10 peores inventos del mountain bike

Los 10 peores inventos del mountain bike (2ª parte)

El MTB está lleno de grandes inventos, pero también de algunos “no tan buenos”. Hace unos años hicimos una primera lista, pero sabíamos que saldrían unos cuantos más. Estos son otros de los “peores inventos” del MTB.

Texto:
Alberto Álvarez
Foto:
Archivo
Publicado el 22/09/2020
10 peores inventos del mountain bike

Hace tiempo, cuando escribimos el primer artículo de los 10 peores inventos del mountain bike, nos dimos cuenta de que no había solo 10 sino que había muchos más… Vale, llamarlos “peores inventos” puede ser muy radical, así que no te lo tomes al pie de la letra y sí con un poco de buen humor porque sabemos que incluso, a veces, de los peores inventos salen las mejores ideas. Como todo en esta vida, solo es cuestión de tiempo…

Tornillería de medida desigual

Allen del 4 en el cierre de la tija. Allen del 5 en la potencia. Allen del 4 en la tapa de la potencia. Allen del 6 en el eje de la horquilla… Y suma y sigue… Aunque este es un problema que hemos ido padeciendo en toda la historia del mountain bike, en la actualidad no solo tenemos que luchar contra los diferentes pares de apriete dependiendo del componente (algo que entendemos a la perfección), sino que además, tenemos que hacernos con un manojo de llaves distintas cada vez que queremos reapretar los tornillos más importantes de nuestra bici. Eso si tenemos suerte de que todos sean del mismo tipo, es decir, o todos allen o todos torx, pero a veces tenemos un mix que nos hace usar hasta 6 herramientas distintas para una sencilla revisión de apriete. Sabemos que hay marcas conscientes del tema y están tratando de unificar medidas y tipos, pero entendiendo que cada componente de la bici puede necesitar un tornillo más o menos grande, si poco a poco logramos que al menos los principales sean iguales, será todo un triunfo. Y ya que estamos, ojo con los tornillos y ejes en aluminio “del malo” que nos duran un suspiro por muy buena herramienta que usemos y encima podemos tener un problema si se daña la cabeza, algo que es más que habitual.


Te puede interesar: Bicis míticas: BH Running Bull


(Sigue el artículo ↓)

Bielas Shimano Biopace

Si Shimano hubiera colocado la parte más ovalizada de los platos Biopace en el lugar adecuado, quizá nunca hubiéramos usado platos redondos, ¿no te parece? Las bielas Biopace de Shimano con sus platos ovalados fueron uno de los equipamientos estrella en muchas de nuestras mountain bikes entre 1983 y 1993, años en los que se produjeron. Con una forma ovalada, algo rectangular, Shimano buscaba mejorar la eficiencia de la pedalada en las zonas muertas de pedaleo, al estilo de lo que hacen de manera sobresaliente los amigos de ROTOR.

Pero situaron el punto máximo de ovalización en la zona más muerta de pedaleo, con lo que se conseguía el efecto contrario. A eso hay que sumar, que el triple plato de la época en muchos modelos, tenía un plato grande de unos nada desdeñables 52 dientes. Objeto de culto y uno de los peores inventos que derivó en uno de los mejores inventos del mountain bike y del ciclismo en general como son los platos ovalados.

10 peores inventos del mountain bike


Te puede interesar: Bicis Míticas: Slingshot 1990


(Sigue el artículo ↓)

Ruedas lenticulares

Si te acuerdas de nuestro artículo de bicis míticas de la Raleigh del más grande, John Tomac, montaba la espectacular rueda trasera Tioga Tension Disk con los famosos “radios” de kevlar que tensaban la rueda de una manera única. El ruido que la rueda emitía es algo que los que en esa época pudimos disfrutarla en directo no creo que olvidemos nunca. La Tioga tensión Disk me puedo atrever a decir que ha sido la rueda más bonita de la historia del mountain bike, pero también me atrevo a decir que quizá no ha sido la más efectiva… La peculiaridad de la Tension Disk o Disk Drive era que los “radios” de kevlar ofrecían de alguna manera algo de suspensión al flexar y el buje “flotaba” en el conjunto de la rueda. Lo que era muy interesante es que esa flexión, al llegar a una curva, hacía que la energía se acumulara y al estirarse de nuevo te daba como un pequeño empujón al salir de la curva. Súper raro.

El problema fue que si los radios perdían tensión podían ocasionar que las planchas de carbono perdieran su forma y con ello el fallo total de la rueda. Muchos os acordaréis de la foto de John Tomac en Mont Sainte Anne con la bici al hombro y la rueda ovalada. Vale, como invento no fue lo mejor de la historia, pero el misticismo de esta rueda es total. Las pocas que hay se venden carísimas y quien las tiene las cuida con el máximo esmero. De todos los “peores inventos” este es al que más cariño le tengo sin duda.

10 peores inventos del mountain bike

Pata de cabra

¿Pata de cabra? Algunos pensaréis que si estamos de broma, pero no… En los 80 y 90, hasta que las mountain bike se refinaron un poco, lo de llevar pata de cabra en gama de iniciación y media era algo no solo habitual, sino que encima la usábamos con orgullo… “No la dejes en el suelo que se arañan los tapones del manillar…”, o se “arañan los acoples”, decíamos... Aunque en la actualidad a todos se nos ha caído la bici al suelo por tenerla apoyada en los pedales sobre una roca o en el manillar sobre un árbol, ya solo ves patas de cabra en bicis de grandes superficies y en modelos infantiles que aunque la tienen nunca la usan, y, como hacíamos todos de pequeños/as, las dejan en el suelo en el 90% de las ocasiones.

Todo componente que añada peso, que no sea estético o que incida en el diseño del cuadro de alguna manera, se ha ido eliminando con el tiempo hasta hacerlo desaparecer casi por completo. Ojo que no negamos que sea útil (en las e-bikes de ciudad por ejemplo), pero para los más jóvenes, recordar que las mountain bikes venían con ella en sus inicios y, aunque alguna marca ha tratado de revolucionar el concepto, lo metemos en esta lista de manera irremediable.

10 peores inventos del mountain bike

Monos de competición

Sí, monos de competición. O lo que es lo mismo, el conjunto de culote y maillot en una sola pieza que te embuten de manera brutal y que dejan en evidencia los músculos que tienes, los que no tienes y las formas de tu cuerpo en todo su esplendor para bien y para mal... Aunque ahora lo vemos principalmente en los ciclistas de carretera (sobre todo en contrarreloj) y en algún pro de montaña y ciclocross, en los 80 y 90 era habitual hacerte con uno de ellos para competir, para entrenar en plan pro o incluso para llevarlo para una vuelta corta. Su uso se hace principalmente por el tema aerodinámico por lo mucho que se ajustan al cuerpo, pero si no elegías la talla adecuada, o te quedaban muy pequeños o muy grandes, no solo eran incomodísimos, sino que tampoco acompañaban en el túnel del viento.

Hoy en día los tejidos son otra historia, pero aun así, no vemos muchos riders con ellos en la montaña, excepto algunos practicantes de cross country, que les gusta llevar el profesionalismo al máximo nivel. En MTBpro, preferimos ir más holgados, o al menos la mayoría de nosotros a los que el mono no nos sienta especialmente bien.

10 peores inventos del mountain bike

Pedales mixtos

Un invento de hace muchos años, pero que sigue vigente y a muchos les funciona. Los pedales mixtos son pedales que por un lado tienen una plataforma y por el otro lado, el mecanismo de un pedal automático para calas. No es que el pedal no funcione o esté mal diseñado, pero no acaba de servir ni para una cosa ni para otra. Se inventaron con dos propósitos. Por un lado, para facilitar el montar en la misma bici si querías irte con ella de paseo o usarla en la ciudad o que la usara alguien que no tenía zapatillas específicas (por eso lo de la plataforma), pero que a la vez pudieras usarlos con calas para hacer tus salidas o tus entrenos.

Por otro lado, a algunos y algunas les ha servido como una primera aproximación a los pedales automáticos, ya que al tener un lado de plataforma, en zonas en las que no estás seguro con las calas, puedes pedalear con plataforma. El tema es que si llevas calzado específico con calas y pones el pie en la plataforma, con la cala de por medio no tienes un agarre bueno. Y si lo usas sin calzado específico, tener solo un lado de plataforma no es lo más cómodo ni lo más seguro.

10 peores inventos del mountain bike

Cableado por debajo del cuadro

Ahora estamos en la era del guiado interno y de los cambios y tijas wireless, pero cuando esto empezaba, las mountain bikes en total herencia de las bicis de carretera, guiaban sus cables por el exterior. Unas veces tenías tres cables en el tubo superior, lo cual no estaba del todo mal, pero otras veces tenías el de cambio y desviador que iban por debajo del tubo diagonal y por debajo del pedalier, con una pequeña pieza de plástico que hacía de guía, en el sitio perfecto para acumular toda la suciedad del mundo… El lado positivo es que cambiabas cableado en un momento, el lado negativo es que, debido la suciedad que se acumulaba debajo del pedalier, el agua y el polvo se metía en las fundas de cable y tenías que estar de limpieza continua y cambiar cables y fundas mucho más a menudo de lo que lo hacemos ahora.

Otro tema es de la fricción. Con tantos puntos de contacto y de entrada y salida del cable, la fricción del mismo aumentaba y los cambios no iban todo lo finos que deberían dependiendo de por donde estuvieran guiados. Algunos hasta tenían pequeñas ruedas metálicas por las que pasaba el cable a modo de guía, como las del freno cantiléver delantero debajo de la potencia. Si bien no echamos de menos tener los cables por fuera en sitios tan comprometidos, aprovechamos para decir a las marcas que afinen el guiado interno que hay algunas que es un drama total.

10 peores inventos del mountain bike

Ruedines para bicis infantiles

Otro de esos inventos con polémica porque seguro que muchos de vosotros habéis aprendido a montar en bici con ellos. Sí, yo también aprendí de esta manera, pero eso no significa que los ruedines sean la mejor forma de aprender a montar en bici. Primero porque si los colocas mal o están muy pegados al suelo y no aprendes nunca a equilibrarte o están muy arriba y no te sirven de mucho, o como vemos en muchas ocasiones, te quitan uno de ellos cuando empiezas a cogerle el punto y acabas dando vueltas en círculo sin parar… Eso sin contar que cuando querías girar, dependiendo de a que altura estuvieran puestos, conseguías hacerlo con facilidad o no.

Moraleja, los ruedines han tenido su momento, pero las bicis tipo balance desde edades tempranas (unos 2 años) han demostrado ser una alternativa mucho más eficiente para que los pequeños de la casa aprendan a ir en bici. Con ellas aprenden el equilibrio, que es lo más importante, y cuando esto ya lo tienen controlado y tienen que pasar a una bici en la que además de equilibrarte tienes que pedalear y frenar, todo sucede de una manera muy natural. Los ruedines son muy económicos y parecen una opción muy lógica, pero los métodos de aprendizaje también cambian.

10 peores inventos del mountain bike

Neumáticos OEM de baja calidad

Muchas veces habréis oído el término de OEM cuando hablamos de algunos componentes de las bicis. OEM son las siglas en inglés de “Original Equipment Manufacturer”. Lo que viene “de serie”, vaya. En este sentido, muchos de los fabricantes de bicis montan de serie unos neumáticos en una versión específica más ligera o con unos compuestos más duros, o con carcasas más finas, que se traducen en un peso final muy rebajado (así la bici pesa menos), pero que cuando te pones en marcha con ellos te das cuentan de que no valen para mucho. No vamos a poner marcas, porque algunas quedarían mucho peor paradas que otras, pero seguro que muchos de vosotros lo habéis experimentado en vuestras carnes.

Queridas marcas, ya que pagamos por el total de una bici, queremos que todos los componentes estén a la altura. Rebajar 400 gramos el peso de la bici está muy bien, pero si después hay que gastarse 100 € extra en unos neumáticos en condiciones, preferimos más peso, pero más rendimiento y seguridad. O si no, que al menos seamos nosotros los que podamos elegir si queremos un neumático ultra ligero.

10 peores inventos del mountain bike

Primeros frenos de disco de cable

Y bien decimos los primeros frenos de disco de cable, porque aunque en la actualidad quedan frenos de discos de gamas sencillas o infantiles no demasiado buenos, hay frenos de disco por tiro de cable que funcionan muy bien. Dicho esto, los inicios, como pasa en muchos de los componentes de las mountain bikes, no fueron muy halagüeños y los primeros frenos de disco por tiro de cable no eran lo mejor de lo mejor. Con el accionamiento del cable solo se movía un pistón, lo que hacía desplazar una pastilla contra el disco y contra la otra pastilla que estaba fija. Además de un desgaste desigual de las pastillas, el disco se doblaba ligeramente ya que solo recibía el empuje lateral de una pastilla.

Durante muchos años hemos tenido a los Avid BB5 y BB7 como referencia u otros modelos como los TRP Spyre de 2013 que introdujeron la frenada con desplazamiento de ambas pastillas a la vez. Casi ni queremos mencionar los frenos de disco por tiro de cable que después llegan a un conversor hidráulico… Sé que habrá muchos casos en los que los frenos por tiro de cable sigan siendo una opción para montajes muy específicos o modalidades de uso, pero por suerte ahora son mucho mejores que hace años y por otro lado los frenos de disco hidráulicos copan el mercado de manera notable. El cable tiene todo el derecho del mundo a estar aquí y ser parte del desarrollo del freno, pero aunque nos sigue gustando su simplicidad de mantenimiento no hay nada comparable a nivel de potencia y modulación con los frenos de disco hidráulicos.

10 peores inventos del mountain bike

Video recomendado