diversión en las que arrancarte una sonrisa.

Con su deseo de rejuvenecer un nombre mítico en su colección, Lapierre ha hecho explotar esta pequeña y eficiente bomba. Una perfecta bici de trail que es más excelente aún para quienes tienen buenas cualidades técnicas y, buscando rendimiento, no quieren verse limitados por la máquina. Y desde luego que la bici será más complaciente cuanto más montañoso sea el territorio en el que te mueves.

De hecho, esta Zesty XM 827 no tiene más límite que el que imponga el saldo de tu cuenta corriente, aunque la gama Zesty XM empieza con la 327, que sale al mercado por 2.899 euros. En el caso de la 827 que nos ocupa, puedes estar seguro de estar ante una bici de montaña de alta gama en la que no tendrás que hacer modificación alguna para sacarle y sacarte el máximo rendimiento.

Detalles de la bici

Lapierre Zesty XM 827

El manillar de la propia casa francesa viene firmado por Nicolas Vouilloz, con una anchura de 740 mm y está fabricado en aluminio. No sólo armoniza con el resto del montaje, sino que para nada me ha parecido incómodo y no me ha restado confianza cuando apoyo todo mi peso en él. Los puños tienen buen tacto y agarre, aunque quizá al principio te pueden resultar algo duros si no estás acostumbrado a ir apoyado sobre poco material.  

La corta potencia de 60 mm de Easton cumple perfectamente su misión, ofreciendo una bici ultra manejable. Correcta en peso y acabados para el uso al que va destinada esta bici.

Lapierre Zesty XM 827

Potencia, fuerza, progresividad y buen tacto son sus cualidades. En este montaje contamos con la nueva generación de frenos Shimano XT 2016. Como siempre, no nos cansamos de decirlo, estos frenos garantizan una máxima fiabilidad y un tacto con mucha mordiente una vez que las pastillas estén debidamente rodadas. Además, vienen montados con discos de 180 mm en ambas ruedas, todo un acierto para una bici de este tipo, pues una medida inferior se quedaría corta.

Lapierre Zesty XM 827

La horquilla de la Zesty XM es una Rock Shox Revelation RL de 130 mm de recorrido con barras de 32 mm. Ofrece un buen compromiso entre ligereza y reactividad para aportar un toque de conducción agresiva en los senderos. Además forma conjunto con el amortiguador Monarch RL de 120 mm, se combinan a la perfección. Con este dúo la bici está muy equilibrada.

Lapierre Zesty XM 827

El nuevo juego de ruedas del gigante americano Sram completa correctamente el kit de transmisión y suspensiones. Son el modelo Roam 30 de 27,5 pulgadas, con una llanta de aluminio más resistente en sus bordes para evitar las abolladuras por impactos y eliminando material innecesario en las paredes de la llanta para buscar más ligereza. El peso declarado del fabricante es de 1.785 gr.

Otro punto destacable, las llantas son «tubeless compatible», así que podrás instalar cualquier otro tipo de cubiertas que las que vienen montadas y tubelizar para aligerar unos gramos. Las cubiertas Schwalbe no son malos neumáticos en términos de agarre y rendimiento… pero en nuestra opinión tienen un problema de durabilidad, nos parecen demasiado frágiles para un uso trail / all-Mountain.  

Lapierre Zesty XM 827

Cuando hablamos del grupo Sram X01 hablamos de un valor seguro. Se trata de componentes que aseguran para la Zesty XM fiabilidad, ligereza, rapidez y precisión. El casete de 11 velocidades (10-42T) va acompañado de un plato de 30 dientes. Quizá para un uso más rutero habrá quien eche de menos dos platos, pero cuando sacas el lado más salvaje, la transmisión de un plato es ideal para subir por terrenos complicados y bajar por sendas técnicas donde sobra el pedaleo.

Para el mando de cambio se opta por pulsadores de la gama inferior, los nuevos GX, que cumplen su función correctamente aunque no son los más ligeros. Para ahorrar algo de peso se ha optado por las bielas X01 de fibra de carbono, si bien éstas no son extraordinariamente ligeras. 

Info



Peso

12,4 kg (talla M sin pedales

Precio

Precio 4.999 €

Texto:

Muriel Bouhet

Fotos:

Javier Martínez

Publicado el 17/11/2015

Etiquetas: