Probamos la Scott Patron eRide 900 Tuned: aspirando a la perfección

La nueva Scott Patron eRide 900 Tuned es aún mejor de lo que parece... Y ya es mucho decir. Presenta lo más perfecto a lo que se puede aspirar ahora en el mercado de las e-bikes.

Probamos la Scott Patron eRide 900 Tuned: aspirando a la perfección
autor mtbpro
Antonio del Pino
autor de las fotos
Nacho Trueba

fecha06/06/2022


lo mejor
La Scott Patron es lo mejor en sí misma. Es bonita, es tecnológica y prácticamente todas las innovaciones que presta aportan calidad real sobre la bici y el mundo real.
lo peor
No voy a decir que el peso sea un hándicap porque ninguna bici del mercado con estas prestaciones lo soluciona. Escribo esto por puro relleno, no hay nada que añadir en este apartado.

Con la nueva Patron de Scott prácticamente se me escapó una mañana entera descubriendo todas y cada una de sus innovaciones, desmontando algunas de sus partes novedosas, que son muchas, añadiendo el nivel de matices y puntos de vista originales de Scott, que han dejado a la Patron en la línea justa de llegar a ganarse el galardón de revolución.

A título personal me da cero miedo que se me tache de “excesivamente entusiasta”, pero lo que sí me da terror es que, por ser totalmente franco en la exposición de una bici impresionante, esto suscite suspicacias de imparcialidad y que afecte a la verdad de la bici que me han encomendado testar.

Si digo que “han dejado a la Patron en la línea justa de llegar a ganarse el galardón de revolución” es porque considero que una bici es una revolución cuando consigue superar las posibilidades técnicas de su época. Y vista en conjunto, la Patron lo logra, pero vive de mucho trabajo previo realizado en otros proyectos aunque por su naturaleza de e-bike haya supuesto casi empezar de cero.

Siendo cierto que prácticamente todos los conceptos que agrupa la Patron, de una manera u otra ya los hemos visto de forma aislada en otras bicis, bien de la propia gama Scott o de otra marca, la Patron es la primera e-bike que presenta el pack perfecto o al menos lo más perfecto a lo que se puede aspirar ahora. De hecho, incluso si hubieran prescindido de algunas de sus innovaciones, ya habría causado el deseado efecto “WOW” para que me hubiera impactado casi de la misma manera.

Habría sido totalmente lícito que Scott hubiera preferido amortizar la innovación entregando algo menos vanguardista pero novedoso dentro del contexto del mercado, para darnos la bici de hoy dentro de dos años. Sin embargo para la Patron, Scott lo ha puesto todo y eso de salida ya es de valorar.

Concepto

En el perfil final de la bici, donde hacemos matizaciones de sus detalles, ya dedico algunas líneas a aspectos concretos sobre generalidades como los frenos, ruedas, cambio, bielas y demás matices de esta unidad, que me parece casi irrelevante teniendo en cuenta lo que tenemos delante, porque en realidad es algo que está al alcance de cualquiera en el mercado abierto de grupos y componentes. 

Sin embargo, el gran valor de la nueva Scott Patron y presente en sus seis opciones de gama, más las dos específicas para mujeres, es que, además de lo evidente, hay un nivel de “expertise” creo que  jamás visto en e-bikes o si acaso contado con los dedos de la mano.

Estéticamente la Patron impone, impacta e interesa, incluso aunque seas de aquellos a los que las e-bikes provoquen nauseas.

Es el 10 actual en términos de atracción física, más cuanto más la miras, más cuanto más la conoces y con total rotundidad si además puedes probarla. Y esto no es sólo una opinión unilateral, porque todo aquel con el que he compartido ruta ha coincidido en una frase que lo resume muy bien y que apunté en un nota de audio de un amigo personal que sabe de bicis y con capacidad para verbalizar sus opiniones: “Es tan diferente que de primeras no la entiendes, porque no sabes dónde están las cosas. Eso genera desconcierto, de ahí dudas y esto deriva en cierto rechazo, pero obviamente llama la atención por futurista. A medida que vas comprendiendo lo que han hecho, cómo lo han hecho y ves cómo va la bici, al acabar el día a su lado no puedes más que admirarla.”

Y empiezo por ahí porque por muy estupendos que nos queramos poner en un sentido técnico, el 80% de nuestro criterio sobre una bici viene dado por la marca y por su estética.

Desde luego Scott es una marca como para pasar el corte del más exigente, se lo han ganado, y lo que muestra la Patron no deja indiferente a nadie, sepas mucho o nada de bicicletas del tipo que sea.

Más allá de que verla por primera vez sea un unicornio apareciendo entre la niebla, es que dinámicamente han dado en todo el centro de la diana en la problemática actual para que una e-bike empareje su manejo a lo que esperamos quienes hemos montado en bicicleta desde hace décadas. También, para que el que pedalea sobre una bici como esta por primera vez pueda aprovechar de forma natural todo ese conocimiento acumulado durante 50 años de evolución.

Son 160 mm de recorrido neto y 100% aprovechables tanto delante como detrás con el magistral detalle del mando Twinloc. Sí, sí, he dicho magistral con toda la intención.

Y no he perdido la cabeza, soy consciente de que estamos hablando de una bici de trail con asistencia eléctrica a la que se le presupone que le puedes dejar todo el marrón de lo que suponga dar pedales. Pero es que esta implementación tecnológica del Twinloc heredada de sus hermanas y “archicampeonísimas” Spark de XC, hacen que esta Patron marque una diferencia incluso mayor que el espectacular hecho de que el amortiguador vaya oculto, que ya te adelanto que a nivel técnico es mucho más que un efecto estético muy bien jugado.

De cero

No voy a invertir muchos de los preciados caracteres que me limitan en estos test en explicar que con las e-bikes se da pedales y por ende, bicis son. Lo que pasa es que te permiten plantear rutas técnicamente impensables para una bici muscular aun siendo un ciclista bien entrenado, como es el caso, no nos vamos a andar con chorradas.

Sólo tienes que ver el dato de potencia aplicada para darte cuenta de que, aun con un nivel de asistencia alto, en muchos segmentos exigentes vas por encima de los 400 vatios humanos y que llegas a casa con medias de más de 240 vatios, cosa que si lo extiendes en tres horas de ruta, salen cifras de kilocalorías, kilojulios… como para llevar más de dos barritas y el bidón hasta los bordes. La potencia añadida no implica que no te des una buena paliza. Y hablando de bidones, la Patron es una de las pocas e-bikes a las que le cabe sin problema uno de 750 cl sin necesidad de llevar un porta de extracción lateral.

Vamos a ver. La verdad es que hay una manera muy fina de quedar como un señor (o señora) con un test de una bici técnicamente compleja, y es siendo quirúrgicamente preciso con los datos. Dicho esto, primero voy sobre seguro para los amigos de los datos crudos.

El motor Bosch CX en esta Patron está rotado en 46 grados para que por debajo de él entre la batería de 750 W/h con un soporte más envolvente y continuado por toda la línea baja de la bici, en lugar de por la parte superior para evitar la torsión.

Luego, precisamente apartar el motor de la zona del pedalier les ha permitido recortar las vainas hasta los 454 mm, que es 1 cm menos respecto a lo que miden las de una Scott Ramson de enduro, con un paso de neumáticos de 2,6 gracias también a que de forma muy pertinente el tubo de sillín está verticalizado hasta los 77º.

En esta estrategia se trabaja de salida sobre necesidades geométricas, pero entonces, ¿dónde metían el amortiguador con esta arquitectura?

Como ves no fue un capricho efectista que el lugar elegido fuera precisamente en el interior del final del tubo horizontal, que está activado desde las bieletas por ejes internos dentados, y que todo esto además consigue que la mitad del peso de la bici quede en el medio y lo más bajo posible.

Con esto y como ahora veremos, a nivel dinámico desde Scott se han hecho cargo de muchos de los mayores problemas de los que hoy por hoy adolecen la mayoría de e-bikes doble suspensión para uso intensivo.

El sobrepeso sigue irremediablemente ahí, pero sobre todo me quedo con que de todos esos retos han hecho una oportunidad de mejora exponencial y han puesto los medios necesarios para que todo esto se materialice de forma excelente, porque ya hemos visto históricamente conceptos revolucionarios que en la práctica ha resultado ser involuciones.

 

Hecha para la montaña

Esta unidad ya venía bastante “sobada” y es algo por lo que les doy las gracias, porque una de las grandes lagunas del probador que se lo toma en serio pero que tiene que tocar muchas bicis al tiempo, es la validación de cuál es la vejez de una bicicleta.

Sobre los kilómetros que la Patron ya trajera de su casa, yo le he sumado casi 1.000 km más, honestamente sin muchos cuidados especiales. Ni un crujido, ni una tacha, tratada con cariño por supuesto, pero montando a fuego con barro, piedras, polvo y no pocos lavados a presión de por medio. Con esto quiero decir, que no es una bici precisamente de showroom y todo lo que diga en adelante va siempre respaldado por una convivencia súper agradable y garantizada.

Antes he dejado en el aire el tema del mando Twinloc en una bici como esta Patron. No ha sido casual y desde luego merece una atención especial. Este sistema de tres posiciones no sólo implica un “abierto-semi bloqueo-bloqueo” sino que varía el recorrido y el comportamiento de las suspensiones, de 160 mm abiertos a 120 mm algo más “estrangulados” y progresivos, o bloqueo, que por suerte nunca es total pero sí muy firme.

La cinemática abierta del sistema Patron es excelente, ya está más que probado y es lo que cabe esperar de forma idealizada para una e-bike de trail. Tanto abierto como en la posición intermedia, la suspensión trasera es notablemente sensible en el tramo inicial y además es muy fácil de regular correctamente con el indicador del sag que viene montado.

En este sentido no hay que hacer muchos experimentos para dar con la precarga, porque con lo que dice ese indicador encuentras su zona de trabajo perfecta para que añadas más a menos presión de aire en relación a tu peso, hasta que ambas marcas coincidan dentro de un margen. Quiero decir que no tiene que ser exacto y puedes dejarla más tirando a “blandita o durita” estando dentro del rango correcto. A mí me gusta más “blandita” por motivos que ahora veremos.

El rebote es bastante sencillo de ajustar con un dial que en menos de media vuelta te ofrece todo su abanico de regulaciones y queda muy a mano retirando la tapa. Lo mejor para la primera salida de ajustes generales y toma de contacto, mejor sin barro, es llevarla quitada para poder afinar el rebote sin necesidad ni de parar para accionarlo. Ajustada la presión del amortiguador toca regular la horquilla… Y en este punto por poco se me saltan las lágrimas del gusto.

Retomamos el tema de la geometría equilibrada con suficiente peso en la parte media que deja que la rueda delantera sea partícipe en la conducción en todo tipo de situaciones. La Patron es una de las pocas e-bikes doble suspensión de largo recorrido que permite llevar las suspensiones ajustadas de forma equilibrada, para sentir la rueda delantera en las curvas y en las frenadas sin necesidad de montar potencias negativas.

El problema de la mayoría de e-bikes dobles es que son tan culonas en su reparto de peso que, para conseguir tener algo de control en la rueda delantera y gestionar bien la dirección o la frenada, obligan a llevar el amortiguador trasero tirando a duro y la horquilla más bien blanda para que la bici tienda a inclinarse hacia delante.

Para conseguir esta fluidez predictiva y control en el manejo necesarios en cualquier bici en Scott han rotado el motor, han recortado las vainas, han llevado el tubo de sillín tan vertical, metiendo la batería hasta por debajo del pedalier y dejando oculto el amortiguador por dentro del tubo horizontal, no tanto para que no se vea, sino para que esté en el medio.

Bajando

Todo esto genera una atmósfera de equilibrio dinámico fascinante en todo tipo de situaciones, no sólo para descender a saco aprovechando los 160 mm en abierto, sino subiendo y pedaleando de forma natural. Bajando es un gran bicicleta, así de sencillo, y hablando en términos generales dentro del mundo de las e-bikes es de lo mejorcito que hay, por no decir lo mejor, que luego los haters me regañan, en términos de agilidad y precisión de conducción.

Vamos a ver, mover una bici de 23,8 kg en el aire con soltura requiere de un nivel de dimensiones aéreas, técnica y decisión al alcance de un porcentaje residual de la población ciclista, pero dentro del universo de los amantes de las bajadas con experiencia no hay que ser ingeniero especializado en cinemáticas para darse cuenta que el sistema no sólo es muy eficaz con tal capacidad de trabajo intensivo, sino que para ser una e-bike de trail abierta a 160 mm está tan cerca del enduro que creo que le va a poner las cosas muy difíciles a su hermana Ramson.

Obviamente los amortiguadores de aire tiene su límite en impactos altos, pero en el 99% de las ocasiones puede con todo y sólo cuando te comes un “planazo” esporádico es cuando podrías echar en falta un muelle. Sin embargo obligaría a renunciar a la metamorfosis Twinloc,  porque para terrenos más o menos bien pisados y de pendiente normal, en registros más campilleros o de bike park local con saltos artificiales más “peinados”, en su posición intermedia de “sólo” 120 mm mucho más progresivos, también gracias a las solidez lateral del cuadro y el basculante, ambas suspensiones son súper eficaces para acelerar y pasar fuerte por peraltes mirando atrás en la salida a ver si has dejado una buena estela.

Y si te estas sonriendo con esta escena, es porque sabes que muchas veces, incluso bajando, menos recorrido es más velocidad, porque si el terreno no lo pide, sabes que las bicis pesadas de largo recorrido matan en exceso esos cientos de pequeños placeres que son los saltos menores. La Patron en esos 120 mm combinados es una bici perfecta en la que si se te va la mano, no te preocupes, que al final los 160 mm acaban entrando.

Por eso decía que al elegir el punto del sag, a mí personalmente me gusta más que la Patron tienda a blandita con rebote alegre en abierto a 160 mm para conseguir tener una “bici alfombra” y segura en los tramos más rotos, y gozar de ese punto de reactividad extra que te da la posición intermedia con 120 mm si el suelo está más o menos bien pisado.

Aquí se pedalea

Uno de los problemas añadidos de las e-bikes dobles de largo recorrido es que si, en ascensiones con bastante pendiente, a la propia potencia de la asistencia del motor le sumas el sobrepeso posterior con una posición retrasada, provocan que la suspensión trasera se comprima de forma desproporcionada. De ahí que la delantera tienda a levantarse y que de primeras falles más que con una bici al uso.

Esto te obliga a subir con el pecho en el manillar a la primera de cambio, hasta que te enteras de qué va el rollo, muchas veces fallas sin saber por qué en un sitio en el que con la bici muscular pasas con relativa facilidad, cuando debería de haber sido al contrario.

Esta es la situación la resuelve la nueva Patron incluso con la suspensión abierta, pero muy especialmente con el mando en su posición intermedia. Al acortar el recorrido sin perder sensibilidad, no sólo sigue peinando el terreno sin que la trasera se descomponga por ese extra de tracción y peso, sino que con sus 77º de tubo de sillín propicia una pealada súper eficaz, con pleno control sobre la dirección.

Aquí sí que aparece magnificado el gran milagro de las e-bikes para que subas por lugares increíbles consciente de lo que haces, con sensaciones de pura bici y la posibilidad de que tú y tu técnica participéis mucho más.

Y es que precisamente la posibilidad de jugar con el mando Twinloc afecta de manera directa a la autonomía de la bici, que es un tema que a tod@s los usuari@s de e-bikes tanto nos estresa. ¿Gasta menos batería la Patron si la llevas en 120 mm o bloqueada? No seamos absurdos, no, o no al menos de forma apreciable.

Sin embargo, como la arquitectura de la bici consigue generar un ambiente favorable al pedaleo para que participes en el avance de la bici en lugar de quedarte apoltronado esperando que la suspensión se lo trague y que el motor te saque del lío, obviamente siempre tiendes a añadir más acción por tu parte aunque la bici sea capaz de subirte.

Por eso con la Patron verás que la batería cunde más respecto a otra bici similar en la misma ruta, sobre todo porque te invita a que de forma natural puedas hacer más.  Vamos, que te lo saca a ti.

Luego el bloqueo total se usa mucho más de lo que puedes llagar a pensar, porque en tramos de asfalto y repechos pisteros, cierras, sacas la tija hasta arriba y, como ves que la bici corre sin perdidas ni oscilaciones, sucede lo mismo, en seguida tiendes a ponerte de pie y darle duro a las bielas, reduciendo el nivel de gasto y mejorando tu forma física casi de forma inconsciente.

Motor

Precisamente quería dejar para lo último el tema del motor Bosch Performance CX y sus modos de asistencia, sobre todo para ligarlo con cómo en la Patron se relacionan muy bien con el sistema de gestión de la suspensión Twinloc.

En realidad “nada nuevo” con el sistema de gestión Smart System del motor tope de gama Bosch y su display Kiox, con un universo de opciones e información útil, pero desde luego si hay una bici en la que se aprecien los matices ente modos, es en esta Patron.

He probado unas siete bicis ya con este motor y el mismo paquete de baterías de 750 Wh… y, honestamente, el modo Turbo me parece un horror sólo usable en el clásico muro de hormigón rallado cuando vas muerto, pero sobre todo es el salto entre Tour+ y el eMTB el que me parecía poco apreciable.

Lo primero es que como la bici tiene buena posición de pedaleo, ya en ECO para acumular kilómetros tranquilos sin gastar apenas batería, yendo bloqueado o en intermedio sobre pistas de aproximación hacia zonas más emocionantes, los 60 vatios añadidos de asistencia permiten encontrar un retorno positivo y suficiente como para notarlo como una asistencia eficaz, cosa que si vas en abierto los 160 mm suspensión se lo comen y apenas lo percibes.

Sin duda el modo estrella es el Tour+ con un rango de asistencia de 60 a 340 vatios, con una entrega muy natural y real en relación a la potencia que apliques en la pedalada. Modula la asistencia a tiempo real con lo que hagas en las bielas e incluso, si a medio ciclo de giro de biela cortas para ajustar el paso de un obstáculo, no vas a notar en ningún momento que la bici te tira de forma inoportuna. Su ambiente es la posición intermedia de Twinloc, que es suficiente para sacar recorrido de suspensión activa, aprovechando con precisión la sutileza de la asistencia Tour+ en zonas sinuosas en las que necesitas continuos cambios de poca asistencia o ninguna con aceleraciones fuertes.

De hecho puedes ir en Tour+ de forma continuada obteniendo las mismas autonomías que en ECO, porque si no remas fuerte, reduce la asistencia al mínimo y en consecuencia el gasto. Es en la Patron donde el modo eMTB cobra mucho sentido y donde más lo he notado hasta la fecha. Para esas zonas de pasos muy difíciles, que para superarlos tienes que ir con todo y que ante el típico parón en el que por técnica parece que te vas a quedar atascado y necesitas más patada de salida para superarlo… Ahí es donde debes ir con las suspensiones totalmente abiertas en 160 mm y el modo eMTB con su rango de potencias de entre 140 y 340 vatios. Es la combinación maestra para pasar por donde jamás podrías haber imaginado antes que podrías hacer sobre una bicicleta.

Cosas de familia

Sé que puede parecer una obscenidad, pero que la unidad eRide 900 tuned de 9.099 € que hemos probado, para lo que ofrece y comparativamente en el contexto de mercado, se puede ver como una compra maestra. La gama Patron llega ya desde su lanzamiento en tres versiones de cuadro, con unos pesos declarados de 2,97 kg para el cuadro full carbon como el que hemos testado, 3,38 kg en la versión hibrida con delantera de carbono y trasera de aluminio, y 4,46 kg de la full aluminio respectivamente.

PATRON ERIDE 900 ULTIMATE | 11.999 €
PATRON ERIDE 900 TUNED | 9.099 €
PATRON ERIDE 900 | 8.099 €
PATRON ERIDE 910 | 7.099 €
PATRON ERIDE 920 | 6.399 €

La bici al detalle...

Probamos la Scott Patron eRide 900 Tuned: aspirando a la perfección
Manillar

El manillar Syncros Hixon IC SL es una preciosidad y ciertamente todo un riesgo a nivel biomecánico, porque la comodidad postural de las manos es clave en el control y capacidad de tracción de los brazos. Personalmente me parece que la configuración de este cockpit es perfecta y que por experiencia le va a ir bien a la mayoría de usuarios. Luego, bueno, el hecho de que el cableado sea semi integrado es bonito, variar la altura de la potencia, que es lo único que se puede hacer, es relativamente sencillo y sólo hay que tener cuidado de no pellizcar las fundas de los cables. Pero sobre todo me quedo con que para poder guiar los cables por dentro han metido unas pistas de dirección gigantes que reafirman la rigidez y presión de la dirección, sobre todo en apoyos laterales y frenadas.

Probamos la Scott Patron eRide 900 Tuned: aspirando a la perfección
Horquilla

Una de las joyas de la corona la tenemos en la horquilla Fox 38 Float Factory Air con recubrimiento Kashima en la barras y específicamente tuneado para  eMTB+. Más allá del consabido excelente comportamiento por sensibilidad y calidad estructural, es una gozada lo fina que se puede dejar para todo tipo de gustos gracias en gran manera al ajuste de compresión a baja velocidad para que sea más o menos firme con las oscilaciones del cuerpo. Son 160 mm de recorrido real que mejoran en ciertas situaciones la calidad prestacional de la bici que, para quien se lo pueda permitir, es un “upgrade” de serie más que interesante.

Probamos la Scott Patron eRide 900 Tuned: aspirando a la perfección
Amortiguador

De primeras lo que da por pensar es que el acceso al amortiguador interno va a ser todo un problema. Lo primero es que el amortiguador se toca a lo largo del año… ¿tres o cuatro veces a lo sumo? Y lo segundo, que en realidad su acceso es mucho más cómodo que en la mayoría de bicicletas del mercado porque sólo hay que retirar la tapa, cero problemas con ella, y todos los ajustes quedan al aire con el acceso alto y más mano que nunca.

Probamos la Scott Patron eRide 900 Tuned: aspirando a la perfección
Frenos

En este caso particular el test empezó con emociones fuertes… y es que las pastillas de los frenos venían contaminadas y al salir de casa en la primera curva cuesta abajo de mi calle, por poco me meto en casa de la “tía Paca”.  Hay que tener mucho cuidado con estas cosas, sobre todo en este tipo de bicis, porque entre ciclista y bici es fácil superar los 100 kg de peso. Sustituidas las pastillas de freno, ahí sí, el poder de los 4 pistones de la versión de trail son siempre un valor seguro.

Probamos la Scott Patron eRide 900 Tuned: aspirando a la perfección
Grupo

Cada uno que se gaste sus dineros en lo que le parezca, pero al final llevar un grupo electrónico en una bici destinada a cambiar velocidad de una en una para no romper cadena me parece un gasto del todo injustificado. En esta versión con cambio de tiro mecánico Sram X01 Eagle creo que está la virtud, con un tacto nítido, rápido y natural. Luego la selección de desarrollos es muy correcta, sobre todo porque viene de serie ya con plato de 34 dientes animado con unas bielas Sram X1 1000 de 165 mm y que con el casete 10-52 de 12 velocidades tienes desarrollo de sobra para lo que necesites.

Probamos la Scott Patron eRide 900 Tuned: aspirando a la perfección
Sillín

Sigo sin entender cómo en una bici cuyo criterio de diseño y montaje de maestros han podido montar semejante “teja”. Lo puse el primer día, que me desgració, y el último para las fotos, que me volvió a desgraciar. La culpa no es del sillín sino de la bici en la que lo han montado. Este modelo Syncros Tofino 1.0, por estructura, es un modelo fantástico de uso deportivo, para pedalear con la cadera muy rotada y reducir el contacto a la mínima expresión con un culote de badana de gran fondo, pero no para ir sentado a plomo con la espalda erguida y la tija telescópica a medio recorrido. Es como si después de haber acabado el proyecto alguien hubiera dicho “Mike (el Product Manager de estas bicis tan guapas se suele llamar Mike…), se nos ha olvidado elegir sillín, así que hemos puesto el más caro, que suponemos será el mejor”.

Probamos la Scott Patron eRide 900 Tuned: aspirando a la perfección
Neumáticos

Con los Maxxis Dissector de 2.6 de triple compuesto es imposible equivocarse en ninguna circunstancia, porque van bien en todo tipo de terreno. Tienen muy buena tracción, por asociación en fuerzas opuestas también ofrecen gran capacidad de frenada y un mordiente agresivo en el paso por curva, incluso combinado con frenadas, y no tienden a dejarte caer a plomo porque avisan con mucho margen. Además su carcasa de pared recta y banda de rodadura central ligeramente redondeada soportan de forma excelente los impactos verticales sin descomponerse incluso a presiones “bajas”, teniendo siempre en cuenta que llevas una e-bike. No se me ocurre una elección mejor para esta bici.

Probamos la Scott Patron eRide 900 Tuned: aspirando a la perfección
Carga

El acceso a la batería sigue el mismo esquema de anclaje de la tapa del amortiguador con un liberador manual a un cuarto de vuelta que no vibra y de excelente estanqueidad. La verdad es que no hace falta extraerla aunque se hace con bastante facilidad en tres pasos y tiene puerto de carga externo en el tubo de sillín, que ahí sí que se echa en falta una junta tórica que ciña con algo más de celo. Dicho esto, cierto es que después de numerosos lavados a máquina con el compresor, tampoco ha habido problema alguno en este sentido, pero en una bici así de detallista podrían mejorarlo.

Más información

Peso:

23,8 kg (talla L)

Precio:

9.099 euros