Rodamientos cerámicos, ventajas e inconvenientes

Rodamientos cerámicos, ventajas e inconvenientes

Son la última moda en el ciclismo de alto rendimiento. Mínima fricción, menor peso y mayor durabilidad a cambio de un precio muy superior. ¿Son necesarios los rodamientos cerámicos? Aquí tienes todos los pros y los contras.

Texto:
Ignacio Cacharrón
Foto:
Archivo
Publicado el 11/12/2020
Rodamientos cerámicos, ventajas e inconvenientes

Cuando hablamos de máximo rendimiento, recortar segundos al crono y ganar vatios todo recurso es válido. Desde la ligereza de los materiales al diseño aerodinámico. La última tendencia apunta a los puntos de giro, optando por la nueva generación de rodamientos cerámicos frente al tradicional montaje de rodamientos de acero.

Veamos si se trata de una moda pasajera, si realmente son tan eficaces y, lo más importante, si son los que necesitas para tu bicicleta.

Rodamientos: conceptos básicos

Comencemos contextualizando. La bicicleta es un vehículo formado por partes móviles unidas que requieren de rodamientos. Estos pueden ser de agujas, casquillos de fricción, cónicos o, generalmente, de bolas. Los rodamientos son los responsables del correcto funcionamiento del pedalier, la dirección, los bujes, las roldanas del cambio, pedales, etc.

En la industria ciclista, durante décadas, los rodamientos de bolas de acero han sido el recurso más extendido en todas las bicicletas, confiando en la calidad del material y de los acabados su concepción como elementos de gama alta o de gamas inferiores. Sin embargo, hace solo unos años, la búsqueda de ganancias marginales en ciclismo de carretera atrajo la idea de recurrir a rodamientos cerámicos en los componentes más asociados al esfuerzo del ciclista, un tipo de rodamiento desarrollado en su génesis para el sector automovilístico e industrial.

Roldana con rodamientos cerámicos

Aunque en el ciclismo de ruta los rodamientos cerámicos se han consolidado como una opción fundamental para la alta competición, en Mountain Bike su uso ha ido avanzando de forma más paulatina. Y es que nuestra disciplina somete a los rodamientos a un maltrato superior debido a la facilidad de penetración del agua, barro o suciedad; y generalmente no se alcanzan revoluciones tan altas como en la carretera. No obstante, cada vez están más presentes en las mejores bicicletas de competición, desde la Copa del Mundo de Cross Country hasta las grandes máquinas de las Enduro World Series. Y, de ahí, a los montajes de serie de las grandes marcas (oem) o disponibles aftermarket para actualizar tu MTB a la última tendencia.

Tipos de rodamientos cerámicos

Como decíamos, el rodamiento cerámico ha entrado en el mercado para sustituir al tradicional de acero. Pero, ¿qué es un rodamiento cerámico? Para ser considerado como tal, en su fabricación debe emplearse un compuesto cerámico, generalmente Nitruro de Silicio (Si3N4).

Pero el rodamiento no se compone únicamente de las bolas, la pista de deslizamiento es un factor clave en el desempeño del rodamiento y también puede ser de material cerámico, es por ello que los rodamientos cerámicos pueden ser híbridos o integrales. Un rodamiento híbrido es aquel en el que únicamente las bolas son cerámicas, mientras que un rodamiento integral cuenta con las bolas y la pista como materiales cerámicos.

La convivencia entre el material cerámico y el acero en los rodamientos es habitual, por eso son comunes los rodamientos híbridos. Como curiosidad, el uso de este tipo de rodamientos se ha extendido a otros deportes ‘outdoor’ como el patinaje, skate, longboard, etc.

Rodamientos cerámicos

A favor

Ya tenemos claro en qué consiste este ‘nuevo’ componente, ahora veamos cuáles son sus virtudes. En primer lugar debemos reparar en su dureza. Gracias a su composición los rodamientos cerámicos poseen mayor dureza, están sujetos a una menor deformación microscópica por la carga, lo que supone una menor resistencia a la rodadura y mayor durabilidad. Ceramic Speed es una de las firmas más contrastadas en la producción de componentes cerámicos y cifran el aumento en dureza entre un 20 y un 30% superior, aunque hay casos en los que esta dureza puede ser hasta 10 veces superior.

La dureza del rodamiento cerámico también implica que su superficie mantenga un acabado más liso, es decir, está mejor protegido ante la aparición de micro rugosidades. Una virtud que también afecta a la disminución de la resistencia a la rodadura.

Rodamientos cerámicos en MTB

Aunque hablamos de cantidades casi imperceptibles, estos rodamientos son más ligeros, en torno a un 60% menos de peso que los de acero. No es el peso final lo decisivo sino el hecho de que gracias a esta menor densidad, las bolas generan menos fuerza centrífuga en el giro y por tanto crean menos fricción y se mueven más rápido. Dicho de otro modo, requieren menos energía para mantener una velocidad determinada, lo que sí es fundamental en una disciplina como el ciclismo de alto rendimiento.

Puesto que la fricción de los rodamientos cerámicos es menor, el calentamiento que generan también lo es respecto a los convencionales, evitando así un desgaste prematuro y alargando su vida útil. Por último, y gracias a todas estas cualidades, estos rodamientos requieren poco mantenimiento. Su lubricación no ha de ser tan periódica como en los rodamientos de acero y además suelen estar sellados, por lo tanto mejor protegidos ante la penetración de agentes externos que deterioren el sistema.

Rodamientos cerámicos

En contra

Si los rodamientos cerámicos acumulan todas estas ventajas, ¿por qué no están presentes en todas las bicicletas del mercado? Sencillo, no es oro todo lo que reluce, también presentan una serie de desventajas.

Sin rodeos, el principal motivo por el que un usuario podría descartar su uso es el precio. Son caros, mucho más caros que los rodamientos de acero. De media, un componente con rodamientos cerámicos es entre 4 y 5 veces más caro que el mismo instalado con bolas de acero. SRAM nos proporciona un buen ejemplo. El eje de pedalier Pressfit 30 de 68 o 92 mm, uno de los más extendidos entre las Mountain Bike actuales, presenta un precio de 52 € con rodamientos de acero mientras que asciende a 251 € en la alternativa de rodamientos cerámicos.

Rodamientos cerámicos dirección

Antes aludíamos a las ganancias marginales del ciclismo de carretera para justificar la presencia de los rodamientos cerámicos en competición. Pero ¿qué ventaja realmente proporcionan? De nuevo si recurrimos a los estudios realizados por la Ceramic Speed comprobamos que el montaje de sus roldanas de cambio sobredimensionadas con rodamientos cerámicos otorgan una ventaja de entre 0,8 y 2 vatios en el caso más favorable respecto a otros grupos de transmisión. Si sumamos esta tecnología también en los bujes y el pedalier no llegan a los 10 vatios de ahorro. En una disciplina como el Mountain Bike, donde otros elementos como la técnica del biker o el trabajo de las suspensiones son tan importantes, ¿merece la pena hacer el desembolso para una ventaja de este calibre? Hay ciclistas de montaña profesionales o de alto rendimiento que prefieren optar por rodamientos de acero con un buen mantenimiento periódico e invertir ese sobrecoste en otro componente que proporcione una ganancia superior.

Además recuerda que los rodamientos cerámicos proceden de la industria automovilística, están diseñados para soportar revoluciones muy superiores a la máxima cadencia de un ciclista o el giro de un buje en un descenso rápido. Cuando se habla de su menor calentamiento, ten en cuenta que es difícil que un ciclista de montaña pueda llevar al límite de temperatura a un rodamiento cerámico e incluso de acero.

Por otro lado, los rodamientos cerámicos, insistimos, son muy resistentes, pero si en un caso extremo se produce un impacto agresivo sobre un componente cerámico y éste se parte o astilla, su deterioro afectará al resto del sistema y, como hemos visto, es una avería de un coste muy superior a la alternativa en acero más económica.

Rodamientos cerámicos en competición

Conclusión

Lo que pretende este artículo es revelar cuáles son las ventajas reales de los rodamientos cerámicos y también poner en valor los motivos por los que un ciclista decida no instalarlos en su bicicleta.

Su llegada al Mountain Bike viene precedida de un exitoso desarrollo previo en otras disciplinas y otros sectores, por lo que su utilidad está fuera de toda duda. Pero tal y como hemos visto, la ventaja que proporciona no es un elemento diferenciador como tal, o al menos no lo es más que otros tantos que componen nuestro deporte. En la alta competición cada detalle cuenta y, si el presupuesto no es problema alguno, toda ventaja debe ser bien acogida.

Pero para el usuario final, el aficionado que debe sufragar el gasto de la adquisición de su bicicleta, de los componentes que quiera actualizar y de su mantenimiento, estas ventajas puede que no sean tan determinantes. Una vez más, la decisión está en ti, en tu presupuesto, tu forma de disfrutar del ciclismo de montaña y el nivel de precisión que quieras alcanzar en tu preciada Mountain Bike.

Video recomendado