La importancia de los componentes específicos para e-bikes

La importancia de los componentes específicos para e-bikes

Tener un motor en el eje pedalier significa que tus pedaladas van a producir una potencia mayor que, sin unos componentes que puedan gestionarla y contenerla, pueden hacer que sea ineficiente; por eso es importante elegir bien los componentes de tu e-bike

Texto:
Alberto Álvarez
Foto:
Archivo
Publicado el 22/07/2020
La importancia de los componentes específicos para e-bikes

Las e-bikes son únicas en su especie. Son un tipo de mountain bikes que viven en su entorno particular de cables, baterías, motores, haters y fans incondicionales a partes iguales. Estas se suelen clasificar en e-bikes, sin más. Lo de enduro, trail y demás va llegando a cuenta gotas y por ahora todas casi las e-bikes se meten en el mismo saco. Dentro de ese saco tenemos en cuenta la capacidad de la batería, la potencia y tipo de motor y los kilos que pesan siempre contabilizados en cifras de dos dígitos y casi siempre por encima del 20. Casi podríamos bromear con sus precios como si las estuvieran vendiendo a peso…

Pero las e-bikes que nos están dando tantas alegrías y tanto de qué hablar, han llegado al mercado con un ejercicio pendiente para la industria debajo el brazo: los componentes. Si bien todas las disciplinas del mountain bike tienen su componentes bien definidos y fabricados en base a las especificaciones y objetivos de cada disciplina, con las e-bikes tenemos que añadir una más a la lista. Y es que casi no quedan componentes de nuestras bicis que se puedan usar en cualquier modalidad. No me atrevo a decir que haya ni un solo componente o casi accesorio que se pueda usar/montar en cualquier disciplina. ¿quizá un portabidones?

(Sigue el artículo ↓)

En muchas de las disciplinas es posible que puedas compartir algunos componentes como manillares, potencias, frenos o tijas telescópicas, pero en las e-bikes a medida que estas van evolucionando, los componentes se están adaptando para que el rendimiento del conjunto sea mucho mayor. Por eso, desde hace ya unos años, vamos comprobando que muchos de los componentes de las e-bikes llevan un adhesivo o un logo que los hace ‘ebike specific’ o lo que es lo mismo, que están fabricados con especificaciones e-bike. Horquillas, ruedas, frenos e incluso transmisiones se están adaptando para que su rendimiento vaya acorde al de una e-bike.


Te puede interesar: 5 consejos de mantenimiento para una e-bike


5 años de bikes a e-bikes

No todos los fabricantes han trabajado de la misma manera de cara a optimizar los componentes de las e-bikes, pero conviene recordar que hace 6-7 años muchas de las e-bikes del mercado nacían de plataformas de bicis musculares adaptadas con baterías externas. Prácticamente era una conversión de cuadro, al que se montaban motor, batería y electrónica. Nada de componentes específicos.

La cosa cambió notablemente a partir de 2017-2018 cuando las baterías se comenzaron a integrar en los cuadros de manera más generalizada, los motores también se integraron de forma más equilibrada y la posibilidad de montar componentes más específicos comenzaba a cobrar sentido. Esos cuadros además se vieron actualizados con puntos de giro sobredimensionados y, debido a dichas baterías extraíbles, el cuadro se veía totalmente reforzado y optimizado para soportar las torsiones y el reparto de pesos.


Te puede interesar: ¿Qué sucede si deslimitas una e-bike?


A día de hoy las e-bikes se diseñan de principio a fin para ese uso, con lo que los componentes cobran vital importancia para adaptarse a las exigencias de motores cada vez más compactos y potentes y baterías de mayor duración.

El peso sigue siendo un efecto colateral de las e-bikes, por eso se nota una generalización de aumento de rigidez en los componentes y un refinamiento en suspensiones y frenos para estar a la altura del rendimiento de una e-bike.

En MTBpro quisimos tirar de agenda para saber cómo se están adaptando las marcas en la actualidad a la hora de montar componentes específicos en las e-bikes y hablamos con Israel Romero, de Mondraker Bikes, para que nos comentara dentro de su rol de desarrollo de producto, cómo están evolucionando sus bicis en el aspecto de componentes.

Hablamos con Israel Romero, de Mondraker

«Te puedo poner dos ejemplos. En la gama que nosotros llamamos Súper Enduro donde tenemos el modelo Level, este monta un amortiguador de muelle, por esa sensibilidad extra y mayor rendimiento que otorga en un modelo como este de 170 mm de recorrido trasero con respecto a un amortiguador de aire. Otro ejemplo, son los neumáticos con carcasa DH de Maxxis, que es la marca con la que trabajamos en Mondraker, que son los más reforzados que ofrecen. En gran parte de nuestra gama de e-bikes montamos Maxxis con carcasa EXO+, que es una carcasa a medio camino entre la más ligera y la más reforzada, que puede ser la DH. Pero para que entendáis la influencia de la carcasa en un neumático de e-bike, montar el DH implica unos 350 gramos más por neumático, como por ejemplo en un Assegai. Esos 700 gramos son fundamentales por un lado para bajar peso final, o para mejorar la respuesta del neumático notablemente. Y eso es algo que hay que tener en cuenta cuando valoras pesos de las e-bikes de manera positiva y negativa.

En las horquillas, vemos como el modelo 38 de FOX es una opción muy válida por esa versatilidad de uso un poco más ‘cañero’ y una rigidez y resistencia notables, pero también hay que tener muy en cuenta la gama 36, que aúna un rendimiento muy bueno en cuanto a rigidez y rendimiento y nos ahorramos unos 250 gramos de peso.

Grupos SRAM para e-bikes

No hay que olvidarse de ejemplos como el de la transmisión de SRAM EX1 con 8 piñones, casete reforzado, cadena reforzada, que tenía todo el sentido del mundo pero que, debido a la tendencia del mercado y a que los clientes pedían más velocidades, ha quedado en un segundo plano en las e-bikes, con apenas presencia. Un casete y una cadena de acero tienen una longevidad mucho mayor que los modelos de aluminio, pero el incremento de peso les ha hecho quedarse en gamas más básicas, aunque el desgaste de los componentes de aluminio en las transmisiones de e-bikes, sea mucho mayor.

Sillines con un diseño específico para las e-bikes

También los sillines cada vez son más específicos. Nosotros montamos un SDG para e-bike, con una forma determinada como con una especie de apoyo en la parte trasera. Al pasar mayor tiempo sentado pedaleando en una e-bike con respecto a una muscular nos ayuda a mantenernos en una posición más cómoda. Incluso este sillín tiene una forma en su parte inferior tipo asa, que te permite empujar la bici con mayor facilidad cuando te bajas de ella.

Frenos con discos de 200 mm o más para las e-bikes

En los frenos no cabe duda que la línea a seguir son discos de 200 mm como mínimo y con tendencia a usar 220 mm en ambas ruedas al menos en los modelos más radicales. Yo incluso tengo mi opinión que en 25 años de frenos de disco en mountain bike, quizá su evolución no ha sido lo paralela que debería de haber sido al resto de componentes. Por eso, en una e-bike, toda la potencia de freno que tengas siempre es bienvenida, aunque tengas que sumar 50 gramos más.

Ruedas con aros más anchos para neumáticos de mayor volumen

Hay otros componentes como las llantas que rondan los 30 mm de ancho en muchos modelos y marcas, pero vemos también modelos de 35 mm de ancho para neumáticos de hasta 2,6”, o los puños específicos para e-bikes de marcas como Ergon…

En definitiva, los componentes específicos súper resistentes y rígidos son una buena opción para e-bikes, pero hay que buscar un buen compromiso por un lado para que esa rigidez no sea excesiva y nos penalice las sensaciones y el control de la bici y, por otro lado, para que el peso no suba demasiado. Cierta flexión y nobleza de algunos componentes como horquillas y ruedas tienen todo el sentido del mundo. La evolución de los componentes de e-bikes es continua, con lo que veremos hacia dónde evoluciona el mercado en los próximos años».

La importancia del motor y batería

Las influencias del motor y el peso

Los componentes específicos de las e-bikes cobran mucho sentido desde el momento en el que valoramos los dos aspectos diferenciales de una e-bike en comparación a una bici muscular o convencional; el peso global de la bici y el empuje del motor. El peso, que aunque cada vez es más variable dependiendo de tamaño de baterías y motores, suele rondar los 21 kg de media (hay modelos de 17 kg y otros de más de 25 kg). Ese peso influye muy directamente en muchos de los componentes de una bici.

La horquilla ve cómo no solo nuestro peso, sino el peso y las inercias que genera la bici, afectan en sus capacidades de compresión en alta y baja velocidad además del funcionamiento del rebote. Las llantas que montan neumáticos más anchos y reforzados también aguantan los golpes que se generan porque en general bajamos mucho más rápido y con mucho más aplomo.


Te puede interesar: 5 diferencias entre una e-Bike y una Hybrid Bike


Los frenos sin duda son uno de los componentes que más se deben adaptar a las e-bikes, porque las sumas de nuestro peso más el de la bici, más la inercia, hace que se necesiten discos más grandes y anchos, pinzas con más pistones y pastillas específicas para aguantar tal cantidad de potencia en la retención. Esto por un lado.

Por otro lado, el motor genera una variable que multiplica la potencia que llega a la transmisión y eso se nota. Y se nota mucho. El buje trasero sufre más de la cuenta, así como cadena, casete, plato y cambio. Por eso muchas e-bikes, incluso de gama alta, vienen con pulsadores de un solo clic como los de sram para que la cadena no sufra demasiado en los cambios y todos se hagan de uno en uno. El buje trasero además, sufre las consecuencias de los tirones, la mayor velocidad y los cambios de potencia y es una de las partes a nivel de rodamientos y núcleo que más conviene revisar.

Suspensiones espcíficas para las e-bikes

Suspensiones específicas

Uno de los componentes que primero se adaptaron a las e-bikes fueron las horquillas. Normalmente tenemos dos opciones: por un lado, las horquillas que se han fabricado con unas especificaciones de diseño externo y sistemas internos pensando en las e-bikes y, por otro lado, las horquillas convencionales en las que recomiendan un setting de suspensión con una precarga mayor.

Sí que es habitual que muchos fabricantes de mountain bikes trabajen con las marcas de suspensiones en unos settings específicos para e-bikes en los modelos que montan de serie. Estos ajustes de fábrica suelen hacer que la compresión sea más firme para que pueda controlar mejor el peso y las inercias que se generan en los impactos, tanto en alta como en baja velocidad. En este sentido, cobra mucha importancia que la horquilla que montes en tu e-bike tenga las máximas regulaciones posibles con el fin de sacar el máximo rendimiento de la misma.


Te puede interesar: Diferencias técnicas de conducción entre una e-bike y una bici normal


Para saber algo más de cómo hacen las marcas en este sentido, le pedimos a Diego Grasa, el manager de ventas del sur de europa de FOX, que nos comentara en unas líneas cómo trabaja FOX en este sentido:

«En FOX tenemos una gama de suspensiones optimizada para bicis eléctricas. En esta categoría no incluimos amortiguadores, ya que estos se configuran con respecto a la cinemática de cada modelo y las necesidades técnicas de cada bici, según las exigencias de cada marca. Sí que es cierto que en una eléctrica donde se trabaja con una mayor influencia de cargas y torsiones, las marcas tienen esto muy en cuenta para que los amortiguadores trabajen lo más eficientemente posible y sin la interferencia de dichas cargas. En cualquier caso, los amortiguadores estructuralmente no están modificados, ya que creemos que no es necesario.

Amortiguador FOX específico para e-bikes

Por otro lado, en las horquillas sí. El mayor peso del conjunto, los repartos de peso, frenadas y grandes torsiones, hacen que en FOX hayamos adaptado la estructura de las horquillas optimizadas para e-bikes. De este modo, las barras y la cabeza (corona) de la horquilla se han modificado y reforzado. La cabeza no es hueca como en las gamas para bicis musculares, sino maciza. Las barras, por otro lado, tienen un grosor de pared mayor, con lo que el diámetro interno de la barra es más pequeño. Debido a esta reducción de diámetro, los cartuchos que se usaban hasta ahora, eran de una gama menos, es decir, una FOX 34 optimizada para e-bike usaba un cartucho de una FOX 32. Sin embargo, para 2021 esto cambia y usan el cartucho que les corresponde por diámetro de barra.

Esa es la mejora estructural que hacemos en FOX, algo que implica un añadido de peso cercano a los 200 gramos. Además, el cartucho tiene un tarado en compresión en baja más firme con el fin de filtrar más las cargas en las frenadas y se hunda menos. Las marcas, cuando nos encargan las suspensiones de fábrica, pueden elegir si quieren este ajuste más firme, además del refuerzo del conjunto, algo que nosotros recomendamos aun con el incremento de peso. Para estos dos niveles de especialización, las horquillas FOX tienen un logo específico. El adhesivo con la ‘e’ y el rayo significa que la horquilla viene con el ‘tunning’ de cartucho. Si además ese logo incluye un símbolo ‘+’, es que esa horquilla viene con la estructura reforzada.

La importancia de elegir los componentes en las e-bikes: la horquilla

Este es un tema importante para FOX, ya que ese refuerzo del chasis de la horquilla nos permite homologar un peso máximo entre la bici y el rider, incluido el equipamiento de 169 kg como máximo, algo que nos diferencia del resto de fabricantes».

La importancia de frenar a tiempo

La importancia de unos frenos potentes en una e-bike

Otro de los aspectos más importantes en cuanto a los componentes específicos de e-bikes son los frenos. El peso de la bici, sumado al del rider, hace que las velocidades sean mucho mayores y que las inercias que se generan impliquen tener una frenada mucho más eficiente. Por eso es habitual que los fabricantes monten frenos cada vez más potentes, con cuatro pistones y diámetros de discos no inferiores a los 200 mm.

Hay marcas que ya tienen a la venta frenos específicos como los MT5 y MT4 eSTOP de Magura, que montan pinza de cuatro pistones delante y de doble pistón detrás en combinación con los discos MDR-P disponibles en 203 y 220 mm de diámetro, con un diseño de dos piezas de acero y aluminio, para aguantar más la frenada en condiciones de altas temperaturas, con una mejor disipación del calor.

La importancia de unos frenos potentes e una e-bike

La marca española Galfer, tiene en catálogo 12 referencias de pastillas de freno específicas para e-bike g1652, que han obtenido recientemente la homologación mundial ECE R90. Además, Galfer tiene discos de más de 2 mm de grosor en medidas de hasta 223 mm de diámetro.

Más componentes para e-bikes

La lista de componentes específicos para e-bikes va creciendo gradualmente e incluso tenemos algunos ejemplos como los conjuntos de manillares y potencias con diámetro de anclaje de 35 mm, que si bien no nacieron para e-bikes, parace que es un complemento ideal por la rigidez para algunos fabricantes.

Neumáticos de mayor balón específicos para e-bikes

En neumáticos, Schwalbe ya presentó hace un par de años los Eddy Current específicos para e-bikes y, aunque sabemos que más fabricantes están trabajando en ello, las marcas saben que hay neumáticos ya en el mercado muy capaces para las e-bikes, pero que el trabajo se centra en encontrar un equilibrio entre carcasas resistentes y peso final, independientemente del ancho del mismo. Eso sí, por ahora a nivel de rendimiento ‘van ganando’ los neumáticos con carcasa reforzada que, aunque aumentan peso, aseguran una resistencia mejor a los pinchazos.

Nueva horquilla FOX 38 para e-bikes

Hay otros detalles, como por ejemplo la nueva horquilla FOX 38, que se ofrece para fabricantes en dos medidas de diámetro de cabeza o corona superior (en su parte de unión con la pista inferior de la dirección) con un diámetro de 68 mm en comparación a los 58 mm habituales. Con esto se busca nos solo una mayor rigidez, sino también un mejor equilibrio estético con el diseño de cuadros de e-bikes, donde los tubos de dirección están muy sobredimensionados en muchos modelos y marcas.

Otros ejemplos pueden ser los sillines como el SDG que nos comentaba Israel Romero de Mondraker o el Canyon SD:ON, que con un diseño específico para e-bikes con una parte trasera más levantada, nos ofrece más soporte en la pedalada, ya que en las e-bikes pasamos más tiempo pedaleando sentados que en una bici muscular convencional.

Sin duda, la especificación de componentes para e-bikes es un paso lógico en la evolución de este segmento, pero como nos ha pasado en otros segmentos en la historia del mountain bike, iremos pasando por muchas novedades que solo el futuro nos dirá que no eran las más apropiadas y por otras opciones que vendrán para quedarse. La línea de la vida de las e-bikes en comparación a la de las mountain bikes es tan pequeña que el efecto ‘prueba-error’ en los componentes es algo que tenemos que asumir como parte de la evolución. Eso sí, no esperes a comprarte una si es lo que estás pensando, porque no hay mejor momento que el que tienes por delante para poner en marcha un plan.

La importancia de los componentes específicos para e-bikes

Video recomendado