¿Cuál es el futuro de…? Las ebikes infantiles

Puede que penséis que poner a pedalear a los más pequeños de la casa sobre caras y electrificadas mountain bikes no tenga demasiado sentido. En MTBpro las hemos probado y queremos analizar su, ¿brillante futuro?

¿Cuál es el futuro de…? Las ebikes infantiles
Alberto Álvarez
Archivo / Nacho Trueba / Fabricantes

24/08/2021


Las ebikes infantiles no paran de crecer. Ya son muchos los fabricantes, especializados o no en bicis para niños, que aumentan su catálogo de modelos a motor, tanto en rígidas, como dobles, ruedas de 24, 26” e incluso modelos tipo balance, para coger el ritmo al futuro pedaleo a motor. Si en adultos una ebike es una forma de cambiar por completo el juego de pedalear sobre una bici, para los más pequeños el cambio es todavía más radical.

¿Qué les va a aportar una ebike?

Y decimos un cambio radical, porqué así es. Tal y como comentaba nuestro compañero Antonio del Pino en la prueba de la Woom UP 5 en las páginas de MTBpro, todavía hay muchos padres reticentes a gastarse cierto dinero en las bicis infantiles. Por un lado, porque su economía no se lo permita y, por otro lado, porque no crean necesario que los pequeños comiencen su etapa de pedaleo con una bici de calidad.

El tema es que si comienzas tu vida de pedaleo con una bici pesada, nada ergonómica y con componentes de mala calidad (hablo de bicis convencionales, no de ebikes), la experiencia del niño será un desastre. No querrá salir en bici y lo verá como un castigo, más que un premio. Es importante que las bicis infantiles sean de calidad y que estén ajustadas bien para las medidas de un niño/a, en detalles tan básicos como la distancia de las manetas de freno o la presión de los neumáticos.

Foto de acción de modelos infantiles de ebikes de Mondraker

Acceder a una bici de cierta calidad durante los primeros años de pedaleo, te va a ayudar a que cuando pases a una bici de mayor nivel o una ebike, el cambio sea muy suave y positivo. Pedalear con una ebike les va a permitir ahorrarse las zonas de esfuerzo máximo donde los pequeños sufren mucho y les va a animar a hacer un montón de kilómetros, literalmente, sin la presión del cansancio físico y mental por no llegar nunca al destino.

Salir a pedalear con tus hijos durante 30 o 40km es una sensación para adultos y pequeños, totalmente recomendable y que cambia por completo las reglas del juego, en cuanto a las salidas en familia.

Generaciones nacidas a motor

Si bien durante los primeros años entre los 3 y los 6-7 donde los pequeños se inician en las bicis, una ebike puede que no sea necesaria, porque lo que necesitan es coger confianza y entender como funciona la dinámica de montar en bici, a partir de los 8-9 años, dar el paso a una ebike, puede hacerles pasar muy buenos ratos con la bici y crear un vínculo mayor con ella, por las sensaciones de poder pedalear más rápido y más lejos, en compañía de los más grandes de la casa. No olvidemos que, a nivel tecnológico, los niños van mucho más avanzados que los adultos, ya que han incorporado a su crecimiento y desarrollo, muchos más elementos tecnológicos de los que usamos nosotros en su momento.

Foto de acción del modelo Woom UP 5 de ebike infantil

De hecho, muchas generaciones venideras puede que hagan casi todo su ciclo vital de pedaleo, sobre una ebike desde las edades más tempranas. Ahora lo vemos como algo muy poco probable, pero viendo el ritmo de expansión de las ebikes en los últimos años, no es nada descartable.

Motor Yamaha montado en una ebike infantil de Haibike

Las grandes no se atreven (todavía)

Algo muy curioso y que sin duda será un antes y un después en las ebikes infantiles, es que muchas de las marcas más grandes, como Specialized, Trek, Giant o Scott por poner algunos ejemplos, no tienen modelos de ebikes para niños. Otros más aventureros como Mondraker tiene muchos modelos en prácticamente todas las medidas de rueda y otros como Cube o Haibike tienen ebikes súper potentes y muy bien montadas para niños que quieren hacer mountain bike de verdad.

Modelos Cube de ebikes infantiles

Pero muchas marcas esperan. Dejan que el mercado de ebikes infantiles vaya creando demanda y si lo ven oportuno apostarán por ellas. Puede ser una buena estrategia si no quieren lanzar modelos al mercado que no estén los suficientemente evolucionados a la altura del resto de sus ebikes, pero también puedes perder algo de cuota de mercado si poco a poco las ebikes infantiles crecen en demanda. Sabemos que la demanda actual es mínima, pero todo puede cambiar muy rápido cuando los precios se empiecen a equilibrar un poco y las ebikes para niños no supongan un gasto tan elevado (aunque justificado) como tienen en la actualidad.

Foto de acción de un modelo de ebike de la marca Mondraker

El coste su principal inconveniente

El futuro de las ebikes infantiles debería de ser brillante, porque el futuro de las ebikes en general (y el presente) es sobresaliente. Del mismo modo que las gamas de ebikes no paran de extenderse y de crear diferentes nichos para dar cabida a todos los usuarios, las gamas infantiles de ebikes van a seguir creciendo. En la actualidad, las ebikes infantiles se caracterizan en general por ofrecer un motor de menor potencia y una batería más pequeña, para que por un lado el peso de la misma no se vaya demasiado alto y, por otro lado, para que la potencia del motor, vaya en consonancia con el peso del ciclista infantil y la potencia que aplica con sus piernas y que realmente necesita.

Modelo de ebike infantil de la marca Haibike

El alto coste sin duda es su principal inconveniente. Como comentábamos al principio, no todos los adultos están dispuestos a invertir mucho presupuesto en una bici infantil, por lo que las ebikes en la mayoría de los casos no van a ser ni siquiera una opción, porque hablamos de miles de euros y sabemos que los niños no son los más cuidadosos con las bicis. Si tu hijo/a tiene una ebike, ya sabes que eres tú como padre o madre, quien se tiene que encargar del mantenimiento y cuidado de la bici, que en una ebike es mucho más habitual.

Uno de los consejos que más damos en las ebikes de adultos, es que las pruebes antes de valorarlas como una opción. Sabemos que en ebikes infantiles es más complicado probarlas antes de comprar porque no suele haber unidades de prueba, pero es la mejor opción para valorar que sensaciones tienen los pequeños de la casa y si crees que la inversión va a merecer la pena.