Pedales automáticos vs pedales de plataforma

Pedales automáticos vs pedales de plataforma

Pedales automáticos o de plataforma, una disputa a la que se suman los mixtos... ¿Qué tipo de pedal es más adecuado para ti? Repasamos las ventajas e inconvenientes de estos tres tipos de pedales, todos válidos y para nada excluyentes...

Texto:
Iñaki Gavín
Foto:
Mariano Herranz
Publicado el 03/01/2018
Pedales automáticos vs pedales de plataforma

Al igual que en el ciclismo de carretera, la llegada del pedal automático al mountain bike supuso una auténtica revolución. En poco tiempo los rastrales cayeron en el olvido y el pedal automático se comió tanto el mercado como el uso de los pedales de plataforma.

Estos siempre han tenido su hueco en el DH, tanto en competición como a nivel aficionado, aunque su uso nunca ha sido mayoritario. Pero con la aparición de las e-bikes, en las que la eficacia y el rendimiento/pedaleo no es lo más importante, y el auge de disciplinas como el hard enduro, free ride o slopestyle, los pedales de plataforma parecen haber recuperado algo de presencia en un mercado en el que la gran mayoría de usuarios utiliza el pedal automático para sus salidas de fin de semana.

Repasemos los tres tipos de pedales, automáticos, plataforma y mixtos, que fundamentalmente vamos a poder utilizar en nuestras bicis de montaña hoy en día. Estos tres sistemas son los más utilizados aunque sabemos que no son los únicos... Hemos dejado de lado el pedal imantado porque no es habitual y porque hasta el momento no los hemos probado de primera mano. 

Pedales automáticos

Sin duda el pedal automático es el más habitual entre los bikers de todo el mundo, sea la disciplina que sea. Aunque existen bastantes marcas y modelos, el concepto de pedal automático es siempre el mismo, una cala que va colocada en la zapatilla y que a su vez «clica» sobre el mecanismo que va alojado en el pedal.

Dependiendo del tipo o marca de pedal automático que utilicemos el desenganche estará basado en el ángulo de inclinación o giro que hagamos de la zapatilla/cala sobre el pedal, en algunos sistemas el desenganche también podrá ser regulado por la dureza del muelle. La teoría habla de que la posición ideal de la zapatilla una vez enganchada al pedal debe ser lo más paralela posible a la biela/pedalier y el pedal debe quedar justo debajo del punto central de nuestro metatarso.

Son muchas las ventajas que aportan los pedales automáticos frente a los pedales de plataforma, las principales son:

  • Aportan una transferencia de la fuerza muy superior a las plataformas, durante el pedaleo no solo estarás ejerciendo la fuerza cuando empujas hacia abajo sino que lo haremos a lo largo de todo el ciclo de la pedalada, incluida la subida.
  • Una vez en marcha tus piernas, y por tanto tus articulaciones, siempre pedalearán en la misma posición, lo que significa un movimiento más redondo y eficaz, si tienes las calas bien reguladas el riesgo de lesión o sobrecarga es prácticamente nulo.
  • En saltos y bajadas rápidas/técnicas el riesgo de que se nos escurra el pie del pedal y podamos perder el control queda descartado.
  • Montar «enganchado» a la bici nos facilitará saltar, tirar de la bici en cortados o subir bordillos, tan solo tendremos que flexionar y tirar de nuestras piernas hacia arriba y la bici «subirá» sola.
  • En disciplinas como el XC, en las que el rendimiento es lo más importante, la superioridad del pedal automático es indiscutible, en conducción más «disfrutona» la sensación de control y seguridad es elevada, gracias a los pedales automáticos podremos hacer cualquier tipo maniobra o cambio de trayectoria con mayor facilidad que con los pedales tradicionales de plataforma. 

Utilizar «clips» nos aporta más ventajas que inconvenientes pero como todo en la vida no es un sistema perfecto...

  • El uso de pedales automáticos te exigirá unas zapatillas especiales en las que colocar las calas.
  • Para evitar sustos, antes de pasar a la «acción» necesitarás un pequeño periodo de adaptación. Los primeros días, además de poner el muelle que regula la dureza del desenganche en la posición más floja, lo ideal es practicar sobre terreno fácil antes de meterte en senderos técnicos y según ganes soltura podrás ir endureciendo la tensión del muelle hasta dejarla a tu gusto. Aunque lo normal es que al principio tengas algún que otro «enganchón» y acabes en el suelo, en menos de lo que crees le tendrás pillado el tranquillo. Hasta habituarte al 100% a la maniobra enganchar/desenganchar es recomendable desengancharte unos metros antes de pararte con el fin de evitar quedarte parado sin haber podido sacar el pedal y caerte en parado.
  • En terreno muy embarrado o con mucho frío el pedal se puede atascar incluso hasta el extremo de no poder ni siquiera meterlo dentro del pedal.
  • Mientras que el pedal de plataforma apenas exige mantenimiento, el pedal automático necesitará un mínimo de cuidado, sobre todo después de una montada con mucho polvo y tierra o con mucho barro. Tampoco te asustes, con mantener limpia la zona de contacto y echarle un poco de aceite antes de la salida será suficiente. 

Pedales de plataforma

 

En la actualidad los pedales de plataforma ya no son los pedales de «toda la vida» con los que muchos de nosotros dimos nuestras primeras pedaladas. Hoy en día existen infinidad de modelos, marcas, medidas, anchuras, materiales incluso diferentes tipos de «pinchos» para mejorar el agarre.   

Históricamente los pedales de plataforma han estado ligados a las disciplinas más «gravity», como el DH, freeride y enduro, ya que su principal ventaja reside en la libertad de movimientos a la hora de manejar la bici. Al no llevar el pie enganchado puedes ponerlo o quitarlo de manera inmediata ante cualquier imprevisto, salto, entrada en curva, etc. Combinar el uso de plataformas y automáticos hará que no te acostumbres a «abusar» de tirar de los pedales a la hora de levantar la bici cuando llevamos clips en lugar de aplicar la técnica clásica de «bunny hop» que tanto nos costó aprender con pedales de plataformas.

Si te decides por utilizar pedales «flats» mi consejo es que lo hagas en combinación con un calzado específico. Aunque no te parezca tan importante, de nada te servirá tener las mejores plataformas del mercado si la media suela de tus zapas no tiene la suficiente rigidez (futuras lesiones) o el compuesto de la suela no te proporciona un buen agarre. En este sentido el avance en la calidad de los compuestos de las suelas ha sido tan espectacular que la sensación de ir con unos buenos pedales de plataformas y unas buenas zapatillas es, en algunos casos, muy parecida a la de ir con pedales automáticos.

Frente al pedal automático la principal desventaja de los pedales de plataforma reside en la pérdida de la eficacia en el pedaleo ya que tan solo podrás ejercer fuerza cuando el pedal va hacia abajo. Otro punto importante que no debes olvidar es mantener siempre la concentración y la presión de la zapatilla sobre el pedal. Si dejas de hacer esa presión puede ocurrir que la zapatilla se te escurra y se te escape el pie del pedal con el consiguiente susto o caída, aunque es menos habitual, esto mismo te puede ocurrir subiendo trialeras técnicas sobre terreno pedregoso.  

En suelo muy mojado, embarrado o helado la conducción sobre pedales de plataformas es muy segura, auténtica y divertida al mismo tiempo, pocas cosas hay tan adictivas como la entrada en curva sobre nieve y barro con el pie fuera del pedal y salir acelerando sin tener que pensar en desenganchar/enganchar el pedal. Otra de las ventajas indiscutibles de los pedales de plataformas es cuando llega el momento de empujar o portear la bici, el uso de zapatillas sin cala hace que caminar sea más cómodo y seguro que con una zapatilla con calas. 

Pedales mixtos

A pesar de no ser muy populares en comparación a los pedales de clips y flats, este tipo de pedal cubre perfectamente las necesidades de los bikers que practican un MTB más recreacional y tranquilo y que además entre semana le dan un uso más urbano a su bici de montaña. Estos pedales mixtos por una cara funcionan como un pedal automático normal y por la otra son un pedal de plataforma de toda la vida.

La principal ventaja de estos pedales reside en su polivalencia ya que pueden utilizarse con un calzado normal (muy útil si utilizas la bici como medio de transporte urbano para ir a trabajar o a estudiar) y al mismo tiempo podrás utilizarlos en tus salidas de fin de semana por la montaña sin tener que tener dos pedales diferentes o tener que estar cambiando de pedal cada vez que cambias el uso de la bici

Además de lo anteriormente dicho, otra de las virtudes de los pedales mixtos sale a relucir cuando llega el momento de atravesar un paso técnico con un elevado riesgo de caída. En esos casos podremos pisar con la zapatilla en la cara de la plataforma y así podremos pasar ese tramo delicado de forma más segura y sencilla.  

Frente a unos pedales automáticos tradicionales, la principal desventaja viene a la hora de engancharte ya que si los utilizas con zapatillas de calas tendrás solamente una única cara para «clicar» lo que te dificultará algo más la tarea del «enganche», sobre todo si la cara en donde va el pedal automático se ha quedado mirando hacia abajo y tienes que ayudarte con el pie para poner el lado del automático boca arriba.

Hay tiempo para todo, el caso es dar pedales

Como ves no hay sistema bueno ni sistema malo, cada uno tiene sus particularidades. Tanto los pedales de plataforma como los pedales automáticos ofrecen suficientes argumentos para hacernos mejores bikers, pero además ambos sistemas se complementan de maravilla y combinarlos es, sin duda, la mejor elección que puedes tomar, el año es muy largo y hay tiempo para todo tipo de montadas.

Por si no lo sabías, muchos «pros» de casi todas las disciplinas aprovechan los meses de descanso en los que pueden hacer salidas por el monte a pedalear «por puro disfrute», sin la presión del entreno, y no dudan en «calzarse» los pedales de plataformas y recuperar sensaciones, divertirse y practicar la técnica.

Yo lo tengo claro, la gran mayoría de mis montadas las hago «enganchado» a los pedales automáticos, pero siempre tengo a mano un juego de plataformas listas para salir a divertirme al monte. Mi consejo es que si puedes combinar el uso de ambos sistemas no te arrepentirás, disfrutarás mucho y mejorarás tu técnica

Encuentra más contenidos

Formulario de búsqueda