Orbea Occam vs Rise vs Wild FS ¡La Guerra de los Mundos!

Vamos a hablar de tres conceptos, a través de tres bicis de Orbea, la Occam, la Rise y la Wild FS, para ver qué nos ofrece cada una de ellas y a qué usuario están orientadas.

autor mtbpro Redacción MTBPro
autor de las fotos Mariano Herranz

fecha08/11/2021


Vamos a analizar las características de tres bicis de Orbea que representan tres conceptos de bici diferente. Las tres se pueden encuadrar en las categorías de Trail y All Mountain, ya que cuentan con un recorrido de suspensiones entre los 160 mm delante y detrás de la Wild FS y los 140 mm de la Occam. Como término medio encontramos a la Rise con 150 y 140 mm. Las tres están orientadas a ofrecer una buena manejabilidad bajando, pero también un buen compromiso en las subidas, así que vamos a ver qué les diferencia para hacerlas más aptas para uno u otro tipo de usuario.

La Occam es una bicicleta convencional, es decir, sin asistencia a la pedalada de ningún tipo; mientras que la Rise y la Wild FS son dos e-bikes. Aquí ya encontramos un primer punto. Pero es que, además, también podríamos establecer una diferencia entre ellas, ya que podemos definir la Orbea Rise como una e-bike ligera, una e-bike SL, mientras que la Wild FS es una e-bike pura y dura. Para que nos hagamos una primera idea, si la Occam tiene un peso de unos 12-13 kg en función del montaje, la Wild FS se nos va a más de 20 kg. Y nuevamente encontramos que la Rise es el término medio, con un peso de 16-17 kg en función del montaje.

Y si nos fijamos en la propia asistencia, también encontramos diferencias. Evidentemente la Occam no cuenta con ella, mientras que la Rise cuenta con un Shimano EP8 RS, es decir, modificado en exclusiva por y para Orbea, con una batería más pequeña de 360 Wh. La Wild FS cuenta con un sistema Bosch Performance CX con batería de 625 Wh o de 500 Wh en función del modelo.

Si nos vamos a diferencias que luego son importantes cuando montamos en las bicis las encontramos en las ruedas y los neumáticos. Mientras que la Occam y la Rise apuestan por medidas más contenidas de 29x2,4”, la Wild, con más peso y más inercias que arrastrar y frenar, equipa unos contundentes 29x2,6” y unos discos de freno de 203 mm por los 180 mm de las otras dos. Sucede algo similar con las horquillas, ya que mientras que la Occam equipa una FOX 34, la Rise sube a la 36 y la Wild a una 38, de barras más gruesas.

Todo esto, como decimos, tiene su importancia a la hora de montar con ellas, especialmente en las bajadas. Y todo ello son diferencias que no hacen a una mejor que otra, sino simplemente diferentes, pensadas para distintos tipos de usuarios y cubrir distintas necesidades.

Cuando hablamos de e-bikes frente a bicicletas convencionales siempre pensamos que es en las subidas donde más vamos a apreciar las diferencias. Y hasta cierto punto es así, aunque no únicamente.

Pero comenzando por el capítulo de las subidas, evidentemente las sensaciones son muy distintas. Y no sólo porque tenemos el motor que nos “quita trabajo” mientras pedaleamos, eso es reducir demasiado la aportación que hace la asistencia y centrarla, por ejemplo, a tramos de pedaleo contínuo como las subidas por pistas forestales.

Al contar con la asistencia podemos enfrentarnos a terrenos más deslizantes y rotos, ya que mientras que sigamos pedaleando tendremos un plus de tracción más difícil de conseguir a velocidades más bajas y con bicicletas convencionales. Lo mismo sucede en las trialeras de subida. El contar con la asistencia nos facilita enormemente la labor.

También debemos ser conscientes de las diferencias que ofrecen cada una de ellas cuando bajamos. Para bien o para mal, la Wild FS es la más pesada de las tres bicis, por lo que debemos saberlo para adaptar nuestra conducción si es necesario. En este sentido la Occam y la Rise son mucho más parecidas y manejables. Aunque cuenten con algo menos de recorrido de suspensiones, se compensan perfectamente con la mayor manejabilidad que tienen. Con ellas es más fácil y divertido saltar y sortear obstáculos simplemente jugando con el cambio de pesos de nuestro cuerpo.

A modo de conclusión o de resumen podemos decir que la Occam es una excelente bici All Mountain para aquellos que no quieran dar el paso a las e-bikes, también para aquellos que encuentren la diversión también en el esfuerzo, con un punto de sufrimiento, en las subidas o que primen la manejabilidad en las bajadas por encima de todo.

En el lado contrario encontramos a la Wild FS, una bicicleta en la que lo más importante es la asistencia y la autonomía. Pensada para gente que prioriza esta capacidad de asistencia por delante del peso o la manejabilidad y que disfruta con las posibilidades que ofrecen los 4 modos de asistencia, tan diferentes entre ellos. Es una e-bike pensada para quienes tienen que salvar grandes desniveles tanto subiendo como bajando.

En el punto medio nos encontramos a la Rise una e-bike, pero ligera, una e-bike que podemos utilizar sin necesidad de llevar la asistencia puesta ya que su peso, muy cercano a cualquier enduro de hoy en día, e incluso inferior a las de hace algunos años, nos permite pedalear sueltos aun sin la asistencia conectada.

Particularmente, después de haber pasado unas cuantas semanas con las tres bicis, creemos que la Rise es una excelente opción tanto de primera como de segunda MTB en tu garaje particular. Con ella podremos salir tanto en un grupo con e-bikes como en un grupo de bicis convencionales sin desentonar, ya que, gracias a la asistencia y su ligereza, a poco en forma que estemos, nos defenderemos bien en ambos mundos.